Superman cumple 75 años

El superhombre más icónico del siglo XX celebra hoy, 18 de abril, su cumpleaños. Superman cumple 75 años y lo hace convertido en la leyenda que definió el camino a seguir por los cómic de superhéroes.

El 18 de abril de 1938 Superman debutaba en los cómics en el número 1 de Action Comics de DC Comics. Este héroe, creado por Joe Shuster y Jerry Siegel, se presentó al gran público como un Hércules moderno, capaz de grandes proezas físicas y resistente a las balas. ¿Cómo podía nadie imaginar que sería el molde del que saldrían los grandes hitos de las historietas durante casi un siglo más adelante?

No en vano, como se ha señalado, en muchos aspectos Superman presentó las bases del héroe moderno, popularizándolo y creando un canon que luego se seguiría e imitaría: Identidad secreta diametralmente opuesta a la heroica, un némesis y archienemigo fijo, problemas para conciliar la carrera heroica con su trabajo y vida familiar, etc...

Ahora bien, eso no significa que Superman siempre fuera el mismo y que en sus orígenes fueran tal y como los conocemos hoy. ¡Oh, no! Por eso mismo, dejad que os contemos una historia.

El origen de Superman, 75 años atrás.

La idea primigenia de Superman hace 75 años, vino dada de las novelas pulp y las historias de fantasía que circulaban en los años 30 por toda Norteamérica como válvula de escape a la Gran Depresión.

En particular, el libro que inspiró la creación del personaje fue Gladiator, una novela en la que presentaba a un invididuo con superpoderes muy similares a los del héroe que conocemos. De este modo, tras realizar los primeros esbozos del nuevo personaje, Siegel y Shuster vendieron a la editorial los derechos del personaje a unos 130 dólares (un dinerito en la época).

Lo que ocurre (y no debemos olvidar) es que aquel Superman de 1938 nada tiene que ver con el Superman que cumple hoy sus 75 primaveras. De hecho, mientras el que conocemos es un amante de la paz, respetuoso, comedido y tiene muchísimos escrúpulos, el de los años 30 era muchísimo más incorrecto. Mataba a sus enemigos, ayudaba a delincuentes juveniles a esconderse de la "bofia", apalizaba a mafiosos o incluso quitaba de enmedio a políticos corruptos. Superman se erigía como el defensor de los más desfavorecidos y un modelo de vigilante antisistema imparable.

Sin embargo, o así indican los expertos, dos episodios cambiaron estas actitudes "canallas" del personaje hacia otras mucho más aceptables desde el punto de vista del establishment. Uno, el final de la 2ª Guerra Mundial y la necesidad de presentar al público americano un modelo que representataba a Estados Unidos y su poderío atómico, el cual prefería no (volver a) utilizar, debido a la responsabilidad que entrañaba. Y dos, 'La seducción del inocente', un panfleto pseudocientífico que practicamente criminalizaba los comic books como vehículo para corromper a la juventud y que en los años 50 obligó a las editoriales de cómics a adaptar sus publicaciones al llamado Comics Code, que suavizaba hasta lo ridículo su producción artística.

Sin embargo, gracias a esto, Superman ya no es el superhombre que ejerce su poder movido por sus impulsos, sino que desde un punto de vista moral es el gran ejemplo de conducta dorada a seguir: responsable, altruista, bonachón, noble, paciente, observador de las leyes... O lo que es lo mismo, el Jesús o el Buda de los superhéroes. Un modelo utópico que asienta las bases de lo que los verdaderos héroes tratan de alcanzar, lo que a todos nos gustaría de alguna forma ser. Empezando por volar y salvar el mundo dos veces antes de cada desayuno.

http://www.dccomics.com/

Lecturas recomendadas