Kiss me first Netflix
Análisis

Crítica de Primero bésame temporada 1, ciencia ficción en Netflix

Por Javier Cazallas

Netflix vuelve a apostar por la ciencia ficción. En este caso, con Primero bésame, una historia juvenil con sentimientos encontrados, intriga y la realidad virtual como telón de fondo.

Las apuestas de Netflix por la ciencia ficción suelen ser una apuesta con el cincuenta por ciento de posibilidades de que sea la bomba... o un desastre. Pero tras apuestas arriesgadas como Altered Carbon e interesantes como Mudo, nos mostramos optimistas ante la llegada de la temporada 1 de Primero bésame a la plataforma. Esta serie de Netflix con un fuerte aire juvenil y promesas de buenas referencias a los juegos online. ¡Algo que en Hobbyconsolas nos encanta!

Basada en la novela homónima de Lottie Moggach, esta producción original de Netflix promete implicarnos en los problemas de un grupo de jóvenes que encuentran su válvula de escape, ayudándose entre ellos en un mundo virtual hiperrealista que ha sido, probablemente, el principal reclamo de la serie en su promoción. Sin embargo, tras ver los 6 episodios que dan forma a la primera temporada, nos encontramos con que muchas promesas han caído en saco roto.

Consigue Primero bésame de Lottie Moggach

Un mundo virtual poco explotado

La trama de Primero bésame gira en torno a Azana Planet, un mundo virtual compatible con unos sistemas de realidad virtual de inmersión absoluta en el que se puede hacer teóricamente de todo. Vamos, un MMO brutal. Tras ver los tráiler de la serie, teníamos muchas ganas de ver este mundo en profundidad y poder ver sus entresijos. Algunos nos frotábamos las manos esperando algo similar a Sword Art Online, un mundo inmersivo con muchas posibilidades y en donde podría desarrollarse gran parte de la trama... Pero no.

Mientras que durante el primer episodio todavía albergábamos alguna esperanza, rápidamente nos quedó claro que el mundo de Azana Planet iba a ser poco más que atrezzo para Primero bésame. Todo el potencial que albergaba una trama con buenas escenas dentro de ese mundo virtual se fueron por el sumidero con algunas escenas más simples que el mecanismo de un chupete. ¿Pensáis que decidieron no usar tanto el mundo virtual para aprovechar las interpretaciones? Seguid leyendo...

Se necesita empatía

El elenco de Primero bésame, encabezado por Tallullah Haddon y Simona Brown, interpreta a jóvenes con serios problemas a la hora de relacionarse con la gente. Marginados, si los queréis llamar así. Algo que serviría para explicar la total y absoluta falta de empatía que tiene prácticamente todo el reparto. Hacía mucho tiempo que no veíamos una serie en la que nos importase realmente un pimiento lo que pase a sus protagonistas.

Kiss me first Netflix

Por salvar a alguien del elenco, vamos a optar por Matthew Aubrey, que debe de ser el clon maligno -o benigno, según se mire- de Mark Wahlberg. Al menos, ambos tienen la misma cara de haberse pasado comiendo arroz. En Primero bésame, Aubrey interpreta a Jonty, el inquilino de Leila (Tallullah Haddon), que es, ojo al dato, un mal actor. Sí, amigos, quien destaca es quien interpreta a un actor mediocre. Que tiemblen los aspirantes a premios de interpretación.

Una trama retorcida

El malo, Adrian (Matthew Beard) será el encargado de retorcer la trama de Primero bésame hasta niveles insospechados. Solamente nos quedan dos cosas claras sobre este personaje: que es un crack como hacker, y que tiene más pasta que un restaurante italiano. A pesar de que los guionistas tratan reiteradamente de revelar sus oscuras intenciones, la dura realidad es que una vez termina la temporada nos quedamos a medias, y sin ningún especial interés en saber cómo continúan los ardides de Adrian.

Kiss me first Netflix

Sí hay que decir que hay algunas referencias curiosas a Matrix, pero ni siquiera es por lo que os podréis imaginar. En esta serie de Netflix sí que vais a encontrar una necesidad injustificada por enseñar carne. Cualquier motivo es bueno para enseñar las tetas, aunque no venga a cuento.

También encontraremos reminiscencias a la banda sonora de Los Juegos del Hambre de James Newton-Howard, en algunos temas vocales que ha incluído Matthew Simpson, el responsable de la música de Primero bésame. Sí, aquí todo el mundo se llama Matthew.

Kiss me first Netflix

En resumen, Primero bésame es una serie que se puede ver, pero si tienes que ir a la nevera a por cervezas, o a darte una ducha, o a limpiar el coche puedes dejar reproduciéndose porque le falta ese gancho que hace que no quieras perderte detalle de nada. Muchas promesas que han quedado vacías y en vanas esperanzas. Muy por debajo del nivel de la novela.

Valoración

Una serie que pierde todo el potencial de la historia con un desarrollo lento y unas interpretaciones pobres. La trama mantiene nuestro interés, pero se vuelve turbia con cada episodio.

Hobby

63

Aceptable

Lo mejor

La visión de un mundo que en el VR se ha establecido con fuerza.

Lo peor

Interpretaciones flojas y una historia mal desarrollada que pudo dar más de lo que ha dado.