¡Scooby!
Análisis

Crítica de ¡Scooby!, la aventura CGI de Scooby Doo y compañía

Por Mariló Delgado

Crítica de ¡Scooby!, la nueva película de animación CGI protagonizada por Shaggy, Scooby-Doo y compañía que da el pistoletazo de salida al Universo Cinemático de Hanna-Barbera.

¡Scooby! fue una de las películas que más han sufrido en sus carnes la crisis provocada por el Coronavirus, ya que su estreno estaba previsto para el pasado mayo y su futuro quedó colgando de un hilo. Finalmente, se lanzó de manera digital y ya ha comenzado su andadura en algunos cines, aterrizando en las salas de nuestro país este 15 de julio

Pero vamos a la salsa. ¡Scooby! es una película de animación CGI que pretende relanzar la franquicia cinematográfica de Scooby-Doo y compañía. No solo eso, si no que también ha supuesto el pistoletazo de salida para el Universo Cinemático de Hanna-Barbera, en el que veremos a los ícónicos personajes de animación compartiendo pantalla y aventuras, un poco a lo Marvel.

Además de esta titánica tarea, la película de animación dirigida por Tony Cervone (Space Jam, Fantástico Sr. Fox) también se ha propuesto remozar a los protagonistas de Scooby-Doo, acercando a Scooby, Shaggy, Fred, Velma y Daphne a un público nuevo y más joven mientras nos muestran cómo se conocieron los investigadores de Misterios S.A

¿Cuál es el meollo principal de la película? Pues bien, Scooby y el resto de la banda deberá enfrentarse al mayor misterio hasta ahora, ya que desvelan un ensortijado plan para liberar al perro fantasma Cerbero del Inframundo. Por si parar el apocalipsis perruno fuera poco, resulta que hay un misterio aún mayor sobre el origen de Scooby y el importante destino de este Gran Danés. 

¿El mismo Scooby-Doo de siempre?

Uno de los puntos fuertes de esta película de animación es precisamente el paso a CGI de sus protagonistas. ¡Scooby! ha dado un nuevo aspecto a Shaggy, Scoob y compañía, tomando los elementos más reconocibles de cada personaje pero adaptándolos a los tiempos que corren. Hay que decir que el tratamiento "3D" no les ha sentado mal, y desde el equipo de animación de Warner han conseguido que esta conversión no sea dolorosa y que los personajes se mantengan en su estilo. 

¡Scooby!

Os contábamos que ¡Scooby! trataba de remozar a sus protagonistas, y ha conseguido añadir los toques de modernidad necesarios para que un niño actual no se sienta en una historia de hace 30 años, pero también se mantiene a la esencia de los personajes y su dinámica de grupo.

La animación es uno de los departamentos en los que más destaca esta película, con una buena dosis del humor clásico de Hanna Barbera adaptado a este medio, aunque por desgracia a veces se caen en demasiadas referencias a cultura pop para hacer la gracieta. Sí que es cierto que a veces los escenarios cojean un poco, pero el departamento artístico consigue compensar con las paletas de color y el diseño general.

El Universo Cinemático de Hanna-Barbera

Más arriba decíamos que esta película también se había echado a los hombros el iniciar una franquicia y todo un Universo Cinemático... y por desgracia este es su mayor error. El villano principal de ¡Scooby! no es otro que Pierre Nodoyuna, el infame criminal que conocimos en los Autos Locos y el Palomo Mensajero. Para ayudar a frustrar sus planes, Shaggy y Scooby contarán con la ayuda del Halcón Azul y... ¿veis por dónde vamos? 

Parte de la magia de las historias de Scooby-Doo era tener al grupo resolviendo misterios, y ver a todos sus protagonistas complementarse e interactuar unos con otros. En ¡Scooby!, tenemos muy poco de esto y nos encontramos con una película que nos intenta contar demasiadas tramas a la vez, yendo en muchas direcciones distintas y haciéndolo todo cada vez más y más grande hasta que se desinfla sin remedio.

Lo que más se echa de menos en ¡Scooby! es un buen misterio a la vieja usanza, y es una pena porque la película empieza muy bien encaminada y habría funcionado bien como una historia de origen. Sin embargo, nos vemos envueltos en toda una espiral de acción y cameos de personajes para que quede claro que estamos dentro del Universo Cinemático de Hanna-Barbera, que la trama principal se pierde por el camino. 

¡Scooby!

Desde luego, los puntos fuertes de ¡Scooby! son su departamento artístico y el reparto, ya que todos hacen una labor espectacular y son perfectos en sus papeles. La versión original cuenta con las voces de Zac Efron como Fred, Amanda Seyfred como Daphne, Gina Rodriguez como Velma, Will Forte como Shaggy, Frank Welker como Scooby, Matt Wahlber como el Halcón Azul y Jason Isaacs como Pierre Nodoyuna. 

Hazte ya con la figura Funko Pop! de vinilo de Scooby Doo

¿Es ¡Scooby! entretenida? Sí, desde luego. Tiene sus momentos y es divertida cuando tiene que serlo. Su gran problema es el potencial echado a perder de habernos metido de lleno en una historia llena de misterios, pero por desgracia los productores y guionistas han querido abarcar más de lo que han podido resolver.

Valoración

¡Scooby! hace un buen trabajo acercando a los personajes clásicos de Scooby Doo a una audiencia joven y nueva, y el paso a 3D ha sentado bien a sus protagonistas. Por desgracia, la trama de la película se desinfla bastante cuando tratan de contarnos demasiadas historias en una.

Hobby

57

Regular

Lo mejor

¡Scooby! hace un buen trabajo remozando a los personajes para un público nuevo. El paso a 3D ha sentado sorprendentemente bien a los personajes.

Lo peor

La historia principal flojea y se echa de menos que la trama se centre en un misterio al uso, ¡Scooby! trata de abrir varios frentes al mismo tiempo.

Y además