Crítica de El País de los Sueños: Netflix no consigue acertar con la fantasía

El País de los Sueños en Netflix

Netflix ha estrenado El País de los Sueños, su nueva propuesta de fantasía con el liderazgo de Jason Momoa en un papel que bien podría haber sido interpretado por Johnny Depp en sus mejores tiempos.

El País de los Sueños (Slumberland) ya está disponible en Netflix. La nueva película de Francis Lawrence, basada en el libro de Winsor McCay, ha contado con Jason Momoa como mayor reclamo publicitario, aunque el protagonismo absoluto se lo lleva la jovencísima Marlow Barkley.

En resumidas cuentas, estamos delante de una película de corte infantil y/o juvenil con un carácter marcadamente fantástico y el mundo onírico como vehículo para desplegar ese mundo de fantasía. Una película de aventuras y ciencia ficción que no aspira a ser nada más que eso, una divertida fábula cargada de coloridas imágenes.

La premisa de El País de los Sueños en Netflix es sencilla y directa. Una niña busca a su padre, desaparecido en un místico mundo de ensueño, con la ayuda de una gran criatura mitad hombre y mitad monstruo. ¿Lo has visto cien veces antes? Sí. ¿Sigue funcionando como la primera vez? Por supuesto.

VIDEO

Tráiler de El país de los sueños (Slumberland), película de fantasía de Netflix con Jason Momoa

Paremos un momento el carro, que vamos demasiado rápidos. ¿Qué son los sueños? A ver, no es que nos vayamos a poner metafísicos ni nada raro. Para eso ya tenemos The Sandman, un producto de Netflix que, por cierto, es una excepción dentro de los proyectos fallidos de la plataforma streaming cuando se trata de abordar la fantasía.

Si nos ponemos poéticos, podemos decir que los sueños son el reflejo de nuestra alma o la exposición onírica de nuestros anhelos más profundos proyectados a través de un estado de inconsciencia. Freud diría que somos nosotros mismos hablándonos con sinceridad, con transparencia, lejos de las barreras morales de la realidad.

Lo cierto es que El País de los Sueños coge la premisa de soñar y le da el aspecto más infantil y, quizás, el más sensato: los sueños son aventuras extremas (a veces, un tanto oscuras e inquietantes) donde cualquier cosa puede suceder, especialmente aquellas inesperadas.

Jason Momoa, que ya se ha consolidado como una especie de "chico Netflix" dentro de la plataforma, se convierte aquí en una divertida extensión del legado de Johnny Depp. Un ropaje extravagante, unos movimientos rocambolescos, un lenguaje circense y una puesta en escena cercana a la sobreactuación, pero muy funcional.

Básicamente, su personaje, un tipo llamado Flip que conduce a la protagonista Nemo (Marlow Barkley) por los universos oníricos en busca de su padre, es una mezcla entre el Capitán Jack Sparrow y Willy Wonka. Un tipo extraño y sinuoso, que viste de la forma más llamativa posible y cuya confianza es tan volátil como el reinado de Elon Musk en Twitter.

Flip y Nemo van viajando por todos los rincones de los sueños en busca de un progenitor perdido, pero naufragan por un desarrollo de personajes que brilla por su ausencia y, por qué no decirlo, por unos diseños artísticos decepcionantes. El País de los Sueños podría haber sido una especie de Narnia, pero se ha quedado a medio camino de absolutamente todo.

Sin embargo, la película de Netflix tiene un carácter y una identidad lo suficientemente propias como para no depender de otras franquicias. Puede que el apartado artístico no haya alcanzado las cotas esperadas, pero su montaje es divertido y rítmico, e imprime a la película la suficiente velocidad como para convencer al público juvenil, infantil y adulto.

No, El País de los Sueños no es una gran película. Netflix todavía no ha conseguido consolidarse como una oferta interesante dentro de sus propuestas fantásticas y ha vuelto a naufragar con un proyecto que aspiraba a grandes vuelos y apenas ha logrado levantar los pies del suelo.

 

No obstante, El País de los Sueños va a convertirse en la opción predilecta de los suscriptores de Netflix durante este fin de semana. Por lo tanto, si tenemos en cuenta por qué motivo se hacen este tipo de filmes (para contentar a la demanda de streaming), llegamos a una simple conclusión: no será gran cosa, pero funciona a las mil maravillas.

Y tú, ¿le darás una oportunidad a El País de los Sueños, la película de Jason Momoa en Netflix?

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

El País de los Sueños, la película de Netflix protagonizada por Jason Momoa, es una divertida aventura de corte infantil y juvenil que ofrece una fábula onírica manida, pero entretenida. Brillan su montaje y su ritmo, pero se echa en falta más imaginación y originalidad.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

El montaje, el ritmo de la película y el divertimento que ofrece.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

El desarrollo de los personajes es pobre y los diseños artísticos, decepcionantes.
Hobby

60

Aceptable

Y además

El país de los sueños (Slumberland) (2022)

Carátula defecto entretenimiento

Argumento:

Slumberland es una nueva película original de Netflix dirigida porFrancis Lawrence (See, Gorrión rojo, Los Juegos del Hambre: Sinsajo), cuyo estreno en la plataforma está previsto para el próximo 2022. Basada en el libro deWinsor McCay, esta película de aventuras sigue a una joven que descubre un mapa secreto del mundo de los sueños de Slumberla...