Ir al contenido principal
Spenser Confidential
Análisis

Crítica de Spenser Confidential en Netflix, con Mark Wahlberg como un temerario policía

Nunca ha dejado de haber películas policíacas, pero es cierto que, de un tiempo a esta parte, parecían haber adoptado un tono más oscuro, por lo general. Ahora, ha llegado Spenser Confidential a Netflix para volver a los viejos hábitos. Mark Wahlberg (Transformers: El último caballero) es el protagonista de esta historia, que irremediablemente, recuerda a películas ochenteras como Arma Letal o Tango y Cash. Él es Spenser, un ex policía que ha cumplido varios años en prisión por dar una paliza a un superior, al que pilló maltratando a su mujer y metido en otros turbios asuntos.

Cuando sale del "trullo", descubre que acaban de asesinar a ese policía al que golpeó, por lo que él es el primer sospechoso. Para probar su inocencia y ayudar a las víctimas del círculo vicioso en la que estaba metido ese poli corrupto, Spenser llegará hasta el final de una investigación que nadie parece atreverse a acometer.

Disney+

Suscríbete a Disney+

Tus películas y series favoritas están en Disney+. Suscríbete por 8,99€/mes o ahorra 2 meses con la suscripción anual, en comparación con 12 meses a precio de suscripción mensual.

En torno a él se articulan unos personajes que parecen sacados de un libro de estilo. Su compañero en la investigación es Hawk (Winston Duke, al que recordaréis por Black Panther), una mole con mal genio pero buen fondo y Henry (Alan Arkin, Argo), un viejo cascarrabias que hace de mentor. Y, claro, no podía faltar Cissy (Iliza Shlesinger, Familia al instante) la novia con mucho carácter, pero que en el fondo está loquita por él.

Spenser Confidential

No solo los personajes son muy arquetípicos, todos los acontecimientos también os recordarán a una vieja película cualquiera de Mel Gibson: Spenser busca la verdad y la justicia a cualquier precio, por lo que es super temerario y no tiene problemas en destrozar un bar para dar una paliza a unos matones o en invadir jardines ajenos para dar caza a un coche a la fuga. Esto lleva a que presenciamos montones de peleas de bar, "duelos de gallitos" y más machadas que parecían desterradas del cine actual.

Hay quien ha criticado esto porque hace a Spenser Confidential demasiado básica y burda, pero nosotros creemos que ahí está su encanto: no tiene miedo de ser así de simple y el director Peter Berg (un señor muy irregular, que igual te firma Battleship que la más conseguida Hancock) parece pasárselo bien al presentar una película policiaca sin complejos y sin demasiado drama, que deja mucho margen a la comedia (sus gags no son precisamente brillantes, pero se hacen distendidos) y a la acción. En ese sentido, a pesar de durar casi dos horas, tiene un ritmo muy bien medido y no tenemos margen para aburrirnos.

Spenser Confidential

Y eso que, como decimos, todo lo que va sucediendo en esta producción de Netflix es bastante previsible. Aunque hay cierto misterio en torno al origen de los crímenes y esta película de policías esconde algún giro de guión que puede resultar interesante, no vais a encontraros nada en ella que rompa vuestros esquemas. En ese sentido, es más una película de acción que un thriller y es en esa primera faceta en la que funciona mejor, con diferencia. No son peleas estilizadas, sino a cara de perro, con muebles saltando por los aires, música cañera de fondo y más puñetazos que balas volando por la habitación.

Spenser Confidential

Mark Wahlberg no es un actorazo increíble, que digamos, pero desde luego este papel le viene como un guante, pues su fisicalidad se adapta muy bien a las peleas y hace buen tándem con un Winston Duke que realmente impone cuando se pone a repartir. En conjunto, Spenser Confidential es una especie de placer culpable, una de esas películas con más músculo que seso, pero que no se avergüenza de ello. No creemos que vaya a ser una seria candidata a los Oscar ni de lejos, pero algo de palomiteo con aroma a whisky de bar irlandés (con pelea incluída, claro) no viene mal cada cierto tiempo.

Valoración

Una película policiaca con mucho aire ochentero en su estilo. Como tal, es bastante formulaica y no sorprende, pero sí cumple todos sus pasos con precisión y sabe entretener.

Hobby

72

Bueno

Lo mejor

La pareja protagonista queda muy convincente en su papel. El ritmo está bien medido.

Lo peor

La historia es bastante simplona y el tratamiento de varios personajes, muy superficial.

Y además