Jack Ryan
Análisis

Crítica de Jack Ryan temporada 1 - La serie de Amazon Prime con John Krasinski

Por Manuel del Campo

Amazon se lanza a las series con aire de superproducción con Jack Ryan, el clásico de Tom Clancy, en la que John Krasinski toma el relevo de Chris Pine, Ben Affleck, Alec Baldwin y, sobre todo, Harrison Ford, quienes interpretaron al analista de la CIA en el cine.

Que Amazon haya apostado tan fuerte por un clásico como Jack Ryan como su serie estrella de 2018 responde claramente a una apuesta sobre seguro, tras algún que otro paso en falso en los últimos tiempos (como Crisis in Six Scenes de Woody Allen), que parece haber llevado a sus directivos a dejarse de disrupciones y probaturas por el momento. Que su próxima gran apuesta sea El Señor de los Anillos confirma la estrategia.

Consigue Jack Ryan: Operación Sombra en Blu-Ray

Pero vamos a lo que nos ocupa. Supongo que conocéis a Jack Ryan. Por si acaso, os lo presentamos. Se trata de un personaje creado por el novelista Tom Clancy, cuyas historias y personajes también han inspirado videojuegos como Splinter Cell y Rainbow Six. Desde su puesto de analista de la CIA, siempre acaba inevitablemente involucrándose en operaciones sobre el terreno, en las que lejos de sentirse como pez fuera del agua se defiende a las mil maravillas gracias a su pasado militar. Además de en las novelas de Clancy, le hemos visto ya varias veces en el cine, con mayor o menor fortuna, interpretado por Alec Baldwin en La Caza del Octubre Rojo, por Harrison Ford en Juego de Patriotas y Peligro Inminente, Ben Affleck (¡sí!) en Pánico Nuclear y Chris Pine en Jack Ryan Operación Sombra. Nos la jugamos a que adivináis quién ha sido, con mucha diferencia, el mejor de todos ellos... 

Ahora, el personaje salta a formato serie, con Amazon y mucho dinero como respaldo, y un equipo que de hacer series sabe un poco, con Carlton Cuse al mando, guionista de nada menos que Perdidos, y Michael Bay como productor ejecutivo. La primera temporada, estrenada el 31 de agosto en Prime Video (si tenéis la suscripción a Prime la podéis ver en cualquier dispositivo, y hasta con calidad Ultra HD en TV) consta de 8 episodios de entre 50 minutos y una hora larga de duración. Todos están disponibles desde su estreno, así que os los podéis ver de un tirón, si os apetece. 

John Krasinski, el nuevo héroe americano

Con la temporada 1 de Jack Ryan llega una serie en la que directamente su título es el nombre del protagonista, así que la elección del actor es crucial. Precisamente por eso sorprendió que se decantaran por John Krasinski, cuyo mayor éxito hasta ahora había sido su personaje en la excelente comedia The Office. Los responsables de la serie argumentaron que esa fue, de hecho, la razón de contratar a Krasinski, puesto que querían a alguien que tuviera la pinta de "héroe a su pesar", un tipo que perfectamente puede pasar por una rata de despacho y a la vez con la suficiente presencia física para saltar a la acción cuando la situación lo requiera (Krasinski no es ningún enclenque, de hecho pudo haber sido el Capitán América, nada menos).

Pues bien, en mi humilde opinión, han dado en el clavo. Además de que el actor se lo toma en serio, y desde luego lo da todo en las escenas de acción, consigue hacer creíble ese rol de "lobo con piel de cordero" como le describe un personaje en uno de los episodios. Este nuevo Jack Ryan es un tipo decidido, de aparente normalidad a pesar de poseer una mente brillante, y con recursos de sobra para la acción, gracias a su pasado como marine (que cuadra con su papel en la película 13 horas Los soldados secretos de Bengasi). Es muy fácil empatizar con él desde el principio, y hasta resulta conmovedor en su exagerado idealismo y su estricto sentido de los valores y la justicia. En fin, sin modificaciones genéticas, el Capitán América que él quiso haber sido. 

Jack Ryan - Prime Video
John Krasinski en el papel de Jack Ryan

Del resto del reparto, hay luces y sombras. En el lado de los aciertos, tenemos al inevitable James Greer a la cabeza (papel que en el cine clavó el inolvidable James Earl Jones) interpretado aquí por Wendell Pierce, un clásico de las series a quien vimos en The Wire. Este Greer es un personaje más descreído, taciturno y oscuro que el de las películas, y en la serie asistimos al complicado inicio de su relación con Ryan, que a la larga se convierte en uno de los mayores aciertos de la serie. Por cierto, que a él también le va la acción.

En el lado de los gatillazos (con perdón) está el personaje de Cathy Muller, interpretado por Abbie Cornish (a quien vimos recientemente en la premiada Tres Anuncios en las Afueras). Siendo un papel necesario, el contrapunto femenino del protagonista, aporta poco a la trama y cuando lo hace parece forzado. Su relación con Ryan carece de la suficiente fuerza y emoción, a lo que tampoco contribuye la escasa química que se desprende entre ellos. Es cierto que estamos en la primera temporada, pero es precisamente por eso por lo que los guionistas se lo podían haber tomado con más calma, sin unas evidentes prisas por convertirlos en pareja que no le hacen ningún bien a esta trama.

Del resto del casting para esta serie de Amazon Prime, muy buen nivel en general, con especial mención para el angustioso papel de Hanin (Dina Shihabi) la esposa del líder islámico, la carismática agente francesa Sandrine (Marie Josée Croze) y el piloto de drones Victor Polizzi (John Magaro) cuya subtrama es una de las más interesantes en esta primera temporada.

Agentes de inteligencia frente al terrorismo internacional

Nadie esperaba que Jack Ryan fuera otra cosa que lo que es, y en esta primera temporada le vemos inmerso en una lucha contra el islamismo radical. Y quizá de ahí vienen tanto sus virtudes como sus defectos. Por un lado, resulta muy acertado actualizar la temática, y en este sentido es muy relevante la información que se aporta sobre la financiación del terrorismo y el movimiento del dinero, así como el terrible problema de los refugiados a consecuencia de los conflictos bélicos.

No menos impactante supone asistir a la técnica de asesinatos selectivos mediante drones, en la que los guionistas han querido ahondar en las implicaciones morales y emocionales sacándose una subtrama de lo más jugosa. También resulta loable que se aporte el punto de vista de los islamistas, profundizando en sus motivaciones y mostrando sus vidas y momentos de su pasado mediante flashbacks. Lástima que al final haya un poso de banalización al convertirlo casi en una venganza personal (un poco al estilo de lo que pasaba en Juego de Patriotas).

Jack Ryan - Prime Video
Jack Ryan y James Greer en plena acción

A la vez, el argumento se mueve por terrenos ya muy manidos, como los entresijos de la CIA y sus guerras internas, las operaciones militares encubiertas y los procesos de investigación de los analistas, empezando por el propio Ryan. Nada que no hayamos visto ya, aunque sin el más mínimo reproche cuando está bien contado y rodado. Máxime cuando se amplia hacia la colaboración internacional y se utilizan localizaciones espectaculares (toda la trama en Francia supone uno de los momentos álgidos de la serie).

Más allá de sus grandes aciertos y pequeñas lagunas (que pueden ser subsanadas en la segunda temporada, ya en rodaje), cada episodio de este serie que mezcla thriller, inquinas políticas y acción se disfruta con placer, sobre todo si gusta el género, gracias a una producción impecable y un ritmo muy medido que mezcla milimétricamente accion, intriga y drama. Desde luego, una muy digna heredera de la mítica 24 y sobre todo de Homeland (aunque sin la intencionada ambigüedad y oscuridad de esta), que tiene un gran potencial para esa segunda temporada que ya sabemos se desarrollará en Sudamérica y en la que estarán Jordi Mollá y Noomi Rapace.

Valoración

Una sólida e impecable producción a la que no le falta acción e intriga. Aunque se mueve por terrenos clásicos, propone una visión más actualizada de los conflictos internacionales. Un buen regalo para los fans del género.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La sólida producción, que se luce en la acción y las localizaciones. El ritmo narrativo y la intriga logran buenos momentos de climax. Krasinski.

Lo peor

Aunque se agradece su visión actualizada, no consigue apartarse de ciertos clichés del género.