Imagen de perfil de Javier Abad
La opinión de
Javier Abad

¿Hace un café?

imagen por defecto contenido opinión

A mí sí que me apetece uno, sobre todo si es tan sabroso como el que nos va a servir Nintendo en el próximo E3. Porque supongo que ya sabéis que la Gran N ha confirmado oficialmente que en la feria de Los Angeles va a mostrar al mundo (redoble de tambor)… ¡la consola sucesora de Wii! Y por si alguno todavía no sabe a qué viene lo del café, os aclaro que no es que Juan Valdés vaya a sustituir a Mario como mascota, sino que el supuesto nombre en clave de la máquina es Project Café.

Lógicamente, la red se ha llenado de comentarios sobre semejante notición. Yo acabo de hacer una búsqueda del nombre en Google y me han salido 235 millones de resultados nada menos, una cifra capaz de desanimar a cualquiera que pretenda aportar algo nuevo. Sin embargo, siento un nosequé dentro de mí. Al principio pensaba que eran gases, pero ahora sé que son ganas de escribir algo sobre el tema, y esto solo se pasa dejándolo salir.

Aparcando por un momento las posibles prestaciones de la consola, a mí me sorprende que a una compañía como Nintendo, capaz de ser la reina del hermetismo cuando le conviene, se le hayan llenado las oficinas de goteras por las que se filtra una información tan sensible. Vamos, que después de Wikileaks ha llegado Wiileaks. Llamadme malpensado, pero creo que esto responde a un brillante plan que seguirá desarrollándose hasta el E3, y que ya ha conseguido que todos los focos de atención de la feria apunten a su nueva consola y dejen en la sombra a las demás compañías. ¿O es que alguien se acuerda de la NGP de Sony, por ejemplo?. Si trabajara en la prensa rosa (¡líbreme Dios!), diría que todo ha sido un montaje interesado, pero mejor lo llamaré estrategia de marketing…

Esto me lleva a pensar en lo que pensarán Sony y Microsoft ahora que Nintendo ha movido ficha en el tablero de la próxima generación de consolas. Y es que después de lo que pasó con Wii y DS, y lo que puede estar empezando a pasar con 3DS, todo aquel ingeniero de desarrollo que intente adivinar por dónde transcurrirá el futuro de los videojuegos debe fijarse en lo que sale de aquí antes de decir esta boca es mía. Nintendo ha demostrado que quizá no sea la que más dinero tiene, ni tampoco la que maneja la tecnología más puntera, pero sí es la más creativa, y eso de convertirte en líder de tendencias es un capital que para mí lo quisiera, como bien saben en Apple. Por eso, mi pronóstico es que si Project Café tiene un mando con pantalla integrada, una nueva detección de movimientos o nos pone a jugar haciendo el pino-puente, que no os sorprenda que sea así como nos veamos todos de aquí a unos años, sin importar la marca de nuestra consola.

Lecturas recomendadas