Final Fantasy IV a la venta para Android

El legado de Square ha sido una indudable fuente de nostalgia para los jugones y amantes del rol (de ingresos para la fusión con Enix) durante estos últimos años gracias a las reediciones, ajustes y puestas a la venta de los primeros Final Fantasy en distintas plataformas, desde PlayStation 3 hasta PSP, pasando por los smartphone de Apple. Ahora es el turno de que Android reciba su versión de Final Fantasy IV, una de las entregas ‘clásicas’ más apreciadas que vió la luz en 1991.

Aunque sí, cuando decimos ‘su versión’ hablamos de la misma que recibió iPhone en diciembre del año pasado, hace ya unos 6 meses, la cual es, a su vez, una adaptación del remake de Final Fantasy 4 para Nintendo DS. El precio de este port se mantiene tan alto para el sistema operativo móvil de Google como para iOs, llegando a los 14,49€. No dudamos sobre la calidad del título y mucho menos sobre su correcta conversión, gráficos en 3D renovados y características extra, como dificultad ajustable, nuevo doblaje o la banda sonora disponible para su reproducción fuera del juego, pero sí consideramos que el precio es un tanto excesivo desde el punto de vista de un fan de la saga o un jugador familiarizado con ésta, que posiblemente ya tengan el cuarto Final Fantasy en alguna de sus muchas versiones.

Desde el punto de vista de un usuario estándar, la cosa cambia bastante, pues muy pocos juegos de rol para Android pueden ofrecer la misma calidad y cantidad de aventuras, aún a tan alto precio, por lo que en esta situación Final Fantasy IV es un ‘must have’ para nuestro terminal. Su apasionante historia, extensa jugabilidad y carismáticos personajes conforman un juego intrigante y envolvente, ideal para ser jugado en la palma de nuestra mano.

Desde hoy podremos comprar el primer Final Fantasy que introdujo el sistema de combate ATB (Active Time Battle), entre otras muchas funciones destacables, para nuestro smartphone Android, accediendo desde aquí a la Google Play Store o realizando una búsqueda desde el móvil. Para que luego digan que las nuevas generaciones no tienen la posibilidad de catar las viejas glorias…