La producción de videojuegos en España, una industria en auge

La industria de los videojuegos en España crece y crece. El año pasado facturó  313,7 millones de euros e incrementó en un 29% el empleo. Estos son sólo algunos de los brillantes datos contenidos en el Libro Blanco del desarrollo español de videojuegos, presentando en Madrid el 22 de mayo.

Los datos de la industria española del videojuego no pueden ser más prometedores. Con 330 empresas dedicadas en España al desarrollo de videojuegos, esta creciente industria se está destapando como uno de los principales motores de la economía digital en nuestro país, según el Libro Blanco del desarrollo español de videojuegos, presentado por DEV (Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento), con el patrocinio de U-tad (centro Universitario de Tecnología y Arte Digital) y el apoyo de ICEX (entidad pública empresarial que promueve la internacionalización de las empresas españolas). Este Libro Blanco se ha elaborado con la participación de las empresas españolas del sector, lo que ha permitido hacer balance de la evolución de la industria del videojuego en nuestro país, que parece vivir un momento de cambio y efervescencia.

Una industria en plena evolución

La introducción de nuevos dispositivos de juego, como los smartphones o las tabletas, ha permitido que el modelo de negocio evolucione. Ya no es necesario un editor y un distribuidor que pongan a la venta los juegos, el propio desarrollador puede ponerlos adisposición del jugador gracias a las tiendas digitales. Además, los desarrollos para estos dispositivos son mucho más baratos que las grandes producciones para consolas. Este cambio de tendencia ha permitido que se esté repitiendo el fenómeno que en la década de los 80 se conoció como “La Edad de Oro del Software español”. Según Ignacio Pérez Dolset (presidente de DEV), “se está reinventado la industria de los videojuegos”.

       

Más de 300 empresas se dedican en nuestro país al desarrollo de videojuegos, lo que en 2013 se tradujo en un 29% de incremento de contrataciones (el 65% de ellas de carácter indefinido) con un 45% de trabajadores menores de 30 años. En total, la industria del videojuego en España proporcionó en 2013 2.630 empleos directos y más de 4.000 empleos indirectos. Vamos, que por lo que parece, ni el paro ni el paro juvenil son el problema de esta industria. De hecho, según el Libro Blanco, casi el 64% de estas empresas tienen problemas a la hora de encontrar personal cualificado, lo que obliga a buscar trabajadores fuera de España o frenar los proyectos.

Lo que sí parece un problema para la industria es la financiación, ya que sólo el 3% de del capital invertido es extranjero, pese a que los ingresos provienen en un 56% de fuera de España (no olvidemos que los videojuegos son un mercado globalizado). Una vez más, se repite la fórmula de los 80 y la industria del videojuego en España se basa en dos factores: el emprendimiento personal (casi el 60% de las empresas tiene menos de 10 empleados) y la creatividad, ya que el 79% de estas empresas se dedica a la creación de juegos propios, al desarrollo de nuevas propiedades intelectuales (o IP, como se llama ahora a las nuevas ideas).

No deja de ser curioso que pese a las altas cifras de facturación, casi 3314 millones de euros, las desarrolladoras españolas encuentren todo tipo de problemas para lograr financiación por parte de los bancos, que están dispuestos a invertir en negocios tradicionales, pero a los que les da sarpullido al oír hablar de negocios digitales, de los que no entienden ni papa. Según comentó Pérez Dolset, es más fácil que te financien un bar que el desarrollo de un videojuego. Por eso es interesante destacar, que las previsiones hablan de que la la industria aumentará su facturación un 130% en los tres próximos años.

Este Libro Blanco del desarrollo español de videojuego deja patente que una de las industrias con más futuro en nuestro país es la de los videojuegos y que es importante que se valore y se cuide en su justa medida, por lo que la DEV ha recomendado a las instituciones públicas que se tomen medidas fiscales y de apoyo, tanto a la formación como al empleo. Y yo os recomiendo que el echéis un vistazo en profundidad al Libro (aquí tenéis el enlace), porque descubriréis que la tendencia se está empezando a invertir y, aunque las consolas de sobremesa siguen representando la segmento con mayor volumen de mercado, los smartphones y tabletas ganan terreno a pasos agigantados.

Estamos asistiendo a un cambio en la industria comparable al que supuso en su día la implantación de las primeras consolas. Un cambio que es interesante seguir de cerca para que dentro de 20 años podáis decir aquello de “yo viví la segunda edad de oro del software español” y hablar con propiedad sobre ello. Esto es sólo el principio...