Imagen de perfil de Raquel Hernández Luján
La opinión de
Raquel Hernández Luján

Ghost in the Shell: el alma de la máquina - ¿Por qué no ha funcionado en taquilla?

Ghost in the Shell: el alma de la máquina

Analizamos por qué Ghost in the Shell: el alma de la máquina no ha funcionado en taquilla como se esperaba y las causas de las nuevas tensiones entre público especializado y generalista.

Ghost in the Shell: el alma de la máquina ha despertado reacciones muy contrapuestas. En general, las críticas han estado muy polarizadas, con algunos casos puntuales especialmente sangrantes. ¿En qué puntos se han cebado más? En el casting, la ligereza del guión y una supuesta falta de personalidad propia de la película.

En el corazón de la polémica la dicotomía en la que se ha movido el proyecto tratando de dirigirse, por una parte, al gran público y por otra, al espectador especializado, lo que ha llevado al director a tratar de ser muy fiel en diversos aspectos visuales de la película de 1995 pero por otra parte a hacer más digestiva toda la carga de profundidad acerca de la esencia del ser humano para generar un blockbuster de ciencia-ficción.

Ghost in the Shell en edición coleccionista por el 20 Aniversario

Algunos consideramos que lo ha conseguido, pero independientemente de lo que hayamos dicho los críticos, la que ha hablado ha sido la taquilla. Según Deadline, se estima que Ghost in the Shell: el alma de la máquina perderá cerca de los 60 millones de dólares debido a una carísima producción a la que se suman los costes onerosos de promoción. Se espera que la película recaude en taquilla unos 200 millones de los cuales 150 millones vendrían del público internacional, pero se estima que los costes se han aproximado en suma a una cifra cercana a los 260 millones. Hay que recordar que la película tuvo una recaudación bastante pobre en Estados Unidos durante su primera semana, la más importante, con solo 50 millones de dólares.

En España no se puede decir que haya sido un fiasco comercial: a pesar de que debutó en tercer lugar tras La bella y la bestia (que por cierto es el estreno más taquillero de lo que va de año habiendo superado incluso a Cincuenta sombras más oscuras) y Los pitufos: la aldea escondida, lo hizo consiguiendo 1,1 millones de euros, pero perdió un 62 % de espectadores en su segundo fin de semana en cines, añadiendo sólo 430.000 € al acumulado. Veremos si el puente de Semana Santa le va bien o no a la producción. Está claro que está muy lejos de lo esperado y que las metas que s

¿Qué ha pasado?

Paramount ha dado sus propias explicaciones sobre el fracaso en taquilla en Estados Unidos, constatando que la elección de Scarlett Johansson para el papel de la Mayor, ha sido lo que principalmente ha hecho que no sea bien acogida por los seguidores de Ghost in the Shell.

El casting ha sido problema desde el primer momento: se llevaron a cabo numerosas peticiones online para protestar por esta razón y la productora no parece haber sabido responder a las preocupaciones de los fans. El caso es que quien haya visto la película descubrirá la justificación para el cambio de etnia de la Mayor, que se salda con un trabajo brillante por parte de Johansson. No lo digo yo, ni el señor que escribe en The Telegraph, sino el propio Mamoru Oshii.

Y por otra parte, parece un problema menor. ¿Acaso deslegitima a una película la procedencia de sus intérpretes? Quien acusa a esta cinta de estar "americanizada" no debería hacerlo precisamente por el casting, que no podría ser más diverso, ni mucho menos por la apariencia de la Mayor, que no es más que "la carcasa" de su identidad preservada en el cerebro humano que alberga en su interior.

Pero es que si nos ponemos tontorrones y restrictivos pues no tendríamos algunos peliculones que fueron adaptaciones o remakes que cruzaron el charco, como Los siete magníficos o Por un puñado del dólares, sin ir más lejos. Conste que soy la primera detractora de los remakes innecesarios, y de añadirle azúcar extra a lo que ya es dulce de por sí... es una práctica muy extendida y hasta cansina ya la de hacer un remake de casi cualquier cosa solo para sacarle partido a un título que el público ya conoce tirándolo como si fuera un anzuelo y la audiencia medio boba.

Y aquí viene la paradoja: las previsiones para el estreno en Japón, país de origen de la saga, han sido razonablemente buenas. Con críticas muy positivas entre los fans de varias plataformas. Flipad: los usuarios japoneses comentan en su mayor parte la incredulidad acerca de la polémica por el "blanqueamiento" del personaje. Una polémica que surgió verdaderamente desde diversos sectores artísticos en los Estados Unidos. ¿Estamos ante el rollo del postureo occidental otra vez? ¿Inflamos el pecho indignados porque Scarlett Johansson interpreta el papel de una mujer asiática que no parece asiática en ningún momento ni en el manga, ni en el anime, ni en las pelis porque es lo políticamente correcto cuando en Japón están entusiasmados porque es una sólida actriz?

Por otra parte, ¿qué sucede con los live-actions que tan raras veces funcionan en taquilla? Ha habido algunos que sí han conseguido encandilar al público, pero no penséis que son demasiados:

¿Cambiar, actualizar o dejarlo todo igual?

Las críticas a Ghost in the Shell: el alma de la máquina son muy contradictorias: unos dicen que es demasiado simplona respecto al material original, otros la acusan de ser en exceso literal y no conseguir trascender más allá de lo ya conocido. Ni tanto, ni tan calvo. A nivel visual es un deleite, a nivel argumental, ha sido Hideo Kojima el último en pronunciarse de una manera más certera:  “El respeto que muestra la película al imitar el anime es incuestionable. Como verdadero fan de las obras originales, sin embargo, no puedo dejar de sentir que la producción está atrapada en la obra original y no consigue presentar una identidad propia”.

Análisis del anime de Ghost in the Shell (1995)

Sumemos la cuestión de las expectativas: parece que todo el mundo esperaba, en vista de los tráilers, una película mucho más redonda: un "plagio" literal en live-action de la película del 95 o bien algo radicalmente transgesor que actualizara todo el trasunto argumental y lo elevara más allá con las nuevas implicaciones éticas de los descubrimientos y usos actuales de la tecnología. Los propios titulares de los periódicos estos días nos dan para elucubrar sobre un futuro no tan lejano en el que la fusión del hombre con las máquinas parece inminente. Nanotecnología, prótesis, la búsqueda de cura de enfermedades neurodegenerativas, implantes neuronales... Todo parece estar avanzando mucho más deprisa de lo que lo ha hecho el guión de Jamie Moss, William Wheeler y Ehren Kruger que han sido comedidos a la hora de nadar por aguas tempestuosas para no atiborrarnos de información.

Sea un caso o el otro el mayoritario, lo cierto es que había mucho margen para trabajar. Lo que para unos es un punto débil para otros es una virtud: restándole profundidad y capas a la historia pretendían atrapar a más espectadores pero esto ha terminado por espantar a la audiencia.

Como muestra, un botón: Michael Pitt interpreta a uno de los pocos personajes de la película que no aparecen en el anime de 1995; procede de la serie animada Ghost in the Shell: Stand Alone Complex: 2nd GIG . En la nueva cinta, Hideo Kuze es un activista convertido en androide contra su voluntad. Al ser un modelo defectuoso, es desechado. Este "villano" no es como el de la serie sino que puede considerarse una amalgama de otros personajes de la franquicia, como "el titiritero" (Puppet Master, antagonista de la película de 1995), "el hombre que ríe" (Laughing Man, de la serie); además del Kuze original. Al público no especializado esto le importará tres narices, como tantos otros detalles que sí que serán de máxima relevancia para los acérrimos seguidores de la saga. Restándole sexualidad al personaje principal también se han perdido espectadores: hubo quienes dieron palmas con las orejas pensando que verían en cueros a Johansson, y llamadme mal pensada, pero creo que más de dos se han decepcionado al ver el tratamiento físico del personaje.

Encontrar el punto medio para contentar a todo el mundo es imposible y Ghost in the Shell: el alma de la máquina podría quedarse sin la oportunidad de seguir desarrollando la saga, algo que, personalmente, a mí me apena mucho. Creo que esta película es un punto de partida para lo que podría ser un festín, pero el dinero manda. Y ojo, que no es que esté teniendo malos resultados, sino que se esperaban otros mucho mayores, sobre todo en Estados Unidos. ¿Quedarán escaldados y dejarán la posible continuación en el aire? ¿Se arriesgarán a profundizar en las ideas por explotar? Aún es pronto para decirlo, pero ojalá que la taquilla internacional siga apoyando la segunda opción.

Lecturas recomendadas