Metal Gear Solid 3: Snake Eater - Hangar. Jefe: Coronel Volgin

Enseguida comprobarás que el traje de Raikov ya no da el pego, necesitas otro. También podrías hacer las cosas por las malas, pero en ese caso tendrás que afinar la puntería, porque si tocas uno de los cuatro tanques que tienes que volar con C3, adiós. Sube el primer tramo de escaleras para salir al pasillo que ya conoces y ve a la sala de las taquillas (donde escondiste el cuerpo de Raikov). Abre la de la línea roja en la puerta, donde escondiste a Raikov la otra vez: encontrarás el traje de Infiltración, muy útil con la cara pintada de negro. Equípate con las C3 y vuelve al hangar para colocar una carga en cada depósito. Dos están en las esquinas norte del área y las otras dos subiendo las pasarelas del Shagohod. Cuando pongas la cuarta, vendrá una secuencia de vídeo y...

Jefe: Coronel Volgin

Volgin es la personificación pura del estrés, pero sus pilas están a punto de agotarse... si le ayudas un poco. 

Consejos:

1. Esquiva sus ataques eléctricos sin parar y espera a que pare a recargar energía en el transformador de la izquierda o que se ponga a disparar. En ese momento atacarás tú.

2. Usa las armas más potentes de que dispongas, como la Escopeta: equípate con ella y desármate. Corre alrededor de Volgin cuando te dispare una ráfaga y, cuando estés a su lado o detrás, dispara.

3. Si Volgin te alcanza con un ataque eléctrico mientras empuñas un arma, la munición de ésta te explotará en las manos y te restarán un montón de vida. Asegúrate de equiparte con un arma sólo cuando vayas a disparar.

4. Si ya estás pulsando R1 y L1 antes de darle a R2 para equiparte, ya estarás casi-apuntando a Volgin y tardarás menos en disparar cada vez.

5. Mejor evita los CQC, porque este tipo es bastante duro y casi siempre te hará más daño que tú a él.

6. Evita tener más de una o dos heridas a la vez, o tu energía disminuirá a toda velocidad. Cúrate y come algo de vez en cuando.

7. En la segunda parte del combate, después de irse Ocelot, Volgin también disparará en círculo ráfagas con balas a distintos niveles de altura. No hay un modo seguro de esquivar las balas, de modo que acaba con él cuanto antes.

8. Si durante la segunda parte del combate te pones la máscara de Raikov, le despistarás durante un rato y tendrás tiempo suficiente para sembrar todo el escenario de minas Claymore. Seguramente destruirá algunas de ellas a distancia después, pero al menos le explotarán un par en la cara.

9. Coloca minas Claymore tras él mientras recarga su energía en el transformador para que le exploten cuando se dé la vuelta.

Guía y trucos de Metal Gear Solid 3: Snake Eater