Imagen de perfil de José Luis Sanz
La opinión de
José Luis Sanz

Ridge Raaaaaacer

imagen por defecto contenido opinión

Yo siempre fui mucho de SEGA y de sus Virtua Racing, Daytona USA y, sobre todo, SEGA Rally y, la verdad, jamás me llamó la atención la recreativa de Ridge Racer con coche y todo que había en Madrid en aquellos tiempos. Era un lujo de coin-op que me pareció muy difícil de manejar con unos derrapes incomprensibles. Me tiraban más los polígonos de AM#2 & Cía que las carretas de Namco y su System 32 que tan buenos juegos nos dejó en aquella época (¿recuerdan a un tal Tekken?)... Pero ocurrió un acontecimiento inesperado que lo cambió todo.


El caso es que un buen día me llamaron de Nintendo. Tenían una PSX en la oficina y querían que me acercara a verla. ¡¡Ups!! Cómo debía ser la máquina para que la compañía de Mario y Yoshi me dejara disfrutar de la competencia (Sony) en sus oficinas. Me llevaron a la sala de reuniones en la que tenían un proyector con una pantalla gigante y... el bicho Ridge Racer empezó a moverse. ¡¡Uff!!, aquello era bestial. ¡¡Madre mía!! “¡¡Vaya torta os van a pegar con esta consola!!”, me salió del alma...

Desde entonces, Ridge Racer es una cita obligada en cualquier consola que juego. Son títulos explosivos, increíblemente divertidos y que desde que se pueden jugar fácilmente en modo multijugador... ¡¡son la repera y no me separo de ellos!! A los cuatro primeros de PSX, el 5 de PS2, el 6 de Xbox 360 y el 7 de PS3, los 2 de PSP y ahora el de Nintendo 3DS que ya es un Ridge Racer de verdad. Pero entre duelo StreetPass y carreras del campeonato, este fin de semana he caído en un detalle que hasta ahora no había advertido. O no había reparado en él: la casualidad de que siempre hay un Ridge Racer cuando lanzan una nueva consola.


Ridge Racer es uno de esos juegos que SIEMPRE se colocan en la línea de salida de cada nueva consola. Es sabido por todos que esos primeros juegos que llegan con cada nuevo cacharro suelen venderse por que sí, ya que la oferta (por géneros) en ese momento no es muy alta y los paganinis (es decir, nosotros) nos acabamos comprando casi cualquier cosa. ¡¡Si hasta me aficioné a jugar con Metal Gear Acid sin tener ni papa de japonés con el método en ensayo-error cuando salió PSP en las navidades de 2004 simplemente para jugar con algo!!


Ese don de la oportunidad, Namco lo ha sabido trabajar como nadie y, si tiramos de memoria, podemos ver un Ridge Racer siempre al lado de una nueva consola. El primer día. Sin retraso. Así ocurrió con PSX, PS2, PSP, Xbox 360, PS3 y, ahora, Nintendo 3DS. ¿Casualidad? Me da que no. Es un modo de negocio que le ha ido de maravilla a Namco y que justifica seguir haciendo lo mismo hasta que otros se den cuenta y le copien la estrategia.


Namco, además, tiene muy bien cogidos los tiempos y no sólo en el lanzamiento. El primer juego para una consola lo saca el primer día y luego, según le ha ido con las ventas, nos administra una segunda dosis de recuerdo como si de una vacuna se tratara. Así ha pasado tras PSX (donde se pasó tres pueblos exprimiendo la vaca cuatro veces): en PS2 y PSP lanzó uno en el lanzamiento y otro pasado un tiempecito. En PS3 y Xbox 360 está tardando (aunque se anuncia uno para 2012) y en Nintendo 3DS cumple con el protocolo en el lanzamiento.

Namco-Bandai, otrora Namco, sabe administrar los tiempos e ir cambiando lo justito en estos juegos para que no se queme la franquicia. Lo hizo en los tiempos de las vacas gordas por lo que ahora, cuando todo el mundo pliega velas, con más razón. Por si acaso y hasta que salga PSP2 con otro Ridge Racer bajo el brazo, voy a disfrutar del de Nintendo 3DS.



Y a vosotros, ¿os hace Ridge Racer?

Lecturas recomendadas