Ir al contenido principal
La vida por delante (2020)
Análisis

Crítica de La vida por delante, lo último de Sophia Loren

Crítica de La vida por delante (2020) la última película de Sophia Loren que Netflix estrenó el pasado 13 de noviembre. 

Hay películas que te gusta ver una y otra vez, otras que tienen impresionantes efectos audiovisuales o una banda sonora que se te queda en la cabeza y hay otras que, simplemente, sirven para pasar una buena tarde de domingo. 

Pero eso no quiere decir que sean peores que las otras, sino que son diferentes y quizá por su temática o su forma de desarrollar la historia son más apreciadas si se ven en casa, tumbado en el sofá con una taza de café o Cola Cao mientras disfrutamos de lo que tienen que ofrecernos. 

Y precisamente en esta categoría clasificaríamos La vida por delante, la nueva película de la gran Sophia Loren que estrenaba Netflix el pasado 13 de noviembre y que es a la vez un remake de la película francesa Madame Rosa que en 1978 ganó el Oscar a Mejor Película Extranjera. 

com/video/k3sOQEhHn1CEJtwqsVA

Esta nueva reinvención dirigida por Edoardo Ponti, hijo de la propia Loren, no creo que llegue tan lejos en su recorrido, pero eso no significa que La vida por delante no sea disfrutable, sobre todo para aquellos a los que les gusta las historias sencillas cargadas de buen rollo, con personajes cuya vida ha sido demasiado complicada y que consiguen salir adelante gracias a la solidaridad que se muestran entre ellos. 

En La vida por delante, Loren interpreta a una superviviente judía de Auschwitz (algo que ahora no parece tan sorprendente como demuestra una significativa escena de la película), que también ha sido prostituta, que ahora en su vejez, con problemas de corazón y en pleno proceso de demencia, ayuda a sus compañeras prostitutas cuidando de sus hijos mientras ellas trabajan o no se pueden ocupar de ellos. A su vida llega Momo, un joven negro que ha perdido a su madre y cuya actitud frente a la vida es de completa rebeldía tanto a las normas como a los adultos. Madame Rosa, el personaje de Loren, se queda como encargada de cuidar a Momo pero al final es él quien más cuidad de ella. 

Una historia sencilla que llega directa al corazón y que sirve para dejarnos con esa sensación de buen rollo que respiran este tipo de películas, pero que, a pesar de los muchos dramas a los que se enfrentan sus protagonistas, no puede evitar que en cuanto apagas Netflix y te pones a hacer otra cosa ya se te haya olvidado por completo la historia de Momo y Madame Rosa. 

No obstante, si hay alguien que brilla en la película, a parte de Ibrahima Gueye, el niño protagonista de la cinta capaz de pasar de la felicidad infantil más absoluta a la rebeldía adolescente más insoportable, esa es la magnífica Sophia Loren, que a sus 86 años de edad sigue emanando esa esencia de diva del cine clásico. Sin duda, lo mejor de todo es verla en su salsa e imaginarte que en la vida real también ella es así, borde, altiva, punzante, pero con un corazón tan grande como la Madame Rosa a la que interpreta. 

Si no sabes que ver un domingo por la tarde y tampoco te apetece echarte la siesta disfruta de Una vida por delante en Netflix

Valoración

La vida por delante es la típica película sencilla cargada de buen rollo con unos personajes a los que la vida no les ha tratado demasiado bien pero que siempre han conseguido salir adelante gracias a la solidaridad que hay entre ellos. Una historia vista muchas veces.

Hobby

65

Aceptable

Lo mejor

Ver a Sophia Loren en plena forma a sus 86 años de edad como la gran diva del cine clásico que todavía es. 

Lo peor

Es una historia sencilla de buen rollo que ya hemos visto en muchas otras ocasiones. 

Y además