L.A. Noire - Reflexión

Estamos en el coche patrulla charlando con nuestro compañero cuando nos llega un aviso de radio. Al parecer se ha producido un homicidio en un callejón cercano. En el escenario del crimen nos encontramos una mancha de sangre en una puerta blanca, al fondo del callejón. Tras observarla debemos coger a mano izquierda dando con un callejón más pequeño. En la edificación de la izquierda podremos ver fácilmente una tubería por la que subir. Ya en la azotea del edificio encontraremos el arma del crimen, un bonito revolver.

La tenacidad del agente Phelps es inquebrantable, por lo que acudimos a la tienda de armas más cercana para obtener información sobre el dueño del revólver. Tenemos tanta suerte que el arma en cuestión se vendió en dicha tienda. El vendedor, muy amable, nos cederá una agenda donde tiene anotados a los clientes y sus direcciones, así que el siguiente paso es hacer una visita al dueño de la pistola. Al parecer la víctima trabaja para el dueño del arma, el cual ofrecerá resistencia. Tras noquear al sospechoso, debemos mirar una libreta de contactos que está guardada en el armario de la izquierda. Con el sospechoso arrestado y la pista encontrada cerramos el caso.

Guía y trucos de L.A. Noire