Detective Conan: Zero the enforcer
Análisis

Crítica de la película Detective Conan: El caso Zero

Por Javier Cazallas

Conan Edogawa vuelve a la carga con un nuevo caso que, por primera vez llega a los cines españoles a lo grande. El pequeño detective deberá detener una amenaza terrorista al tiempo que lucha contra una conspiración.

El último trimestre de 2018 está siendo bastante bueno en lo que a películas de anime se refiere. Si hace poco os traíamos Sword Art Online: Ordinal Scale, la primera película de SAO, hoy le toca el turno a una saga consagrada y con alguna película también a sus espaldas. Detective Conan: El caso Zero llega a los cines españoles, convirtiéndose en la primera película del pequeño investigador que llega a la gran pantalla.

El shōnen dirigido por Yuzuru Tachikawa y con un guión escrito por Takahiro Okura nos trae un nuevo caso que cae en las capaces manos de Conan Edogawa, el cual deberá enfrentarse a situaciones nuevas y conocidas que no le pondrán las cosas fáciles. Detective Conan: El caso Zero se estrenó el pasado 9 de noviembre. Veamos nuestro veredicto.

El mejor merchandising de Detective Conan

Un ritmo inestable

Es habitual que las películas de investigación dosifiquen la acción para mantener el interés de los espectadores. Series como Sherlock son buen ejemplo de ello. Al dosificar esta acción, se consigue ir cerrando tramas secundarias e hilos argumentales para conducirnos a la resolución final de la historia. Sin embargo, en Detective Conan: El caso Zero, la acción está muy concentrada en los minutos finales, volviendo algunos segmentos de la trama un tanto tediosos.

Si bien es una formula que en los episodios del anime de Detective Conan funcionan muy bien, así como en los mangas de Gōshō Aoyama, en una película de casi dos horas hace que el ritmo no sea el más adecuado. El final trepidante de esta película japonesa, sin embargo, está plagado de acción y de más de una flipada que concedemos por tratarse del género que es.

La lucha por encontrar la verdad

Varios viejos conocidos de Detective Conan se dan cita en Detective Conan: El caso Zero. Tohru Amuro se convierte en uno de los protagonistas, aunque adquiere un aire más misterioso de lo normal (y eso que lo normal tiene el listón muy alto). Conan tendrá que enfrentarse a los tejemanejes de este personaje con tantas caras públicas a la hora de averiguar quién ha atentado contra el centro de convenciones de Tokio. Es algo que poco a poco desembocará en eventos de mayor envergadura.

Detective Conan: Zero the enforcer

Las disputas interdepartamentales entre la policía y la fiscalía se comerán también buena parte de la trama de la película, convirtiendo una porción relevante de este hilo argumental en paja que enfanga el ritmo, como hemos dicho anteriormente. Estas disputas alcanzan el grado de conspiración en algunos tramos. Pero eso ya es algo que dejaremos que veáis vosotros.

Exculpando a un inocente

Durante los primeros compases de Detective Conan: El caso Zero, Kogoro Mouri, el padre de Ran, será acusado por los fiscales de ser sospechoso de perpretar el atentado contra el centro de convenciones de Tokio. Por supuesto, el objetivo principal de Conan es demostrar la inocencia de Kogoro para hacer a Ran feliz. ¿Qué clase de adolescente con las hormonas a flor de piel convertido en niño sería si permitiera que su amorcito estuviera triste?

Detective Conan: Zero the enforcer

A pesar de que el guión de la película trata de enrevesarse para dar sorpresas y giros de guión inesperados, lo cierto es que la propia trama es más simple que el mecanismo de un chupete. Por muchas capas que se le ponen encima, la realidad es esa. ¿Mantiene nuestro interés? Por supuesto, aunque no gracias a las riñas entre la fiscalía y la policía. No obstante, echamos de menos un poco más de acción e investigación real, y menos fotos con drones y juegos de despiste.

Detective Conan: Zero the enforcer

En general, Detective Conan: El caso Zero sigue la temática y ritmo de la serie. Sin embargo ese ritmo lastra una película de tanta duración, y se podría haber ahorrado en paja que no lleva a ninguna parte, centrándose más en la trama principal para haber tenido un ritmo más activo.

Valoración

Un nuevo caso para el Detective Conan en el que hará frente a una amenaza terrorista al más puro estilo Misión Imposible. Un ritmo cambiante hace que algunos tramos de la película sean excesivamente densos.

Hobby

68

Aceptable

Lo mejor

Por primera vez, Detective Conan llega a la gran pantalla. Su trepidante final.

Lo peor

En algunos tramos de la película su ritmo es excesivamente cambiante, concentrando la acción pura en el tramo final.

Y además