Imagen de perfil de Urko Miguel
La opinión de
Urko Miguel

Las 'HD Collections' o cómo sacar tajada con el mínimo esfuerzo

imagen por defecto contenido opinión

Recuerdo cuando adquirí mi flamante Playstation 3 de 40GB, acababan de suprimir la función de retrocompatibilidad con juegos de PS2 que hasta ese momento disponían las primeras consolas de 60GB (¡ouch!). La excusa que nos dieron desde la compañía nipona no fue otra que la reducción de los costes de fabricación, lo que habría causado un mayor descontento para el populacho videojueguil si no fuera porque dicho “recorte” vino acompañado de la primera rebaja en el precio de la nueva consola de Sony, por lo que al final el recorte no fue tan doloroso.

Pasó el tiempo y eran muchos los rumores, algunos alimentados por la propia Sony (patente de por medio), de que acabarían implementando la retrocompatibilidad por Software, es decir, con alguna de esas actualizaciones que tanto nos gustan. Que esto era posible se sabía, y de hecho recientemete lo hemos podido comprobar con la publicación en la Playstation Store de juegos de PS2 que estamos viendo estos últimos meses (¿e ahí el uso de la patente?). Sin embargo, los rumores nunca llegaron a cuajar y lo más cercano a la retrocompatibilidad que conocemos a día de hoy implica, en cualquier caso y para nuestro infortunio, “pasar por caja”.

En este contexto nos encontramos las “HD Collections”, siendo la primera entrega en portar esta insignia la compuesta los dos primeros God Of War que salieron en PS2. La propuesta jugable era mayúscula: se nos ofrecían las dos primeras entregas del que, al humilde entender de este colaborador, era y es el buque insignia de la marca Playstation, remasterizados en alta definición, con trofeos y a precio reducido.

La cosa pintaba bien, y de hecho lo hizo, ya que se vendieron una cantidad ingente de copias, alrededor de dos millones y medio (más de la mitad de lo que han vendido el resto de las entregas por separado). Desde Sony ya se frotaban las manos, los beneficios obtenidos tras unos costes de producción que ni se acercan a los de un juego hecho desde cero eran enormes y mientras tanto, los usuarios que habían adquirido su copia de God Of War Collection por el “asequible” precio de 39,99€, entre los que me incluyo, contentísimos con el gran trabajo de remasterización.

Al lavado de cara de Kratos le siguieron el Príncipe de Persia y Lara Croft, ésta última en un remasterización de ¿todas? las entregas de Tomb Raider en PS2. Y pongo el “todas” en interrogante porque una de las entregas se quedó fuera. Sí, estoy hablando del que fue a mi opinión, injustamente vapuleado por la crítica: El Ángel de la Oscuridad.

Quizá desde EIDOS pensaron que con darnos dos juegos (¡ah!, que fueron tres, se me olvidaba que incluyeron también el Underworld de PS3 sin venir a cuento) íbamos más que servidos, opinión que hemos visto ahora también comparten desde Konami con Silent Hill que también ha incluido sólo dos juegos en su HD Collection. ¿Dónde está Silent Hill 4?, quizá se les quedó atrapado en The Room (lo siento por el chiste malo, pero estaba a tiro).

Y así sucesivamente, hemos podido ver cómo otras compañías han ido sumándose a la fiesta de sacar tajada con el mínimo esfuerzo, “HD Collections” como churros, desde el Sly Trilogy hasta el reciente Devil May Cry Collection, pasando por el Team ICO Collection, Metal Gear Solid HD Collection, Splinter Cell Collection, Silent Hill HD Collection, etc., hasta Sony se ha permitido el lujo de sacar una segunda entrega de la God Of War Collection con las dos entregas de la saga en PSP. Un momento, ¿he oído PSP?, ¿es que tenemos nuevo mercado a la vista? Ahora sospecho lo que van a hacer con Silent Hill 4: nos lo venderán en una segunda entrega con los otros dos que salieron en PSP y PS2 (Origins y Shattered Memories), y si no tiempo al tiempo.

Pero volviendo a lo que nos interesa, que me estoy yendo por peteneras, estas HD Collections tenían además el atractivo de poder disponer de todos sus títulos tanto en formato físico como descargable, algunos de ellos además por separado a un precio más que competente.

Pero, ¿todos? Pues resulta que no. En medio de toda esta vorágine comercial sucede algo incomprensible, sobre todo tratándose de quién viene, las dos entregas de la saga Resident Evil en PS2 remasterizadas también en HD, pero OJO, en Europa y Estados Unidos sólo en formato descargable, con la gran pérdida de clientes potenciales que ello suponía que se negaban a comprarlo en formato digital (Capcom, no te reconozco).

Muchos fuimos los que aplaudimos, y de nuevo me incluyo, cuando nos confirmaron que juegos como Resident Evil 4 íbamos a poder jugarlos en alta definición, pero el hecho de que no los comercializaran en Occidente en formato físico supuso una estocada mortal.

Resumiendo, este nuevo mercado iniciado por Sony con su God Of War Collection nos presentó una propuesta jugable, a priori, bastante interesante: juegos que marcaron un antes y un después en la anterior generación, remasterizados a la alta definición, con trofeos, en algunos (pocos) casos con algún que otro añadido, y a precio reducido. Que nos resulte esta oferta rentable ya dependerá del gusto de cada uno y sobre todo, y hablo desde mi punto de vista, de que en su momento disfrutáramos o no del juego en cuestión, lo que hará en el mayor de los casos de que las posibilidades de adquirirlo sean muchísimo mayores que de tratarse sólo de volver a jugar a un juego que ya nos pasamos en su día, e incluso varias veces, pero eso sí, en HD y con trofeos.

No obstante, en opinión de este colaborador, los precios deberían ir en consonancia con los bajísimos costes de producción que hay detrás de estas remasterizaciones, no digo que los 39,99€ que se ha marcado como baremo oficial no sea económico, pero aún podían serlo más (caso del Silent Hill HD Collection que está a 29,99€).

Lo que está claro es que si hay alguien para quienes este mercado es muy  rentable son las compañías, que con un mínimo esfuerzo, porque siendo claros, remasterizar un juego en HD y añadirle trofeos no tiene mucho misterio, y lo dice alguien que no tiene ni idea de programación a riesgo de equivocarse, logran unos beneficios mayúsculos.

Pero lo que debemos preguntarnos por encima de todo esto es, si la decisión de Sony en su momento de suprimir la retrocompatibilidad desde las PlayStation 3 de 40GB vino solamente motivada por la reducción de los costes de fabricación, y no también en una estrategia comercial a largo plazo que finalmente se tradujo en las “HD Collection”. Yo no sé la respuesta a esto, y puede que nunca lo averigüemos, pero si hay algo que no escapa a nadie y apuesto mi figurita de Kratos de 21cm es que de haberse mantenido la retrocompatibilidad, el impacto comercial de las HD Collection no habría sido tan grande.

Lecturas recomendadas