Reportaje

Realidad versus ficción: Destiny vs la Tercera Ley de Newton

Por Daniel Quesada
-

El universo de Destiny está lleno de maravillas, pero algunas son tan pequeñas que solo se descubren con la calculadora en la mano. ¡Vuelve Realidad vs ficción!

Tras disfrutar un tiempo de Destiny habréis disfrutado de muchos momentos espectaculares. Entre ellos, algún puñetazo en las peleas cuerpo a cuerpo, ¿verdad? Como habréis comprobado, los pobres enemigos que prueban nuestros sandwiches de nudillos suelen salir despedidos unos cuantos metros hacia atrás.

Lo de dar un "soplamocos" capaz de impulsar a alguien hacia atrás es algo bastante común en los videojuegos. ¿A que en seguida os vienen a la cabeza títulos de lucha como Street Fighter?

Pues bien, en nuestra sempiterna búsqueda por la exactitud científica (bueno, y por echar el rato también), hemos dedicido reflexionar sobre el realismo de este asunto. Y, por eso, nos toca recurrir a uno de los clásicos de la física: las Leyes de Newton. Como ya hicimos en el pasado, he recurrido a la ayuda de mi compi Jacob García, que al ser ingeniero aeronáutico (y friki de pro) sabe un poquito de esto, como ya os mostramos en Generación Dragon Ball.

Dice la tercera Ley de Newton que "Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: quiere decir que las acciones mutuas de dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en sentido opuesto". Este fenómeno lo observamos y sufrimos cada día en nuestras propias carnes, por ejemplo cuando andamos, pues "el suelo nos impulsa" hacia adelante, cuando nosotros hacemos fuerza hacia atrás. Pero, ¿cómo se trata en los videojuegos? Veamoslo.

Cuestión de fuerza

¿Qué pasa cuando empujamos con mucha fuerza una pared? Como la pared no se mueve, sentiremos en nuestras manos (dependiendo de la fuerza con que presionemos) un intenso dolorcillo, siendo esa la fuerza de reacción que la pared ejerce sobre nosotros como contraposición a nuestro "empuje". ¿Y si fuera un obstáculo muy pesado, pero que sí pudiera moverse? Sentiríamos el mismo efecto de reacción sobre nuestro cuerpo, pero al menos tendríamos la recompensa de estar moviendo el objeto  en cuestión. ¿Y qué pasaría si el objeto fuera liviano? Exactamente igual que en los casos anteriores, ahora el objeto se movería con mayor facilidad y posiblemente no tendríamos que aplicar mucha fuerza, por lo que la reacción recibida sería menor.

Antes hemos entrecomillado la palabra "empuje", porque no la estábamos usando correctamente. Introduzcamos ahora un nuevo concepto, precisamente el del empuje. Éste se define como el producto de la masa por la velocidad a la que se mueve un objeto. Es al fin y al cabo un concepto de energía. Y esa "energía" se puede trasladar de un cuerpo en movimiento a otro, sirvan de ejemplo las bolas de billar al impactar unas con otras.

Y ahora, nos ponemos científicos del todo...

Pongamos en conjunto los dos conceptos, empuje y acción-reacción, en el plano consolero. En el vídeo de arriba habéis visto cómo un puñetazo de nuestro personaje consigue mandar a nuestros enemigos a varios metros de distancia. Al embestir a esos bichos estamos transfiriendo energía a los mismos, pero el concepto de empuje dice que el máximo empuje que podemos transmitir debe cumplir la siguiente fórmula:

Ma * Va1 + Mb * Vb1 = Ma * Va2  +  Mb * Vb2

Siendo Ma la masa de uno de los objetos y Mb la del otro objeto que interviene en el "choque", y siendo Va y Vb las velocidades antes (1) y después (2) del impacto.

Supongamos que el puñetazo al enemigo se propina estando detenidos ambos personajes (nosotros y nuestro enemigo). Antes del impacto, lo único que se mueve es nuestro brazo (Ma = masa del brazo, Mb = masa total del enemigo, Va1 = velocidad de nuestro puño, Vb1 = 0 porque el enemigo está parado). Y después, nuestro puño se detiene en seco (Va2 = 0), y el enemigo sale disparado, pongamos que a 36km/h (Vb2 = 10 metros por segundo). Si queremos que se cumpla la conservación de la energía se deberá cumplir el siguiente razonamiento (suponiendo choque elástico para simplificar el cálculo):

 

Ma * Va1  +  Mb *Vb1  =  Ma * Va2  +  Mb * Vb2

Ma * Va1 + Mb * 0 = Ma * 0 + Mb * 10

Ma * Va1 = Mb *10

Suponiendo que nuestro puño pesa como mucho la décima parte del peso total del enemigo, tenemos que la velocidad de nuestro puño al impactar con el enemigo ha de ser de 100 metros por segundo, es decir, 360Km/h. ¡Tenemos un puño más rápido que un F1 en recta!

Ahora imaginad un coche a la velocidad anterior, chocando súbitamente contra un muro. Es decir, imaginad nuestro puño, impactando a esa velocidad y con tanta energía contra el enemigo, ¿no traerían consigo un buen dolor? Desde luego que sí, la tercera ley de Newton dice que sentiríamos reacción exactamente igual a la acción propinada. Ya sabemos que los videojuegos se toman licencias físicas, pero, no nos gustaría estar en la piel de nuestro jugador en un simulador 100% realista... Dolería... ¡Y mucho!

La ciencia da mucho juego

En nuestra sección Realidad versus ficción ya analizamos otros hechos del mundo friki que, pasados por el prisma de la ciencia, dan unos resultados... Sorprendentes. Aquí tenéis nuestras "tesis" previas:


Lecturas recomendadas