Sonic: The Hedgedhog
Análisis

Reseña de Sonic The Hedgedhog nº1 - El cómic del videojuego

Por Jesús Delgado

Sonic The Hedgedhog ya está en España. Ecc ediciones, a través de su línea KODOMO, dedicada a lectores jóvenes e infantiles, ha publicado el cómic de la editorial IDW sobre la mascota de SEGA. En estas líneas analizamos el primer número.

Analizamos la nueva apuesta de Ecc Ediciones por su curiosa línea juvenil, KODOMO, en la cual se engloban los cómics de Teen Titans Go!, Scooby Doo, Billy Batson y la magia de Shazam, etc... Nos referimos al cómic de Sonic The Hedgedhog, que acaba de aterrizar en nuestro país. Y parece que lo ha hecho para quedarse y no como un mero globo sonda de prueba.

Hazte ya con tu periodo de prueba de Amazon y disfruta de sus ventajas

La edición española de Sonic The Hedgedhog arranca allá donde empezara el nuevo volumen de la colección, de la mano del sello IDW,  responsable de TransformersG.I.Joe y Cazafantasmas, entre otros. Es decir, tiene algunas menciones al anterior volumen, que hasta hacía unos años eran publicados por la editorial Archie (junto a los cómics de Mega Man, por cierto). 

La trama de este cómic es una suerte de línea de salida, ya que parte de un nuevo escenario. En ella, Eggman ha sido derrotado, sin embargo, su ejército de robots campa a sus anchas por el mundo de Mobius. Esto obliga a Sonic y a sus amigos de la resistencia a tener que luchar contra hordas descontroladas, que siguen con su programación original inalterada.

Ian Flynn, escritor de la etapa de Sonic en Archie es el guionista de este cómic, El dibujo, en tanto, corre de las manos de Tracy Yardley, ilustradora también de la anterior era editorial.  En la actualidad, Sonic The Hedgehog se publicará como serie mensual en España. No obstante, creemos que no es descabellado pensar que en el futuro veamos ediciones recopilatorias en formato TPB, que recoja entre cinco y diez grapas de la colección regular. 

Gotta go fast!

Por cierto, que la catchphrase de Sonic, asociada al opening de la serie de Sonic X, también está presente en este cómic. Aunque, eso sí, se integra de forma mucho más fluida que en el tráiler de la película de Sonic que vimos hace unos meses. De hecho, se nota que SEGA tiene bastante control del producto y que no ha dejado "demasiada" libertad al equipo de IDW en EEUU.

En muchos sentidos, el cómic demuestra que este medio no es un recién conocido para el erizo. Todo lo contrario. Desde los años 90, Sonic lleva publicándose regularmente en formato cómic en Norteamérica, con menor o mayor acierto. Esta colección, de hecho, bebe mucho de los trabajos anteriores de Archie Comics, que se encargaron de este cómics durante muchos años, con bastante tino y acierto.

Como dicha colección, la presente edición de bebe de las encarnaciones favoritas y más populares de los fans. Para ello, bebe mucho de los escenarios propuestos en los juegos originales, el Sonic CD y Sonic Mania, pero también propone una estética y diseño de personajes que se solapa a lo propuesto por Sonic Adventure. Sirva como ejemplo, la presencia de la Green Hill Zone en una retrospectiva.

Además, las series animadas también influyen en el diseño de personajes. Tanto Sonic X como Sonic The Hedgehog: The Animated Series son fuente de inspiración para elementos. Esta última, principalmente, que propone la presencia de grupos como la Resistencia y también incide en la presencia de animales antropomórficos, con diseños más parecidos a los conceptos yankees que los desarrollados por los equipos nipones. 

El primer vistazo al cómic, más allá de la detección de estos detalles algo especializados, arroja un resultado muy óptimo y sugerente. Es atractivo para el fan de toda la vida de Sonic. La paleta de colores es característica y se identifica como propia de Sonic a un simple vistazo.

La historia también aplica elementos de los videojuegos. A saber, sprites y gestos de Sonic y sus aliados, diseños de robots y beatniks contra los que el jugón veterano ya se las ha visto. Un dardo al corazón, cargado de nostalgia, vaya. De hecho, bien puede tomarse como un relato que discurre "en cualquier momento" tras Sonic 3 o tras los juegos de la continuidad de Sonic Adventure. Que, además, haya mecánicas del juego integradas en la acción del cómic, da un valor añadido al producto y al tratamiento del relato.

Como punto negativo, todo hay que decirlo, es que el apartado visual es un poco irregular. Hay páginas donde el sombreado y la iluminación están muy trabajados. En otros, en cambio, da la sensación de haberse quedado a medio terminar. Entendemos que en estos últimos casos se debe a la decisión de agilizar el proceso de entintado, rotulación y coloreado. Sin embargo, un mayor atento a estos detalles no nos hubieran amargado el dulce tampoco.

Por otro lado, recordemos que esto es un cómic juvenil. Es decir, es muy simple. Quien busque una historia compleja y complicada, mal va. No obstante, hasta que no leamos más entregas es aún muy prematuro hacer un juicio o una valoración del conjunto del cómic. Solo esperemos que la cosa vaya creciendo, porque pinta bien, de entrada. 

Eso sí, como reflexión final celebramos que, por fin, estén llegando a nuestro país grandes adaptaciones de videojuego a cómic. Ecc ya nos ha sorprendido gratamente con la de Dark Souls, sin ir más lejos (considerando sus pros y sus contras). Esperemos que este no sea el último gran cómic de videojuego que veamos en mucho tiempo en las librerías de nuestro país.

Sonic: The Hedgedhog nº1

Sonic The Hedgehog nº 1 ya está disponible en tiendas especializadas. Su precio, como el de la mayor parte de las grapas de la línea KODOMO de Ecc ediciones, es de 1,95 euros. 

Valoración

Entretenido punto de arranque de un atractivo cómic basado en videojuegos. Recupera las mecánicas del juego para las historias y un look similar a los de la franquicia tras Sonic Adventure.

Hobby

79

Bueno

Lo mejor

El diseño de los personajes y escenarios. La integración de movimientos, sprites y gestos propios de los personajes.

Lo peor

Es un cómic muy simple. Hacen falta más entregas para valorarlo más profundamente. Algunos acabados visuales son muy desiguales en tinta y color.

Y además