Imagen de perfil de Sonia Herranz
La opinión de
Sonia Herranz

Una de vídeos honestos

imagen por defecto contenido opinión

Entiendo que esto de los “vídeos honestos” no deja de ser una broma, una parodia de los tráilers oficiales. Esos fantásticos vídeos que hacen las editoras de películas y de videojuegos para promocionar sus productos audiovisuales. Pequeñas piezas, impactantes, espectaculares y orientadas a disparar nuestras expectativas y que muchas veces son mejor que el propio juego o peli. Lo entiendo y me hace gracia, de verdad, me río como todo hijo de vecino con el ingenio de los montadores de estos vídeos, capaces de hacer chanza y burla de lo más sagrado. Pero lo que no entiendo es eso de que se les llame “vídeos honestos”… 

Es una chorrada, lo reconozco, pero no me gustan las cosas que dan lugar a equívoco, supongo que porque yo me equivoco mucho y me explico muy mal. ¿Qué tiene de “honesto” sacar de contexto un movimiento, una frase o un bug? Pues tiene exactamente la misma honestidad que el vídeo original producido por la compañía de turno, uno destinado a meternos un juegopor los ojos y el otro destinado a hacer que nos riamos de él (que no con él). Los dos, el oficial y el “honesto”, usan imágenes reales y dicen verdades a medias… ¿No serán los dos igual de deshonestos? ¿Nadie lo ha pensado antes? ¿Por qué es más honesto el que defiende que el que ataca? ¿No estará la honestidad a medio camino? Aquí podéis ver un montón de vídeos honestos.

Esta peculiar circunstancia me ha hecho preguntarme qué entendemos por honesto… ¿De verdad hacer mofa es ser honesto? ¿Es más honesto el que grita más alto o insulta más fuerte? Desgraciadamente, cuando me paseo por las redes sociales, los foros, los comentarios de cualquier web y hasta cuando oigo a lo políticos hablar (que es lo normal, pero es muy triste), descubro que sí, que así es. Si eres brusco, eres honesto. Si eres cruel, eres honesto… Aunque digas verdades a medias y busques más destruir que llegar a la verdad.

El caso es que, no sé muy bien por qué proceso mental, nos resulta más creíble el que ataca que el que expone. El que grita que el que razona. Si le dices a alguien una crueldad no eres brusco, eres “honesto”. Curiosamente, en la definición de honesto se incluye la palabra “justo”, y ser justo consiste en decir lo bueno y lo malo. Y yo añadiría: sin herir más de lo necesario. Hacer sangre de los defectos de otro (y me da igual que sea un videojuego, una película, un libro o una persona), no es ser honesto. Especialmente cuando nosotros mismos no somos conscientes de nuestros defectos...

No pretendo iniciar una campaña para que se elimine los “vídeos honestos”. Faltaría más. Tampoco pretendo que se les margine, se les ataque o se reniegue de ellos. Con lo que me río (a veces). Pero sí me gustaría cambiarles de nombre, porque no es honesto... Reconozco que no se me ocurre otra manera de llamarlos (quizá porqué no he dormido bien, que también es cuando me da por pensar cosas raras), pero me gustaría que lo pensáramos todos juntos. No está bien confundir honestidad con burla. Detesto a la gente que cuando se pasa tres pueblos se defiendo con el “he sido honesto”. ¿Estás seguro de tu honestidad? 

PD.- A los que no os gusta que no hable directamente de juegos, lo siento. Hay muchos artículos que sólo hablan de videojuegos en esta web: me apetece tomarme un respiro de vez en cuando. Y, honestamente, hay veces que otras cosas me inspiran más. 

Lecturas recomendadas