Objetivo: Washington DC
¡Nuevo atentado contra el presidente de los Estados Unidos! Gerard Butler retoma su papel del agente Banning en Objetivo: Washington DC (Angel Has Fallen), la tercera película de la saga de la que os ofrecemos la crítica sin spoilers.

¡Siguen cayendo! Comenzamos con Olympus Has Fallen en 2013 (Objetivo: la Casa Blanca, se llamó en España), luego le llegó el turno a Londres y ahora a Washington DC en Angel Has Fallen.

Por tercera vez, Gerard Butler se mete en la piel del agente Mike Banning en Objetivo: Washington DC para salvarle el cuello a la nación poniendo a buen recaudo al presidente de los Estados Unidos, mientras se orquesta una traición a su alrededor. Es fácil anticiparse a la historia y a los giros de guión a poco que se tenga algo de bagaje cinéfilo porque ni siquiera hay demasiada voluntad de esconder las cartas eligiendo a un casting sorprendente...

Disfruta del mes de prueba de Amazon Prime Video y ponte al día con las mejores series y películas de la plataforma ...¡Gratis!

Así que lo que resulta más disfrutable es el nuevo enfoque que se le da al héroe, al que recuperamos en horas bajas acusando las consecuencias derivadas de su trabajo, el personaje de Nick Nolte (una suerte de proscrito prepper), y un par de buenas secuencias rodadas con mimo: el ataque de los drones en un lago en el que el presidente está pescando y un laberíntico edificio en el que es puesto a salvo en el que se escribe una interesante secuencia con montaje paralelo y rodaje cenital.

VIDEO

Tráiler de Objetivo Washington DC en castellano HD

Como ya adelantábamos, en Objetivo: Washington DC Banning no pasa por su mejor momento: arrastra secuelas físicas fruto de la intensidad de su profesión, pero no quiere aceptar un puesto administrativo porque considera que va contra natura y que sigue teniendo la capacidad de ejercer en labores de campo. Justo cuando está tratando de dirimir qué hacer con su futuro, el presidente Trumbull (Morgan Freeman) es atacado por un enjambre de drones explosivos que utilizan una tecnología extremadamente avanzada.

Todo el equipo de seguridad de la Casa Blanca es abatido a excepción del presidente, a quien Banning saca en el último instante del peligro. Sin embargo, todas las sospechas recaen sobre él y con el presidente malherido e inconsciente para hablar en su favor, se convierte en un fugitivo buscado por el FBI y repudiado por sus propios compañeros.

Necesita por tanto "salir del sistema", lo que le llevará a contactar con su padre, Clay (Nick Nolte), que vive proscrito en los bosques. Junto a él repelerá un nuevo ataque de sus enemigos y comenzará a tirar del hilo para descubrir quien se encuentra detrás del atentado. Lo que va a descubrir no le va a gustar: sobre todo porque vuelve a poner la diana en Trumbull y de paso está a punto de ocasionar una inestabilidad a nivel internacional que podría acabar en guerra.

Esta franquicia ya nos tiene acostumbrados a cierto nivel de grandilocuencia que, por supuesto, no falta en esta ocasión tampoco, pero sí es cierto que Objetivo: Washington DC trata de llevar la historia por un derrotero más intimista y personal, por más que haya en el horizonte graves consecuencias de alcance global. A fin de cuentas es un relato más centrado en el personaje principal, en sus motivaciones y en la elección de su futuro que en el alcance político o social de las acciones del grupo de terroristas que suponen la gran amenaza... en realidad nunca da la sensación de que vayan a salirse con la suya, dado que los espectadores conocemos al dedillo la fórmula a la que se atiene la película. Dicho de otro modo: pocas sorpresas, ínfimos riesgos.

Por su planificación y su tono, es probable que esta tercera entrega sea, de hecho, la mejor película de la trilogía, sin que sea para tirar cohetes tampoco. Y el presupuesto tiene mucho que ver en el resultado final: está mejor justificado el dinero invertido en contratar a Nick Nolte, que es la nota original y algo más jugosa de la cinta, que algunos efectos especiales que dan el cantazo en el momento menos oportuno: en pleno clímax final.

Sí que se nota la mano de Ric Roman Waugh (El mensajero) en la realización, sobre todo en la dirección de especialistas... de hecho la película arranca con una secuencia hecha a su medida para sacar músculo: cuando los sets son más recogidos, funciona mucho mejor. En fin, sin grandes alardes, la película se deja ver y contentará a quienes busquen una película de acción resultona y sepan perdonarle sus carencias.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Salvando contados recursos, Objetivo: Washington DC tiene muy pocas novedades que ofrecer. Es cierto que el resultado es lo podría esperarse, pero no deja de ser algo decepcionante que no consiga al menos ofrecer un chroma-key decente en el momento estelar.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El personaje de Nick Nolte es maravilloso: desde su diseño hasta su materialización gracias a Nolte. El enfoque más intimista le va bien a la peli.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

La historia en sí es más simple que el asa de un cubo: "el héroe se transforma en fugitivo". ¿Cuántas veces hemos visto ya esta película?
Hobby

60

Aceptable

Y además

Objetivo: Washington DC (2019)

Lanzamiento:

Argumento:

Objetivo:Washington DC (Angel Has Fallen), la tercera película de la saga tras Objetivo: la Casa Blanca y Objetivo: Londres, pone el foco en el presidente de los Estados Unidos y el héroe que ha sobrevivido a las anteriores gestas: el agente Mike Banning. Poco a poco, su estado de salud se ha ido deteriorando, pero se resiste a retirarse a u...