Ola de crímenes
Análisis

Crítica de Ola de crímenes, comedia española de Gracia Querejeta

Por Raquel Hernández Luján

Crítica de Ola de crímenes, la comedia de Gracia Querejeta que cuenta en su reparto con Maribel Verdú, Javier Cámara, Raúl Arévalo, Luis Tosar y Antonio Resines. En cines a partir del 5 de octubre de 2018.

A saber por qué extraña combinación de los astros la comedia española está atravesando una de sus mayores crisis en décadas. Salvando El mejor verano de mi vidaes casi imposible rescatar títulos recientes que se adscriban al género.

Descubre las mejores ofertas de cine a un precio de risa

El caso de la película Ola de crímenes es especialmente sangrante, si tenemos en cuenta que detrás de ella está la directora de cine Gracia Querejeta. Sorprende por partida doble la escasa calidad del producto final y la carga sexista de un guión torpísimo que se antoja largo, absurdo y muy ineficaz a la hora de hilar gags.

Maribel Verdú interpreta el papel de Leyre, una mujer divorciada que tiene una relación bastante mala con su expareja que, un buen día, decide dejarlos a ella y a su hijo en la calle. Cuando el adolescente, harto de sus ataques y desprecios, mata a su padre en un arranque a ella no le queda más remedio que tratar de tapar el desaguisado, pero con cada nueva acción se irá incrementando el "efecto bola de nieve" hasta que un reguero de víctimas se extiende por la ciudad de Bilbao y tienen que intervenir las fuerzas de seguridad.

Entre tanto, la nueva pareja del finado (Paula Echevarría) y su impacable abogada de moral dudosa (Juana Acosta), se afanan en encubrir una trama de corrupción en la que los tres estaban implicados llegando incluso a sobornar a los miembros de la Ertzainza encargados del caso.

Lo primero que hay que señalar es que la película Ola de crímenes tiene un gran componente dramático. A pesar de ser una comedia, tanto el cartel como el tráiler nos venden una comedia absurda y alocada que sí, de cuando en cuando, trata de hacer acto de presencia, pero que está ligada de manera íntima al componente trágico. A pesar de contar con algunos pesos pesados del humor como Javier Cámara, Antonio Resines o Raúl Arévalo, como explicábamos, el tono nunca es uniforme y el guión de Luis Marías no le hace justicia a semejante plantel.

Pero no hay mayor talento desaprovechado que el de nuestra protagonista, Maribel Verdú, que tantas veces nos ha regalado trabajos memorables y que de un tiempo a esta parte no hace sino encadenar trabajos irrelevantes que no están a la altura de sus posibilidades... y si no, esperad a verla en Superlópez.

A pesar de contar con un diseño de producción ambicioso y con un reparto excelente, la comedia Ola de crímenes no solo no convence, sino que linda con lo sonrojante por su patetismo y su inexplicable falta de fuerza.

La cinta desaprovecha infinidad de ocasiones para jugar con el humor absurdo en plan Este muerto está muy vivo, que podría haberle dado un enfoque más adecuado. De forma inexplicable, se desliza por pendientes tan inestables como las de la crítica social al sistema económico y la evasión fiscal de los más pudientes o las gracietas de brocha gorda acerca del sexo con menores que tiene las patas muy cortas. Es un mix caótico y casi esperpéntico.

En suma, la primera colaboración de Gracia Querejeta con Telecinco Cinema dista muchísimo de contar con la calidad suficiente que demandará el gran público. Hace honor, eso sí, a la creación de un catálogo que se mueve en los límites de lo políticamente correcto, que parece que es su seña de identidad principal, pero ni la historia ni los personajes tienen la enjundia ni el enfoque adecuados para convertir Ola de crímenes en un acierto.

Valoración

Ola de crímenes es una rotunda decepción: una película cómica que cuenta con un buen reparto, pero en la que el humor no funciona y se abren paso una serie de tópicos sexistas alarmantes.

Hobby

50

Regular

Lo mejor

Algún personaje secundario que esporádicamente hace algo de gracia.

Lo peor

La constatación de que la carrera de Maribel Verdú va en picado: está concatenando los peores papeles de su vida.