Reportaje

Batman Arkham Asylum celebra su 5º aniversario

Por Álvaro Alonso
-

Batman Arkham Asylum cumple cinco años. El sublime trabajo de Rocksteady llegó a las tiendas tal día como hoy, y lo hizo para quedarse. Recordamos algunos de los mejores momentos que la saga nos ha dejado desde entonces.

Hoy, hace exactamente cinco años, se ponía a la venta no solo uno de los mejores videojuegos de súper héroes realizados hasta la fecha (por no decir el mejor), sino también uno de los títulos más importantes de la última década. Hablamos, por supuesto, de Batman: Arkham Asylum, la obra maestra con la que Rocksteady saltó al estrellato de la industria y que catapultó al Caballero Oscuro al olimpo de los videojuegos. La primera entrega de la saga Arkham cuenta ya con una magnífica secuela en su haber (Batman: Arkham City), una precuela (Batman: Arkham Origins), y una última entrega en desarollo para las consolas de la actual generación (Batman: Arkham Knight) que pondrá punto y final a una de las mejores sagas de la historia de los videojuegos.

Poco se esperaba de un juego basado en un súper héroe (las adaptaciones de este tipo de personajes, salvo en contados casos, han resultado siempre nefastas) y además realizado por un estudio prácticamente desconocido, pero esta compañía de origen inglés lanzó un batarang directo a la cara de todos aquellos que se atrevieron a dudar: Batman Arkham Asylum se convirtió casi instantáneamente en el título que más justicia ha hecho a un personaje de cómic, cine y series hasta la fecha, y tiene escritas las palabras "Triple A" en todos y cada uno de sus apartados. Pero ¿cuáles fueron sus claves? La primera, sin lugar a dudas, es contar entre sus responsables con auténticos obsesos de Batman: cualquier fan del Hombre Murciélago, por mucho o poco que supiese sobre el personaje, se sintió como en casa con la cantidad de referencias y huevos de pascua escondidos en Arkham Asylum. Desde la magnífica serie animada, hasta las películas de Tim Burton, pasando por el reciente Caballero Oscuro de Chistopher Nolan, el juego está plagado de pequeñas alusiones a todos los formatos que ha tocado el protector de Gotham que hacen que la partida sea una auténtica gozada para cualquier fan.

Además, los chicos de Rocksteady no escatimaron gastos a la hora de rodearse de nombres clave dentro del Bat-universo: Paul Dini, guionista de la serie animada, fue el responsable de la historia de Arkham Asylum, que a su vez estaba inspirada en la novela gráfica de mismo nombre escrita por Grant Morrison (si aún no la habéis leído... ¿¡A qué esperáis!?). Además, la versión anglosajona cuenta con las voces de Kevin Conroy, Mark Hamill y Arleen Sorkin: Batman, el Joker y Harley Queen en la serie animada. Eso sí, la versión en castellano tampoco se quedó atrás: Claudio Serrano, voz de Christian Bale en el cine, se encargó de dar vida al Caballero Oscuro, y la polivalente voz de José Padilla retrató a una de las mejores encarnaciones del Joker que hemos tenido el placer (y la locura) de disfrutar hasta la fecha.

Semejantes valores de producción no serían nada si el estilo de juego no acompaña, pero Rocksteady tampoco decepcionó en ese aspecto: combinando inteligentemente exploración, puzzles y combates, con un desarrollo al estilo "metroidvania", Arkham Asylum consiguió engancharnos desde el minuto uno y nos hizo vibrar de emoción hasta su explosivo final. No somos pocos los que gritamos aquello de "¡Yo soy Batman!" al llevar a cabo una acción espectacular durante la partida. Pero por encima de todo, hay que destacar el brillante sistema de combate free flow, imitado hasta la saciedad desde entonces: sencillo a la par que espectacular a la hora de manejarlo, pero complicado y profundo si queremos llegar a dominarlo y obtener un combo sin interrupciones... O la codiciada bonificación Caballero Oscuro que tantos puntos otorga en los modos desafío.

La suma de todas estas partes dio como resultado el que es, en palabras del libro Guiness de los récords, "el videojuego de súper héroes más aclamado de la historia", algo en lo que no podríamos estar más de acuerdo. ¿Cómo olvidar ese inicio, caminando lentamente mientras acompañamos al Joker y al alcaide Sharp por los pasillos del Asilo Arkham? ¿Cómo olvidar la primera vez que limpiamos una habitación de matones, utilizando las sombras y el miedo para acabar sigilosamente con cada uno de ellos? ¿O la primera vez que hicimos volar los dientes de un grupo de malhechores sin apenas despeinarnos? ¿Cómo olvidar todas y cada una de las apariciones de Espantapájaros, que incluso nos hizo creer que nuestra consola se había estropeado? ¿El combate contra Cocodrilo Asesino? ¿Los acertijos de Enigma? ¿La fiesta sorpresa del Joker? Vale, vale, ya paramos, pero ahora os toca a vosotros: contadnos cuáles son vuestros mejores recuerdos de esta obra maestra, ¡y no olvidéis desearle un feliz cumpleaños!

Lecturas recomendadas