Harley Quinn y el Escuadrón Suicida
Reportaje

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida - Review del cómic

Por Jesús Delgado
-

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida es un número autoconclusivo especial que ECC (editorial de DC Comics en España) ha editado este mes en nuestro país, aprovechando la proximidad de Escuadrón Suicida.

Escuadrón Suicida se acerca. La película de David Ayer sobre los villanos del Universo Cinematográfico de DC llegará a principios de agosto a los cines. Aprovechando la próximidad de este estreno de la primera película de acción real del Suicide Squad, ECC Ediciones acaba de publicar en nuestro país el one-shot titulado Harley Quinn y el Escuadrón Suicida.  Este cómic, titulado en EEUU como Harley Quinn & The Suicide Squad April's Fool Special #1, es un número único autoconclusivo que se centra en la figura de Harley Quinn, a la que en la película dará vida Margot Robbie.

El cómic sigue los pasos de Harley, solapando la acción de alguna manera con su serie regular, en un proyecto conocido Diabólicos Anónimos, una suerte de iniciativa que pretende curar a ciertos malosos de sus problemas de villanía, siendo Harl la principal terapeuta. ¿Pero qué es verdad, que es paranoia nacida de la retorcida mente de Quinn y qué es sencillamente una manipulación que la ex-psiquiatra está sufriendo? La respuesta en el interior de estas páginas.

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida Harley Quinn & The Suicide Squad April's Fool Special #1 ) es un número único publicado originalmente en EEUU en abril de 2016, con motivo del Día de los Inocentes en el mundo anglosajón. Su acción enlaza con los eventos del Nuevo Escuadrón Suicida y está dibujado por Sean Galloway, Scott Williams y Jim Lee, con guión de Rob Williams.

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida

Una historia de Harley Quinn

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida es ante todo una historia que se centra en Harley Quinn. Pero, ojo, no esperéis ningún tipo de revelación trascendental o especialmente innovadora. Estamos ante un cómic de relleno, divertido, ágil y muy muy entretenido, pero sin ningún tipo de peso en lo referente a grandes sagas de DC Comics. De hecho, en este aspecto, esta es la gran virtud del cómic que nos ocupa: su ligereza e intrascendencia, en contraste con todo lo entretenido que puede ser.

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida

Rob Williams (guionista de Escuadrón Suicida tras Rebirth) escribe una historia que desarrolla parte de la psicosis de Harley, mostrándonos esa dualidad entre su deseo de hacer bien y de "curar" y sus transtornadas e infantiles tendencias narcisistas. Williams nos conduce así a lo largo de un viaje en el que cuesta saber qué es verdad y qué es mera demencia. Todo esto, a su vez mantiene ese tono pseudo-cómico que ha caracterizado al personaje, distánciandola de esa menos divertida psicopatía del Joker, su pareja habitual. De hecho, el discurso tiende a ser bastante liviano, a pesar de que lo que narra y propone es bastante cruento. 

Buena parte de "la culpa" la tiene el ilugrador Sean Galloway, quien (valga la comparación) a semejanza de Skotty Young de Marvel, ilustra parte de la historia con un estilo cartoon protagonizado por "chibis". Estas páginas, a partes iguales delirantes como enternecedoras, suavizan visualmente la locura de Harley, ajustándose al guión y a la visión buenista que la villana tiene de si misma. Ojo, los lectores menos avezados creerán que les han vendido un "tebeo pa niños", pero no seáis vagos y leed los bocadillos. Descubriréis que este estilo tan amable se adapta como un guante a la narrativa y que tiene mucho truco. 

Harley Quinn y el Escuadrón Suicida

Y lo tiene por el siguiente motivo: Tanto en páginas iniciales como finales, Jim Lee realiza las ilustraciones. Los fans de este ilustrador estaréis de enhorabuena, ya que en este cómic encontramos una muestra bastante interesante de su trabajo. El editor y dibujante no realiza lo que se dice una labor perezosa con este trabajo, brindándonos una serie de páginas bastante trabajadas y que no tienen nada que envidiar a grandes obras. De hecho, el contraste entre sus partes y las de Galloway es brutal y da lugar a una mezcla de dos medios completamente opuestos. No obstante, en conjunto se revela como una decisión visual muy acertada, que permite precisamente realizar un contraste entre la realidad y el mundo a través de los ojos de Harley.

Por cierto, Harley Quinn y el Escuadrón Suicida es una ganga. ECC ha editado este one-shot a un precio de risa. 1 euro. No comprárselo y leerselo es el verdadero desperdicio. 

Ah, y respondiendo a vuestra pregunta... ¿Por qué se llama Harley Quinn y el Escuadrón Suicida si no has hablado apenas de este grupo? Bueno, solo os diré que no deseo estropearos la sorpresa final del cómic. Cuando lleguéis a la última página me daréis las gracias. 

Lecturas recomendadas