Xbox One vende menos en su tercer trimestre del año fiscal

Microsoft ha presentado los resultados del tercer trimestre del año fiscal, desvelando que tanto los ingresos de la compañía como las ventas de Xbox One han descendido en este periodo de tiempo.

Microsoft ha hecho públicos sus datos financieros del tercer trimestre de su año fiscal con un descenso en las ventas de Xbox One y en los ingresos generales de la compañía. Este periodo, que terminó el pasado 31 de marzo, ha dejado unos ingresos de 21.700 millones de dólares (21,7 billones para los americanos) y unos beneficios de 4.990 millones de dólares. No parecen malos datos, ¿no?

El problema está cuando los comparamos con el mismo periodo de tiempo del curso anterior, justo después de que la consola de nueva generación se pusiera a la venta. En relación al año pasado, los ingresos han aumentado un 6,5%, pero por el contrario los beneficios se redujeron en un 12% por "una disminución en el volumen consolas vendidas y el precio más bajo de Xbox One". 

Durante este tercer trimestre se han vendido 1,6 millones de consolas Xbox One (frente a los 2 millones del curso pasado) y, en total, los ingresos de los productos Xbox bajaron un 24%. Dentro de Microsoft, esta caída se ha compensado con las ventas de Surface (la tablet de MS), que ha conseguido un repunte importante de un 44% sobre los datos del mismo periodo del año pasado.

Siguiendo con los productos de Microsoft, Xbox Live presenta una de las mayores alegrías para la compañía con un crecimiento del 30%. Por otra parte, la serie Lumia vendió 8,6 millones de smartphones (un 18% más) y 24,7 millones de dispositivos; algo que no ha impedido que Microsoft gane menos que el mismo trimestre de 2014.

Fuente: Polygon

Lecturas recomendadas