Reportaje

Reseña del cómic Star Wars Leyendas: Primeras Victorias

Por Jesús Delgado
-

Comenzamos nuestro ciclo de reseñas de Star Wars Leyendas, el viejo y descanonizado Universo Expandido, con Star Wars Primeras Victorias, una antología de historias sobre los sucesos acaecidos tras la Batalla de Yavin y la primera película de La Guerra de las Galaxias. 

 

¡Sorpresa! Hemos decidido dar pie a un ciclo dedidado a Star Wars Legends (Star Wars Leyendas), el sello que abarca todo el viejo Universo Expandido tras su descanonización con la adquisición de los derechos de Star Wars por parte de Disney y la canonización de un nuevo Universo Expandido, centrado principalmente en las nuevas novelas, los cómics de Marvel y las dos series de animación The Clone Wars y Star Wars Rebels.

Nuestro ciclo arranca con Star Wars: Primeras Victorias, una antología que reúne cinco historias situadas originalmente entre la película original de Star Wars y El Imperio Contraataca, y que trataban de servir de puente entre ambas películas, desarrollando las aventuras de sus personajes más allá del celuloide, presentando nuevos héroes y villanos.

Star Wars Primeras Victorias comprende La Búsqueda de Vader, El Ojo de la Mente, Río de Caos, Acechando en las Sombras y Relatos de Mos Eisley. Ahora bien, ¿estamos ante lo más granado del viejo Universo Expandido o de contenido prescindible, droga dura para fans que tragan con cualquier relato del sello Star Wars por funesto que sea? Vamos por partes.

Un ejemplo de los vicios del Universo Expandido

Primeras Victorias es la prueba fehaciente de que hay contenido bastante prescindible en el viejo Universo Expandido y a su vez contenido de primerísima calidad narrativa. Desgracidamente la mitad de las historias que encontraremos en esta antología se enmarcan dentro de esta primera categoría. Debido a que estamos ante una recolección de historias, sin ninguna conexión entre sí, esta afirmación merece una explicación.

Por un lado, tenemos La Búsqueda de Vader y El Ojo de la Mente, dos historias que pretenden servir de puente con El Imperio Contraataca. Ambas están escritas con la misma calidad narrativa de un fanfic (amateur), más preocupado por contar la fantasía fan del autor, que en hacer una historia coherente respecto de las películas, el mal endémico de buena parte del viejo UE, que era prácticamente incosistente con los personajes originales y sus reacciones en buenas parte de sus historias.

En el caso de El Ojo de la Mente (cómic escrito por Terry Austin y dibujado por Chris Sprouse) se puede disculpar si tenemos en cuenta que es una adaptación de la primera novela de Star Wars (Splinter of the Mind's Eye, escrito por Alan Dean Foster en 1978).  Burradas como ver a Luke abofeteando a Leia (cuando lo más factible sería lo contrario) o a Darth Vader actuando como un sádico villano de tres al cuarto, recreándose en matar a sablazos a su desconocida hija, son ideas nacidas durante los primeros años de Star Wars en las que el Universo de la saga aún estaba en pañales y todo aún estaba muy improvisado. De ahí que debamos y podamos entender estas licencias narrativas.

No ocurre lo mismo con La Búsqueda de Vader, un cómic de 1999 de Darko Macan. La historia de Macan sobre el descubrimiento de la paternidad de Vader venía a sustituir las historias de Roy Thomas y de Marvel tras las películas originales como canon. Su publicación viene a ser una de esas historias nacidas a rebufo del éxito editorial de Sombras del Imperio, primera novela de Star Wars en la que "Vader seguía vivo". Dark Horse, envalentonado con la calidad argumental de esta historia (y el éxito del merchandise asociado), lanzó historias similares, tratando de centrar el foco de atención sobre el Lord Sith. 

En este aspecto, aunque el ilustrador del cómic, Dave Gibbons (sí, el mismo ilustrador de Watchmen y Kingsman: Secret Service), nos regala los ojos con una buena muestra de su trabajo, ni el estilo ni la historia vuelven a tener una coherencia respecto al material de las películas. Por un lado, la trama nos lleva a un planeta que en nada recuerda a los mundos de Star Wars, revelando escenarios de ciencia ficción muy genéricos, similares a los del cosmos Marvel, donde Star Wars se cuela por la mera necesidad mercantil de sacar la pasta a los fans. Por otro, las reacciones de los personajes nos dejan con cara de asombro, al ver incongruencias como Darth Vader desatando su furia sobre un aviario con (¡atención!) un rifle blaster o al propio Emperador regodeandose de su sapiencia en voz alta, mientras espera a su aprendiz. Además, cabe destacar que con este cómic se inician una serie de hechos que posteriormente serían nuevamente descanonizados incluso antes de la era Disney, con el cómic Star Wars de Brian Wood, también publicado por Dark Horse, por lo que tenemos un cómic que incluso dentro del viejo UE tiene una canonicidad bastante dudosa.

Ahora bien, las otras tres historias que componen esta antología, Río de Caos, Acechando en las Sombras y Relatos de Mos Eisley, merecen atención aparte. Aunque no podemos decir hasta qué punto eran canónicas en su conjunto respecto a la vieja continuidad, sí hemos de decir que revisten no solo de interés, sino de cierta sorpresa. Y es que todas ellas están protagonizadas por personajes ajenos a las películas, desarrollando muy dignamente el Universo Expandido. Eso sí, las tres historias huelen a ciencia-ficción clásica a veinte millas de distancia, lo cual si bien las dota de cierto elemento de sorpresa recaem

Por un lado, Río de Caos (1995) únicamente nos pone a la Princesa Leia como personaje invitado del show, con unos dialogos y una implicación bastante digna. Pero precisamente esta ausencia de protagonsitas sustraídos de las películas, en favor de personajes originales, dotan a la historia de cierto atractivo y riqueza argumental. El cómic que nos ocupa, está escrito por Louise Simonson (una de las grandes del cómic en los 80 y 90) y dibujado por June Brigman. La trama desarrolla un punto de vista complejo, centrado en Ranulf Trommer, un piloto de TIE imperial, reconvertido en agente encubierto, que acaba tendiendo lazos con la Alianza y sus simpatizantes durante una misión para el Imperio. Este giro, poco habitual en el primitivo UE, demuestra la calidad de ciertas historias más allá de las películas.

Similar crítica merece Acechando en las Sombras (Shadow Stalker, 1997), una obra de Ryder Windham y Nick Choles, en la que se nos desarrolla la propuesta de Sombras del Imperio y de un personaje visto en la adaptación a cómic de la novela: El sargento Wrenga Jixton  "Jix", sirviendo de precuela también a otro cómic, Iceworld. Este one-shot nos revela la relación del asesino con Vader, dando más profundidad al personaje, que nunca llegó a tener más relevancia tras estas series. Sin embargo, como cómic no solo resulta entretenido, sino que también Choles nos regala con sus ilustraciones un "tebeo" bastante grato de leer, visualmente hablando.

Finalmente, Relatos de Mos Eisley (Tales from Mos Eisley, 1996) es una recopilación de tres historias aparecidas originalmente en el Star Wars Galaxy Magazine de USA. Aunque su ilustrador, Bret Bevins y el guionista Bruce Jones ofrecen tres tramas de ciencia ficción clásica, que toman Star Wars como referencia accidental. Aunque se consideraban relatos dentro de la esta "galaxia lejana, muy lejana", podían leerse de manera independiente, pudiendo haberse ambientado en cualquier otro universo o escenario galáctico sin haber pedido lustre. Si bien no tienen ningún tipo de trascendencia para el desarrollo de Star Wars, se tratan de tres historias tan frescas como entretenidas para su momento.

En conjunto, Star Wars: Primeras Victorias apenas cuenta con un contenido que el fan recién iniciado pueda encontrar interesante. Son tramas antiguas, que han envejecido, honestamente, bastante mal en contraste con los nuevos tiempos. Le salva el trabajo de sus ilustradores, el cual es en generla no solo limpio, sino meritorio. Desgraciadamente, la naturaleza de sus historias como narraciones no canónicas servirá solo de lectura interesante para los fans de grupo duro, de aquellos que quieran indagar un poco más sobre Star Wars en los cómics antes de Disney o alguien que quiera estudiar el cómic americano de los años 90. Si alguno de vosotros se cuenta entre cualquiera de estas categorías (o alguna que no mencionamos), puede encontrar esta antología de cómic en prácticamente cualquier libreria especializada y gran superficie. Su precio es de 40 euros.

Lecturas recomendadas