Mary y la Flor de la Bruja
Análisis

Crítica de Mary y la Flor de la Bruja, el debut de Studio Ponoc

Por Jesús Delgado Manzano

Mary y la Flor de la Bruja es el debut de Studio Ponoc en cines. La película de animación de Hiromasa Yonebayashi llega finalmente a España, de manos de Selecta Visión. Analizamos esta película animada, basada en la novela juvenil The Little Broomstick.

Los fans del anime están de enhorabuena. Selecta Visión estrena en España este viernes, 7 de septiembre, una película que llevábamos esperando desde hace un largo año: Mary y la Flor de la Bruja (Mary and the Witch's Flower). Esta es la nueva película de Studio Ponoc, un estudio formado por antiguos empleados de Studio Ghibli, que con esta nueva producción vuelan ya de forma completamente independiente. Y lo hacen apuntando maneras. 

Mary y la Flor de la Bruja es la adaptación de la novela The Little Broomstick (1973) de Mary Stewart, un cuento clásico de la literatura juvenil británica, que cuenta cómo la joven Mary Smith se embarca en una aventura inolvidable. Durante las vacaciones de verano, la joven Mary Smith es dejada por sus padres a cargo de su tía abuela Charlotte, una solterona que vive en el campo con su ama de llaves. Aburrida y frustrada, Mary comenzará a investigar los alrededores de la mansión de la anciana para matar el tiempo y tratando de divertirse. 

En una de sus excursiones, Mary dará con una planta extraña y de la que los vecinos solo han oído rumores, la flor conocida como Vuelo Nocturno o Flor de la Bruja. Esta rara variedad es casi una leyenda, ya que solo florece cada siete años y, según la tradición, es una flor muy codiciada por brujas y magos, debido a sus poderes mágicos. Cuando unos sucesos extraños comiencen a ocurrir en la pequeña localidad, Mary se dispondrá a vivir un verano muy fuera de lo común.

Hasta aquí os contamos acerca de su trama. Antes de pasar directamente a la crítica de Mary y la Flor de la Bruja, os dejaremos algunos detalles sobre ella. Esta es la nueva película de Hiromasa Yonebayashi, uno de los animadores y directores más brillantes formados en  Studio Ghibli.

Conoce más del trabajo de Hiromasa Yonebayashi, con Arriety y el mundo de los diminutos

Para aquellos que no os suene mucho el nombre, os nombraremos dos de sus películas: Arriety y el mundo de los diminutosEl recuerdo de Marnie. Además, cabe señalar que Yonebayashi ha estado implicado en producciones como Ponyo en el acantilado, El viaje de ChihiroMi vecino Totoro, lo cual nos da muestras de un currículo tan abultado como respetable. 

¡Es Harry Po... Mary Smith!

Una de las mayores dificultades con las que se va a encontrar Mary y la Flor de la Bruja es la asociación que el público va a hacer de manera automática con la serie Harry Potter. Muchos elementos de los libros de la Rowling son sospechosamente parecidos a los que se exponen en esta película. Ahora bien, antes de empezar a tachar de plagio, conozcamos los antecedentes.

Esta película de Studio Ponoc se basa, como ya hemos dicho, en la novela The Little Broomstick, publicada 25 años antes de que las aventuras del "Niño que sobrevivió" vieran la luz. De hecho, las malas lenguas dicen que "J.K." plagió descaradamente a Stewart, y que su colección de siete libros no es sino un revamp maniqueo y facilón del libro original. Si esto es cierto o no, lo dejamos en el aire. Quien haya leído cada una de las novelas que referimos podrá opinar más libremente y con más criterio.

Saltado este escollo, podemos entrar a valorar la película y el producto en sí. Como un refinamiento de lo que ya vimos "Arriety" y en "Marnie", Mary y la Flor de la Bruja se muestra como la primera película completamente independiente de Ponoc, que no es si no el "hijo de Ghibli" en muchos aspectos. Tanto la animación como la cinematografía revelan muchas similitudes con la compañía de Miyazaki.

De este modo, la película cuenta con un exquisito cuidado por el detalle. Tanto a nivel de diseño de personajes como la elaboración de escenarios y fondos, el trabajo de los animadores es de primer nivel. Nada que envidiar a los que su antigua compañía madre. De hecho, su ritmo pausado, que sin embargo dista mucho de ser aburrido, recuerda también a los planteamientos propios de otras películas en las que el director de esta cinta ha participado.

Estas son las películas de Studio Ghibli, la cantera en la que se formó Studio Ponoc

Pero junto con las virtudes de Mary y la Flor de la Bruja, también vienen algunos vicios inherentes. El primero de ellos, una estructura narrativa muy similar a la utilizada por otras películas de Ghibli, lo cual hace que las aventuras de Mary sean un poco predecibles a poco que conozcamos películas de corte similar. La forma en la que se desarrollan los acontecimientos son de manual, por lo que el espectador conocedor de este tipo de cine se llevará pocas sorpresas.

Esto, a su vez, conlleva que ciertas figuras retóricas, arquetipos de personaje y giros de guion estén algo sobados y sean fácilmente identificables con otras obras fantásticas japonesas. Dicho de otra forma, la influencia de Miyazaki-sama pesa aun mucho sobre esta producción que pretende ser ya una película independiente. Y eso cuenta tanto para lo bueno como para lo malo.  

Con todo, hemos de señalar que el trabajo de Hiromasa Yonebayashi es de primer nivel y solo supone un hito más en su carrera, prometiendo en el futuro nuevas películas de anime a cada cual más brillante, en las cuales esperamos que desarrolle su talento como director y animador. Tanto es así, que aunque la influencia de Ghibli es enorme mucho en este trabajo, también se adivinan prometedores coletazos que muestran el estilo propio de Ponoc.

Con Mary y la Flor de la Bruja, Studio Ponoc apunta maneras y se posiciona como un dignísimo y competente competidor de la casi hegemónica Ghibli. Solo el tiempo dirá si acertamos o erramos nuestro vaticinio. Por el momento, nos quedamos con que nos ha dejado para la colección de buen cine de animación un título muy, muy interesante. 

Valoración

Excelente cinta de animación con la que Studio Ponoc debuta como estudio independiente de cine. Efectivo entretenimiento con una calidad digna del heredero espiritual Studio Ghibli.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La calidad de la animación. El cuidado de los detalles en personajes, fondos y escenarios. Su ritmo pausado pero no aburrido.

Lo peor

Comparaciones con Harry Potter imposibles de obviar. La estructura narrativa recuerda a muchas cintas de Studio Ghibli, lo que la hace predecible.