Dragon ball Z - Capítulo 7
Análisis

Dragon Ball Z capítulo 7 - Análisis y curiosidades

Por Antonio Sánchez-Migallón

Los domingos son muy especiales en Hobby Consolas, y es que cada semana os traemos un nuevo análisis de los episodios de Dragon Ball Z. Parece mentira que ya hayamos llegado al capítulo número 7, ¿verdad? Pues no me enrollo más y doy paso al análisis completo, lleno de curiosidades y potentes capturas. ¡Empezamos!

¡Madre mía la que le espera a Son Gohan! El pobre hijo de Goku no solo ha sufrido un shock por la pérdida de su padre, sino que ahora tendrá que afrontar un severo entrenamiento bajo la tutela de Piccolo, con el objeto de hacer frente a los temibles saiyans dentro de un año. ¿Y sabéis qué es lo primero que tiene hacer? Sobrevivir durante 6 meses completamente solo, en un desierto lleno de feroces animales, antes de que el rey de los demonios le enseñe a luchar de verdad.

Dragon Ball Z episodio 7

Piccolo confía en el potencial del pequeño, de lo contrario no habría optado por una medida tan fulminante. Es más, le aconseja que aprenda a dominar su poder y a alimentar su mente y cuerpo. ¿Y sabéis con qué cierra su discurso? "Si vas a odiar algo, odia tu propio destino, igual que hago yo". Sublime. 

Dragon Ball Z episodio 7

Y ahora nos vamos a la mítica Atalaya que corona la Torre de Karín, donde Kami Sama observa la situación con serenidad a la par que sorpresa. Por un lado, cree que el alma de Piccolo se ha purificado, o al menos, no es tan malvada como la de Piccolo Daimaoh. No solo llega a esta conclusión por su trato con Gohan, sino por el destino de sus dos últimas víctimas: Raditz y Goku.  

Dragon Ball Z episodio 7

Cuando Piccolo Daimaoh asesinaba a una persona, esta era incapaz de llegar al Más Allá y se quedaba deambulando en el limbo eternamente. Sin embargo, los saiyans a los que venció con el Makankosappo llegaron al Otro Mundo sin problema, por lo que algo está cambiando en el interior de Piccolo. 

¡Consigue aquí Dragon Ball en DVD y Blu-ray!

Por otra parte, Kami Sama presiente que tan solo le queda un año de vida, aunque no tiene claro si será a causa de su propia muerte natural o la de Piccolo en combate. Lo que sí es seguro es la desaparición de las bolas de dragón cuando la vida de estos dos seres llegue a su fin.

Dragon Ball Z episodio 7

Y ahora llegó el turno del relleno, como no podía ser de otro modo en Dragon Ball Z. No solo vemos lidiar a Gohan con las primeras "amenazas" del desierto, desde inofensivos insectos hasta una serpiente, sino que también contemplamos cómo Goku está a punto de caer al infierno, debido a un descuido en su travesía por el Camino de la Serpiente. ¡Vaya dos! 

Pero quien lo está pasando realmente mal es Krilín, a quien le han encomendado la peligrosa misión de comunicar a Chichí la muerte de Goku y el secuestro de Gohan a manos de Piccolo. Cuando el joven guerrero llega a la casa de Chichí... ¡Es incapaz de decirle la verdad! Así que no le queda otra que quedarse a cenar con ellos, obligado por el campechano Gyumaoh

Dragon Ball Z episodio 7

Y ahora el plato fuerte. Mientras Gohan estaba haciendo pipí en su nuevo y vasto hogar, recibe una visita un tanto inoportuna... ¡Un gigantesco dinosaurio! Sí sí, el mismo que vemos en el opening de la serie. Sin duda alguna, escapar de esta bestia no será nada fácil, y cuando está a punto de ser engullido por el monstruo...

Dragon Ball Z episodio 7
Dragon Ball Z episodio 7

¡Se teletransporta a la cima de una montaña! El pobre Gohan no da crédito a lo que acaba de suceder, y ahora su mayor preocupación no reside en el dinosaurio, sino en cómo bajar de esa enorme montaña. ¡Y encima le ha entrado hambre! Al igual que a Goku, que pese a estar muerto no puede soportar estar con el estómago vacío... 

Dragon Ball Z episodio 7
Dragon Ball Z episodio 7

Menos mal que Piccolo aún estaba vigilando al pequeño Gohan entre las sombras, pues gracias a él podrá cenar un par de ácidas manzanas. Aunque el rey de los demonios lo tiene claro, y esta será la última vez que ayudará al niño durante los próximos 6 meses. Entre tú y yo, parece que estamos ante el comienzo de una bonita amistad.

Dragon Ball Z episodio 7
Dragon Ball Z episodio 7

¡CURIOSIDADES! 

1- En una de las tomas del episodio podemos apreciar los juguetes que ha comprado Gyumaoh para el bueno de Gohan, aunque es una pena que el pequeño no los vaya a disfrutar... En cualquier caso, podemos apreciar desde juguetes tradicionales hasta las típicas figuras niponas inspiradas en el tokusatsu.

Dragon Ball Z episodio 7

2- ¿Que en Dragon Ball Z nunca se reciclaron escenas del opening? Bueno, en este episodio podemos apreciar que también se reciclaban momentos de la intro para insertarlos en el capítulo a modo de recurso. Como veis, esta práctica no la ha inventado Dragon Ball Super, ni tampoco el anime de Dragon Ball en general. 

Dragon Ball Z episodio 7
Dragon Ball Z episodio 7

3- En un momento del episodio, la trama nos lleva a una cafetería del Más Allá, donde se nos muestran diferentes monstruos relacionados con el folclore oriental y occidental, desde el propio monstruo de Frankenstein hasta un Kappa. ¡Para que luego digan que Dragon Ball no fomenta la cultura! 

4- En dicha cafetería peculiar se produce el encuentro entre Uranai Baba y el empleado del Más Allá al que Goku le dejó un recado. Pues bien, este trabajador apuntó todo en su agenda de... ¡1989! Y sí, la fecha no es casual, pues fue en dicho año cuando se emitió este episodio 7 de Dragon Ball Z.  

Dragon Ball Z episodio 7

¡Y así cerramos el análisis del episodio 7 de esta semana! ¿Qué os ha parecido el capítulo, el análisis y las curiosidades? ¡Dejadnos más abajo vuestra opinión! Nosotros volveremos próximamente en una nueva entrega Z. ¡Kai, Kai

Valoración

Un capítulo de transición donde empezamos a atisbar bastante relleno (y esto solo es el principio). Pese a ello, la calidad gráfica es lo mejor que se ha hecho en los primeros compases de la serie, y es que nos tenemos que quitar el sombrero ante Minoru Maeda, uno de los mayores genios de la animación en el mundo de Dragon Ball.

Hobby

57

Regular

Lo mejor

La animación de Minoru Maeda, de lo mejor de la franquicia. La relación entre Piccolo y Gohan empieza a despegar. El folclore japonés.

Lo peor

El relleno asola gran parte del episodio, con escenas de Goku y Gohan prescindibles. Que se desaproveche el arte de Maeda para un episodio tan vacío.

Lecturas recomendadas