Los presos de Reino Unido sí que juegan

Los poetas dicen que, lo único que no pueden retener las rejas de una cárcel, es la voz de los presos, pero parece ser que, a partir de ahora, las consolas también pueden franquear los barrotes de las celdas, al menos en Reino Unido.

Alrededor de 36.000 presos de las cárceles de Inglaterra y Gales podrán disfrutar de agradables momentos con varias consolas para olvidar, al menos durante un rato, su situación de encarcelamiento. Sólo los presos que muestren una buena conducta y correcto comportamiento accederán a esta forma de entretenimiento, según ha dictaminado el ministro de justicia, Crispin Blunt. Además, aseguran que las 36.000 consolas han sido adquiridas sin recurrir a los fondos públicos.

Una vez más, la industria de los videojuegos demuestra ser algo más que un simple juguete para niños, como muchos siguen pensando a día de hoy.