Menú de navegaciónBotón de menú de Hobbyconsolas
Logo 30 aniversario Hobby Consolas

Crítica de Última noche en el Soho, un deslumbrante thriller psicológico protagonizado por actrices magnéticas

Última noche en el Soho

Crítica de Última noche en el Soho (Last Night in Soho), el thriller psicológico de Edgar Wright protagonizado por Anya Taylor-Joy y Thomasin McKenzie. En cines desde el 19 de noviembre de 2021.

Gozosa donde las halla, la nueva película de Edgar Wright es todo un caramelo para los amantes de los años 60 en todos los sentidos. El director rinde un genial homenaje a la década recorriéndola a través de la música, la moda y la propia conformación de los usos y costumbres de la sociedad en Última noche en el Soho.

Esto implica ver la parte más luminosa, colorista y divertida de esos años locos de laca, plásticos y geometrías, pero también atravesar el espejo para ver la cara más turbia y menos amable del exceso y la perversión del ocio nocturno, de modo que el retrato es bastante completo y dista de ser una idealización ingenua y superficial.

La película Última noche en el Soho nos presenta a Eloise, una joven prometedora con ideas propias sobre la moda y un amor desmedido por las prendas sesenteras. Cuando decide mudarse a Londres para estudiar corte y confección en una afamada escuela, su abuela le advierte que puede ser duro.

Y no se equivoca: la llegada a la residencia de estudiantes es gélida y Eloise decide buscar un trabajo y una alojamiento que pueda costearse por sí misma. Así, descubre una habitación en un ático que le parece perfecta para cultivar su afición sin exponerse a convivir con sus envidiosos compañeros.

Pero al poco de mudarse allí, sus sueños se vuelven vívidos y comienza a experimentar las mismas sensaciones que Sandie, una prometedora cantante que intentaba abrirse paso en los escenarios seis décadas atrás.

Eloise, paulatinamente, irá experimentando una evolución, a medida que va viviendo en sus carnes, cada noche, la vida de esa mujer con la que tan identificada se siente. Sentirá así su ilusión, quedando deslumbrada por un mundo que será cada vez más cruel y le arrebatará la inocencia.

Si hay algo que hay que remarcar con mayúsculas como lo mejor de esta película es, sin lugar a dudas cómo se respira la ambientación y hasta qué punto Anya Taylor-Joy y Thomasin McKenzie realizan un tándem espectacular. Ambas se comen la pantalla y echan chispas con cada encuentro.

La puesta en escena es deliciosa desde el primer momento y además Wright busca no abusar de los efectos especiales que no son prácticos. Es decir, que muchos de los momentos de extrañamiento en los que se confunde el punto de vista de la protagonista con el del fantasma de la mujer que persigue en sus sueños, están logrados mediante pura artesanía. 

Las mejores películas de miedo y terror psicológico de Netflix que nunca deberías ver solo

Las mejores películas de miedo y terror psicológico de Netflix que nunca deberías ver solo

¿Te gustan las películas de miedo? Pues prepárate, estas películas de miedo son tan aterradoras que te aconsejamos que no deberías verlas solo jamás.

Saber más

Son espectaculares los planos de la escalera, los juegos de espejos y miradas y las transiciones entre las secuencias oníricas y la realidad de la protagonista. A medida que se desenvuelve la historia los "trances" de los que es víctima se vuelven más y más realistas hasta que llega un punto en el que el espectador duda de su cordura o de si está viendo una película de fantasmas.

Última noche en el Soho respira además cinefilia por los cuatro costados. No solo por darle la vuelta a uno de los mitos británicos más representados en el mundo audiovisual, sino por dejarse imbuir por el espíritu y la estética del body horror y llamar constantemente al cine de Argento desde la dirección de actores, las constantes estilísticas y la fotografía. 

Sobre este último apartado, del que se encarga Chung Chung-hoon se podría escribir una tesis doctoral. Recordemos que el director de foto viene de firmar trabajos tan exquisitos como el de La doncella o La guerra de las corrientes y que se está encargando también de la iluminación de Uncharted, así que no hay que perderlo de vista.

En resumidas cuentas, Última noche en el Soho, que se presentó en España en el marco del Festival de Cine de Sitges, es una película más que recomendable. Una de las imprescindibles de esta semana que piden a gritos un visionado en pantalla grande y con un buen sonido para disfrutar de la banda sonora de Steven Price, ganador del Oscar y el BAFTA por su labor en Gravity.

Os avisamos, eso sí, de que a la película le cuesta un poco rematar el final y tiene unos instantes en los que roza el abismo... sin despeñarse, tranquilos. Pronto remonta la situación, pero lo mismo genera debate posterior esa pequeña zozobra.

Es el punto débil de una cinta, por lo demás, bastante redonda y fiel a su ambición estética y argumental que nos lleva a contarla entre las mejores películas del género de finales de año y, con el tiempo, quizás se valore como una de las mejores de la década.

FlechaIcono de flecha

VALORACIÓN:

Edgar Wright firma uno de sus mejores trabajos con Última noche en el Soho: como suele ser habitual en sus películas la música es uno de los ejes centrales de una historia que abraza el género del thriller psicológico y celebra la década de los 60 por todo lo alto exponiendo sus claroscuros.
FlechaIcono de flecha

LO MEJOR:

La radiante puesta en escena: los juegos de identidades, los planos espejados, las miradas y las actrices principales, ambas excelentes.
FlechaIcono de flecha

LO PEOR:

Hay un pequeño momento hacia el final (que se alarga en exceso) en el que un giro de guión hace que se tambalee la narración... pero se endereza.
Hobby

87

Muy bueno

Y además

Más artículos