Reportaje

Especial Halloween: Terror asiático

Por David Martínez
-

Desde que la pequeña Sadako salió arrastrándose de nuestro televisor, las películas de terror y cine fantástico japonés se convirtieron en uno de los géneros de moda. Estas historias de espíritus atormentados, sangre y tecnología al servicio del terror, también han dado el salto a los videojuegos. Aquí os dejamos lo mejor del género. 

Continuamos nuestro terrorífico especial de Halloween. Después de poneros los pelos de punta con lo más representativo del gore en cine y videojuegos, nos acercamos a un género más específico: el terror asiático. Aunque hay grandes obras de cine de terror en el cine clásico japonés (algunas de ellas están comentadas en nuestro reportaje sobre los Yokai) este género no comenzó a pegar fuerte fuera del país hasta finales de los 90. Eso sí, durante la siguiente década, atravesamos una auténtica explosión de esta nueva forma de pasar miedo. Como siempre, os dejamos con los mejores ejemplos del género.

The Ring (1998)

Aquí empezó todo. Culpable de una digna adaptación americana (dirigida por Gore Verbinski en 2002) y de dos películas más, Ring 2 y Ring 0, la cinta de Hideo Nakata es una referencia dentro del género de terror y en particular del estilo japonés. Si no habéis leído la novela de Koji Suzuki (corred ahora mismo) esta era la primera vez que ver a una niña en camisón, con el rostro oculto por su melena, nos aterrorizaba así. Pero después se convertiría en un recurso tan común como los espíritus o los asesinos ocultos detras de las cortinas.  Podríamos contaros los muchos motivos, o lo inquietante del final, pero tenemos algo mejor. Subid el volúmen, apagad las luces y reproducid el vídeo siguiente a pantalla completa... da miedito, estáis avisados. 

Audition (1999)

Se trata de una "rara avis" incluso dentro del género del terror asiático. Una pieza exquisita dirigida por Takashi Miike (quien se haría más popular con la adaptación del manga Ichi The Killer y  también nos brindaría Llamada Perdida) y que es una de sus películas más elegantes. Un hombre adinerado, presionado por su hijo, busca esposa a través de una audición. Sin embargo, nada nos garantiza que en lugar de encontrar su media naranja, la bella Asami termine convirtiéndose en una sádica capaz de amputar un pie de su víctima con una cuerda de piano o clavarle inyecciones en la lengua. Toda la película se mueve en un plano irreal, entre la imaginación del protagonista y unas torturas escalofriantes, con un par de sustos de esos que nos hacen saltar de la silla. Aquí os dejamos el tráiler... de nuevo, si os atrevéis a verlo.

 

Uzumaki (2000)

La espiral es una película aterradora basada en el manga del mismo nombre, que firma Junji Ito. Se desarrolla en un entorno rural "enrarecido" por la obsesión de sus habitantes con las espirales. Cuando la estudiante Kirie Goshima llega a Kurouzu, descubre que todo el pueblo ha caído bajo una maldición y que la figura de la espiral está relacionada con una serie de muertes, cada una más macabra que la anterior. Los "pueblos malditos" se tratan muy a menudo en este género, también podemos verlo en la película Inugami o en juegos como Forbidden Siren o los propios Silent Hill. El uso de filtros de color verdoso, le da a la película un tono extraño e incómodo, que funciona a las mil maravillas para hacernos sentir escalofríos, aunque alguna de las muertes parece tan exagerada que roza con lo ridículo. 

St. John´s Wort (2001)

El nombre en versión original es Otogiriso (en España, La Flor de la venganza) y está basado en una novela visual, desarrollada por Chunsoft para Super Nintendo. La película no es gran cosa, pero sí respeta la estética de videojuego, incluso con la interfaz. Aquí tenéis la crítica de St. John´s Wort en nuestro especial cine para gamers.

Dark Water (2002)

Repite el tándem mágico de The Ring: una obra original de Koji Suzuki llevada a la gran pantalla por Hideo Nakata (y que sería después adaptada por Hollywood, con Jennifer Connelly en el papel protagonista). En Dark Water, también hay niña con el pelo largo, pero en esta ocasión la trama se desarrolla en un entorno puramente urbano. Las conexiones con The Ring "cantan" y la historia no es tan terrorífica, pero hay algún momento brillante (como el ascensor) y el argumento es más fácil de entender. 

Ju-On (2003)

Takashi Shimizu realizó dos películas directas para vídeo antes de "atreverse" con la versión cinematográfica de Ju-On (subtitulada The Grudge o La Maldición) y que también tuvo su correspondiente "remake" amercano protagonizado por Sarah Michelle Gellar. Se trata de una típica historia de casa encantada, que recupera la estética de los fantasmas de The Ring (los onryo) y que añade la presencia de un niño, Toshio, para elevar aún más el nivel de terror. Las apariciones de los espíritus, que no dejan títere con cabeza, por cierto, son brillantes, y demuestran que eso de esconderse bajo las sábanas no sirve de nada. Disfrutad con este tráiler original.  

 

Por supuesto, el cine de horror asiático da para mucho más, aquí os ofrecemos la crítica de la película coreana Horror Stories, con cinco historias que os dispararán el pulso. Y ahora, vamos a echar un vistazo a los juegos (y sagas) que han experimentado con este género en los videojuegos.

Project Zero/ Fatal Frame

Una de las mejores sagas de terror -en consola- de todos los tiempos, que se basa en el uso de una cámara fotográfica para "capturar" fantasmas. Estas apariciones tienen la forma de los típicos onryo (los espíritus japoneses vestidos de blanco y con el pelo largo) y se pasean por los escenarios pegándonos algún que otro susto. La ambientación, en escenarios típicamente japoneses, y las leyendas que acompañan a cada una de las muertes (el ahogado en el pozo, los ahorcados...) son coherentes y construyen una atmósfera perfecta. Os dejamos el tráiler de la última entrega, La doncella del cabello negro, que saldrá en exclusiva para Wii U y cuya distribución en Europa aún no está confirmada. El último título de la saga que pudimos jugar aquí fue Spirit Camera para 3DS, cuyo análisis podéis leer aquí mismo

Forbidden Siren

El escritor y director del primer Silent Hill, Keiichiro Toyama, desarrolló estos dos títulos (Forbidden Siren para PS2 y Siren Blood Curse para PS3) en exclusiva para Sony. Los juegos comparten mucho con la obra de Konami: un pueblo donde los extraños no son bienvenidos, la presencia de criaturas extrañas, la niebla... sólo que en esta ocasión es un entorno tradicional japonés, la aldea de Hanuda. Los Shibito (personas cadáveres) que habitan este pueblo -y a los que podemos "poseer"- están realizados con mucho detalle, y casi consiguen hacernos soltar el mando en algunos momentos. El juego está narrado desde el punto de vista de varios supervivientes en tres días sucesivos, y es bastante complicado por nuestra inacapacidad para combatir. Aquí va otro tráiler para valientes; la segunda entrega. 

Kuon

Un survival horror desarrollado por From Software (los mismos de Bloodborne para PS4 y la saga Dark Souls) que se desarrollaba en la ciudad de Kyoto. Está basado en el terror tradicional japonés, las historias Kwaidan, y está ambientado en la era Heian, cuando aparecieron los primeros samurais. Su desarrollo era el típico de un "survival horror", heredado de los Resident Evil, con la posibilidad de lanzar hechizos para atacar a distancia, además de usar armas cuerpo a cuerpo. De nuevo, la ambientación estaba por encima de los aspectos técnicos, pero lo importante es; ¿daba miedo? Pues bastante.  

Ju-On

Seis años después del estreno de la película, Xseed y Rising Star Games se atrevieron a realizar una versión para Wii, que estaba subtitulado como un "simulador de casa encantada". El juego constaba de cinco niveles con ambientaciones típicas como un hospital, la casa abandonada o una fábrica de maniquíes y se basaba en explorar con la linterna, que se manejaba con el Wiimote. Sin embargo, el control era malo y técnicamente estaba muy limitado. Pero no todo era -tan- malo. Este título experimentaba con nuestro miedo: cuanto mayor era el temblor del mando, más difícil se volvía. Y además, podíamos escuchar el tenebroso gruñido de los fantasmas por el Wiimote.

Lecturas recomendadas