Ir al contenido principal
Warlock y la Guardia del Infinito: El día de después
Análisis

Reseña de Warlock y la Guardia del Infinito: El día de después

Por Jesús Delgado

Warlock y la Guardia del Infinito. La Guerra del Infinito: El día de después retoma la colección de Jim Starlin sobre el supergrupo protector de las gemas del Infinito tras los eventos de la Guerra del Infinito. Este es el destino de Warlock.

La Saga del Infinito comienza a acercarse a su final. La Guerra del Infinito ha terminado, dejando a Adam Warlock en un estado precario y a su Guardia del Infinito sin su líder. Sin embargo, las gemas del Infinito no se pueden guardar solas y el deber volverá a llamar a este precario grupo de guardianes. 

Este segundo tomo dedicado al grupo creado por Jim Starlin continúa allá donde se quedara el tomo anterior, con Warlock y la Guardia del Infinito en una posición precaria. Su lucha con el Magus ha dejado a Warlock comatoso. Aprovechando la coyuntura, Starlin vuelve a hablarnos del resto de personajes del ecléctico supergrupo. Para ello, se limita a las funciones de guionista, dejando las labores de dibujo a Ángel Medina, Tom Raney, Stever Carr y otros ilustradores. 

De este modo, el autor se permite crear un escenario, que augura lo que vendrá en el crossover final de esta colección: La Cruzada del Infinito, en la que Warlock y el Universo habrán de vérselas no con la peor versión del anti-héroe, sino con su rostro más amable y benévolo, pero también el más terrible.

Consigue todos los tomos de la Colección Jim Starlin en Amazon

Y hasta aquí la sinopsis. En los próximos párrafos, os damos algunas claves acerca de este noveno tomo de la Colección Jim Starlin, editada en España por Panini Comics.

Lo que Gamora y los demás hicieron mientras dormías...

Warlock y la Guardia del Infinito. La Guerra del Infinito es un tomo que debe ser tomado como un volumen puente, con historias que vienen a rellenar los huecos entre La Guerra del Infinito y La Cruzada del Infinito, el capítulo final de La Saga del Infinito (sin contar Marvel: El Fin, claro).

En los cómics previos, vimos como Starlin aprovechaba y desarrollaba aspectos de Gamora, Pip el Troll, Drax y Dragón Lunar, los compañeros de Warlock en esta etapa y personajes creados por el propio Starlin en los 70 durante La Saga de Thanos. Aprovechando el paréntesis que Marvel le da entre crossovers, Starin hecha el freno y decide contar historias algo más íntimas, decidido a mostrar el origen y el trasfondo de los personajes, actualizándolos para el público de los 90. 

En esta línea, el autor cae en la autoindulgencia, aunque se le perdona, ya que este pequeño vicio sirve para dar dimensión y contexto a una serie de personajes que se habían limitado a ser meros secundarios que bailaban en torno a Thanos y a Warlock en sus intrigas cósmicas. Además, también sirve para que el propio Starlin les dé un objetivo y una orientación de cara a un futuro, en caso de que estos caigan en manos de otros autores. Algo que acabaría ocurriendo inexorablemente. 

Desgraciadamente, uno de los primeros precios que se pagan es precisamente el aspecto visual. Debido a que cada dos cómic, aproximadamente, tenemos un cambio de ilustrador y equipo artístico, no vemos una cohesión visual en el tomo, haciendo un poco extraña la lectura. Esto, algo habitual en el cómic americano y más en las series secundarias de poco tiron, hace que el tomo no acabe de cuajar del todo. Salvo que se esté acostumbrado a esta práctica y se tenga el ojo entrenado para que no resulte molesta. 

Estos son los objetos de mayor poder del Universo Marvel

En conjunto, el tomo del que os hablamos está bastante bien para los fans de lo cósmico y, en especial, los seguidores de Starlin. Un lector con un perfil menos especializado o novato encontrará este tomo algo confuso y obtuso, por no decir aburrido. Con todo, es una parte de la mitología cósmica de Marvel y debe ser tenido en cuenta como tal. Sobre todo, teniendo en cuenta el papel de Warlock en la continuidad posterior. 

Aunque, eso sí, se le debe admitir que tiene algún momento sumamente interesante, como el capítulo inicial de Eternidad y el Tribunal Viviente, haciendo una retrospectiva para "dummies.", o el duelo de "brutismo" entre un Drax con retraso cognitivo y un Hulk en plena posesión de sus facultades mentales. Purito Marvel de los 90, vaya. 

Warlock y la Guardia del Infinito. La Guerra del Infinito:

Warlock y la Guardia del Infinito. La Guerra del Infinito está disponible en tiendas. Este tomo contiene Warlock & The Infinity Watch #11-17 USA y material diverso del número especial Marvel Comics Presents #112. Su precio recomendado es de 19,95 euros.

Valoración

Tomo tie-in, destinado a contar el destino de Warlock y los suyos, preparando el camino para La Cruzada del Infinito.

Hobby

60

Aceptable

Lo mejor

Ver a Starlin funcionar incluso en los oscuros 90. La dimensión que dota al resto de personajes del grupo.

Lo peor

El escaso interés que suscita la trama y el contenido, salvo para mitómanos y aficionados al Marvel Cósmico. La irregularidad calidad visual.

Y además