Mobsferatu: un pequeño gran juego creado en apenas tres días

Mobsferatu cabecera

Tres días. 72 horas. Ese era el plazo de tiempo con el que contaron los madrileños CremaGames para participar en Ludum Dare (la traducción más aproximada del latín sería “dar al juego”), una competición creada en 2002 en el que los participantes apenas cuentan con tres días para crear un juego. La edición 34, que se desarrolló del 11 al 14 del pasado diciembre exigía incluir dos elementos en los juegos: un sistema de control con solo dos botones y crecimiento. Los participantes podían elegir entre uno de los dos elementos, o ambos, como fue el caso de CremaGames y este estupendo Mobsferatu, cuya mecánica recuerda irremisiblemente al clásico Nebulus.

Al igual que sucedía en el legendario juego de Hewson, tendremos que ir ascendiendo por una torre, piso a piso, mientras sorteamos toda clase de trampas. En Mobsferatu controlaremos a una furiosa turba de aldeanos, dispuestos a acabar de una vez por todas con el vampiro Nosferatu, quien nos espera en lo alto de la torre. Por el camino iremos rescatando a otros aldeanos, aumentando la hilera de gente (ahí entra el tema del crecimiento, presenta también en la música “in crescendo” a medida que vayamos escalando pisos). Estos labriegos ejercen además “de vidas extra”, ya que iremos perdiéndolos por el camino a medida que sucumbamos a las numerosas trampas colocadas por el vampiro.

Mobsferatu 01
Tendrás que guiar a la turba de aldeanos hasta la cima de la torre del vampiro.

Mobsferatu se controla con solo dos teclas (tal y como exigía la organización). Con Z saltaremos (pulsando dos veces podremos mantenernos más tiempo en el aire), mientras que con X cambiaremos el sentido de la marcha de la muchedumbre. A priori parece algo sencillo, pero no tardaréis en comprobar hasta qué punto será necesario combinar ambas teclas para no darse de bruces con un muro de pinchos o caer a una trampa de fuego.

Para conocer a fondo cómo ha sido el desarrollo de Mobsferatu, os invitamos a echar un vistazo al blog de CremaGames, y más concretamente al postmortem del juego. En él podréis ver los primeros prototipos del juego, las principales influencias que manejaron (desde el mencionado Nebulus hasta The Legend of Zelda: Wind Waker), e incluso una explicación de por qué el juego no corre tan bien como debería sobre navegadores. Eso sí, funciona de lujo en PC, Mac y Linux. Podéis descargaros el juego en sus tres versiones desde este enlace, de manera totalmente gratuita.

Mobsferatu 02
Para sortear los fosos de lava y otras trampas será preciso pulsar dos veces el botón de salto.

Mobsferatu es tan divertido como encantador. La única pega que le hemos encontrado es que se hace muy corto. Uno desearía que la torre del vampiro no se acabara nunca, pero no tardaréis en llegar a lo más alto, donde os espera un simpático guiño al plataformas más famoso de la historia. Tampoco podemos exigir más, teniendo en cuenta el corto espacio de tiempo con el que contó CremaGames. Tal y como desvelan en el postmortem, en la creación del juego participaron siete personas (que curraron 60 horas a lo largo de los tres días), a los que se añadieron dos personas más en las horas finales, más los dos responsables del audio.

La próxima Ludum Dare tendrá lugar el próximo Abril, concretamente entre los días 15 y 18. Esta fue la primera participación de CremaGames en el evento, y parecen bastante animados a volver a repetir la experiencia. No es para menos, teniendo en cuenta que acabaron en la quinta posición entre los cientos de juegos presentados. ¿Llegaremos a ver una edición XXL de Mobsferatu en un futuro? El equipo ahora mismo está enfrascado en el desarrollo de Immortal Redneck (un FPS ambientado en Egipto), así que de momento tendremos que conformarnos con una corta pero intensa ascensión por la torre del vampiro. ¿A qué estáis esperando para probarlo?