Imagen de perfil de Rubén Guzmán
La opinión de
Rubén Guzmán

Mario, ¿cansado de tanto salto?

"Cada nueva aventura de plataformas de Mario ofrece novedades jugables, sorprende con ideas revolucionaras y marca un nuevo estándar de calidad en el género".

Este era el mantra que yo me repetía a mi mismo hace ya algún tiempo, y obras de la calidad de Super Mario 64 me respaldaban. Sin embargo, algo ha cambiado, y la prueba más clara fue el anunció de Super Mario 3D World.  A falta de unos meses para que salga el juego nadie puede juzgar aún su calidad, pero está claro que el impacto del anuncio no ha sido comparable al producido por anteriores aventuras del fontanero.

En el número 251 de la Revista Oficial Nintendo (que podréis comprar el 9 de agosto, permitidme un poco de publicidad descarada), se publicará un árbol genealógico de las aventuras plataformeras de Mario. Al hacer repaso de los títulos, me he dado cuenta de esto: sin contar “remakes” ni “spin-off” (juegos protagonizados por Yoshi, por ejemplo) de 2006 a 2013, un periodo de 8 años, Nintendo habrá lanzado 9 aventuras de plataformas de Mario completamente nuevas. Si coges otros 8 años atrás, de 1998 a 2005… solo tienes una: Super Mario Sunshine de GameCube. Es verdad que por esta época hubo mucho “remake” para GBA, pero juegos completamente nuevos, solo ese.

Como toda selección arbitraria de datos, las conclusiones son relativas: si me voy otros 8 años atrás (de 1990 a 1997) el número de juegos nuevos, contando los de Game Boy, son 7. Aún así Nintendo lanza ahora más aventuras de plataformas del fontanero que nunca.

Pero, ¿por qué he elegido periodos de 8 años? Porque justo hace ese lapso de tiempo salió el juego que, en mi opinión, lo cambio todo: New Super Mario Bros. para DS. Este de aquí:

Tras la recepción un tanto fría de Super Mario Sunshine, Nintendo se arriesgaba a volver a las mecánicas de juego 2D, eso sí, en la consola de mayor éxito de la historia: Nintendo DS. Y para sorpresa de muchos vendió… casi 30 millones de copias (según la web Vgchartz). Para que te hagas una idea, el GTA más vendido, San Andreas, se quedó cerca de los 21 millones. En tiempos recientes, solo Call of Duty Modern Warfare 3 ha rozado los 30. Por no mencionar que el desarrollo de New Super Mario Bros. seguramente fue mucho más económico que el de un Triple A para consolas de sobremesa.

Tal éxito, refrenado después por Super Mario Bros. Wii y la también multimillonaria saga Mario Kart, volvió a poner al fontanero en lo más alto de la industria del videojuego. Nintendo apostó por él para aumentar las ventas de 3DS con Mario Kart 7 y Super Mario 3D Land, y consiguió que su nueva portátil volviera a liderar el mercado. Y ha intentado una jugada parecida con Wii U, que a finales de año recibirá Super Mario 3D World y la próxima primavera Mario Kart 8. Pero debe ser un toque de atención que New Super Mario Bros. U no consiguió este efecto en el lanzamiento de la consola.

De todo esto, una posible deducción es que la vuelta a mecánicas más clásicas y menos arriegadas (las 2D) y la mayor frecuencia de nuevos juegos de Mario ha provocado que los nuevos anuncios tengan menor impacto. ¿Se está equivocando Nintendo en la dirección que sigue su personaje estrella?

Estos días he retomado New Super Mario Bros. 2 para 3DS. Ha sido el juego de plataformas de Mario menos valorado (que no mal valorado) por la crítica en bastante tiempo. Ahora estoy jugando el Mundo Estrella, que se abre tras pasarte la Historia y pagar 90 Monedas Estrella. En este punto del juego, cuando se puede considerar que ya estoy disfrutando de los extras, se pone de manifiesto algo: que Nintendo sigue poniendo un esfuerzo tremendo en cada nuevo Mario. El equilibrio en el diseño de niveles permite que el juego se lo pase cualquiera sin muchos problemas, pero a quien busca los secretos le ofrece una enorme satisfacción, porque para conseguirlos hace falta perspicacia y, sobre todo, un dominio cada vez mayor de las habilidades plataformeras del fontanero. Por no mencionar que los auténticos virtuosos del pad podrán picarse con “speedruns” y demás proezas, porque cada centímetro de los escenarios está pensado para que los más jugones puedan aprovecharlo.

Tal cuidado en el diseño no se nota en las primeras horas, lo cual puede ser un handicap de cara a los análisis ("¡Corre, corre, hay que publicarlo los primeros…"). Pero el caso es que Nintendo sigue intentando que cada Mario sea un producto de calidad.

El problema es que cuando tienes el listón tan alto. Las aventuras de plataformas de Mario son, probablemente, la saga más importante de la historia de los videojuegos. Y la gente no solo te pide calidad. Te pide que les dejes con la boca abierta. Algo que solo se consigue si tomas riesgos... y que Nintendo parece ahora menos dispuesta a hacer.

Si buscabas alguna conclusión a todas estas parrafadas, amigo lector, lamento decepcionarte, porque esta historia está todavía contándose. El próximo capítulo se llama Super Mario 3D World y lo disfrutaremos a finales de año en Wii U. Supongo que trabajar así tiene que ser una presión muy grande: que no solo se espere que seas bueno, si no que alcances la genialidad. En las oficinas de Nintendo suelen estar acostumbrados, veremos cómo responden al reto.