Imagen de perfil de Daniel Quesada
La opinión de
Daniel Quesada

En el E3, Miyamoto gana a Bieber

imagen por defecto contenido opinión

<p>Hoy me tocaba ir a ver <b>Watch Dogs</b>. Todo estaba bien: había llegado a tiempo (¡milagro!), tenía mi <b>pase VIP</b> para acceder a la sala especial de presentación... Pero surgió un imprevisto. La sufrida relaciones públicas del stand me explicó que "Miyamoto is in da house".

Hoy me tocaba ir a ver Watch Dogs. Todo estaba bien: había llegado a tiempo (¡milagro!), tenía mi pase VIP para acceder a la sala especial de presentación... Pero surgió un imprevisto. La sufrida relaciones públicas del stand me explicó que "Miyamoto is in da house". Vamos, que el mismísimo Shigeru Miyamoto había bajado del olimpo nintendero al showfloor para conocer los juegos más relevantes del E3 2012. Entre ellos, por supuesto, estaba este Watch Dogs, así que habían anulado la cita para prensa y le habían reservado la sala de presentaciones para el solo. Bueno, para él solo y para su traductor, los jerifaltes de Nintendo, los asistentes... En cualquier evento del sector, donde va Miyamoto, no va solo.

En fin, para hacer tiempo, grabé una entrevista con uno de los desarrolladores del juego (muy salao, por cierto). Cuando hubo pasado un rato, volví para ver si se habían reanudado las presentaciones para prensa... Pero pronto me di cuenta de que no: una marea de periodistas esperaba, cámara en ristre, a que Miyamoto saliera de ver el juego. Se había corrido la voz y todo el mundo quería tomar una instantánea del tío más cotizado del sector.

En ese momento me pareció graciosa la escena, es como si al abrirse la puerta fuera a salir Justin Bieber, Tom Cruise o Paris Hilton. Pero no, en el mundo de los videojuegos no hay mayor estrella que Miyamoto. Los periodistas del sector lo saben. No sólo eso: para la mayoría de ellos, como buenos frikis que son, no es sólo un acierto profesional el robarle una foto. Es, posiblemente, uno de los momentos que no olvidarán en la vida.

La cuestión es que se abrió la puerta, salieron varias personas y, al fin, nuestro amigo Shigeru. Los flashes llovían, las preguntas al aire se sucedían, pero Miyamoto se limitó a sonreir, levantar el pulgar en plan "el juego me ha molao" y a seguir el camino que le marcaba su grupo. Salió camino del stand de Capcom, donde conseguí pillarlo en esta foto.

Por suerte, nuestro cámara Justo, al que le va el periodismo de riesgo, sí le cogió un buen primer plano nada más salió por la puerta. Después de eso, el séquito nintendil siguió su camino, intentando llamar la atención lo menos posible (como supondréis, dejar a Miyamoto suelto en mitad del E3 es más peligroso que llevar a Bob Esponja a una guardería). Y así le perdimos la pista... probablemente, hasta que vuelva a sorprendernos con algún número divertido en la conferencia del año que viene.

Así son las grandes estrellas. Las ves durante un par de segundos, pero con eso te basta para escribir una entrada de blog. De hecho, la última de este E3 2012. Disfrutad de los contenidos que nos quedan por publicar de esta feria y... ¡gracias por haberla visitado con nosotros!

Lecturas recomendadas