Un pequeño favor
Análisis

Crítica de Un pequeño favor, con Blake Lively y Anna Kendrick

Por Raquel Hernández Luján

Os ofrecemos la crítica de Un pequeño favor, la nueva película dirigida por Paul Feig y protagonizada por las dos magníficas actrices Blake Lively y Anna Kendrick. Está basada en la novela homónima de Darcey Belly. En cines a partir del 28 de septiembre.

Paul Feig nos trae un retorcido thriller con tintes cómicos que bebe de la novela homónima que Darcey Belly publicó en 2017. Ha sido adaptada por Jessica Sharzer, autora, entre otros trabajos, de varios guiones para la serie American Horror Story o la TV movie de Dirty Dancing, además del guión de Nerve.

Hay multitud de giros inesperados en la película, que adopta un endiablado ritmo en su último tramo, jugando permanentemente con las expectativas del espectador: las dinamita y las reconstruye hasta dejarlo exhausto en la conclusión final.

Un pequeño favor nos sumerge en un mundo de contrastes: Stephanie (Anna Kendrick) es una joven madre ejemplar y videoblogger que vive en una pequeña ciudad, haciendo malabares para salir adelante. Es una mujer optimista, trabajadora y entusiasta.

Novedades de comedia en Blu-Ray

Un buen día, conocerá a la sofisticada Emily (Blake Lively), una mujer liberada y misteriosa que vive rodeada de glamour, con la que llegará a entablar una íntima relación de amistad. Cuando Emily le pide que se quede con su hijo de manera repentina, Stephanie sospecha que algo sucede, pero está dispuesta a colaborar para ayudarla. El problema es que se esfumará por completo, lo que la obligará a buscarla con ayuda de su marido Sean (Henry Golding) hasta destapar más de un secreto incómodo.

Paul Feig es un excelente director de actrices, sea cual sea la calidad del libreto, y una vez más consigue guiar a Blake Lively y a Anna Kendrick para sacarles lo mejor de lo mejor. Ambas trabajan de una forma impecable para desarrollar sus personajes sin eclipsarse la una a la otra y consiguiendo realizar un tándem memorable. Aunque el personaje esquivo parezca ser el de Lively, ojo con la maravillosa Kendrick, que ejerce de narradora y termina siendo, probablemente, el mayor descubrimiento de la cinta.

El otro apartado reseñable, incluso a la par que el de las interpretaciones, es la deliciosa banda sonora de Theodore Shapiro. Los melómanos reconocerán algunas de esas canciones que te transportan en el tiempo y casi te hacen flotar en el aire.

Un pequeño favor solo descarrila al final, cuando ya no queda más posibilidad de alargar el suspense y la credibilidad de la película comienza a tambalearse sobre una cuerda floja de sobresaltos y subrayados que no hacen más que alargar innecesariamente el metraje.

Las 15 mejores películas de misterio y suspense

La trama no necesitaba mostrar en pantalla lo que ya nos habíamos imaginado y encajado sin problema y un par de vueltas de tuerca menos harían la propuesta más fácil de digerir y más redonda. No lo decimos por decir, hay cambios significativos respecto a la novela, así que quien espere una fidelidad total se llevará un buen chasco.

También juega en su contra un mal entendido mensaje feminista cuando ambas intérpretes despachan a uno de los personajes masculinos de la película. Se entiende que pretendía ser un momento jocoso, pero no funciona y encima se produce en pleno cambio de ritmo, enfriando bastante al espectador.

A pesar de sus inconvenientes, hay varias secuencias concretas: la del ropero y la de las confesiones martini en mano, sin ir más lejos, que ya hacen por sí mismas que la película merezca mucho la pena; tienen ese punto electrizante y ese humor ácido que elevan la categoría del film por encima de la media de lo que llega a carteleras gracias a su tono inusual y algo gamberro. Si erais fans de Mujeres desesperadas, imaginad que le ponéis una chispita de suspense hitchcockiano y ya tenéis una idea de por dónde irán los tiros.

Valoración

La adaptación de la novela del mismo título, "Un pequeño favor" a la gran pantalla es una mamarrachada disfrazada de producto gourmet: de ahí que sea tan rabiosamente divertida y despampanante y también tan excesiva y descabellada.

Hobby

77

Bueno

Lo mejor

¡Ellas! Anna Kendrick y Blake Lively mantienen un pulso interpretativo apasionante y no dejan de sorprender ni un segundo.

Lo peor

Se pasa un poco de frenada en el último tercio: al guión le habría venido bien un poco de contención.