Análisis

Análisis a toda pastilla de Shift 2 Unleashed

Por Sergio Gracia
-

Desde que Gran Turismo 5 apareció (por fin) en PlayStation 3 a finales del pasado año, ha sido el líder indiscutible de los juegos de conducción en consolas, pero un fuerte contendiente llega para intentar arrebatarle el puesto. Shift 2 Unleashed es la propuesta de Electronic Arts para hacer frente al gran éxito de Polyphony Digital. En su contra tiene muchos menos coches que el juego de Kazunori Yamauchi, pero no debemos dejarnos engañar por las apariencias.

Con esta nueva entrega Electronic Arts quiere comenzar a desligar, poco a poco, la saga Shift de la franquicia Need for Speed, aunque aún podemos ver referencias de la marca en el logo del juego y en su propia página oficial. Se deja de lado la experiencia de juego arcade para adoptar un estilo mucho más enfocado a la simulación, y sus gráficos son capaces de competir incluso con el rey de reyes, pero eso es algo que os contaremos más adelante en este artículo.

Pisando a fondo el acelerador

Habrá gente que pensará, "¡bah! todos los juegos de coches son iguales, seguro que Shift 2 no tiene nada nuevo que ofrecerme", y según desde la perspectiva que se mire puede estar en lo cierto o no. Desde luego los amantes de los juegos de conducción son capaces de apreciar y distinguir cada detalle por mínimo que sea, de un título a otro, no sólo de diferentes franquicias, sino también de una misma saga. Por su parte Shift 2 Unleashed trae las suficientes novedades (sobre todo en cuanto a jugabilidad y mejoras gráficas) como para merecer un juego propio.

Estamos, efectivamente y tal y como aseguraba Electronic Arts, ante un firme rival de Gran Turismo 5, un juego que os encandiló desde el primer momento en que nos sentamos al volante de sus vehículos, recorrimos las calles de Madrid y sentimos la velocidad de las competiciones más intensas y realistas vistas en consolas. Pero, ¿por qué Shift 2 Unleashed es capaz de seguirle el ritmo a los super bólidos de Gran Turismo 5 y Forza Motorsport 3? Pues sencillamente porque se han hecho las cosas bien, y no sólo en el apartado gráfico, que casi roza la perfección (sobre todo si lo jugamos con un buen PC y todas las opciones a tope).

Comencemos hablando de su jugabilidad. Lo primero que nos llama la atención al visitar las opciones de Shift 2 Unleashed es la diferenciación entre dificultad y modo de control. Gracias a estas opciones podremos adaptar la dificultad del juego a nuestro nivel con muchísima más precisión. Si lo que buscamos es un buen reto podremos ponerlo en Difícil y con un modo de control Élite, lo que nos desactivará todo tipo de ayudas en la pista.

Como ya hemos dicho, Shift 2 se ha alejado del estilo arcade y ha abrazado con fuerza la simulación. Puede que, aún a día de hoy, hablar de simulación en consolas y en comparación a juegos como rFactor, Live for Speed o iRacing sea algo descabellado, pero cada vez se acercan más a este tipo de simulación pura y dura.

La conducción más real

Pero va siendo hora de calentar motores y salir a la pista a quemar ruedas. Una de las novedades más espectaculares y jugosas de Shift 2 Unleashed es su cámara de casco, un nuevo punto de vista que nos mete de lleno en la carrera como si fuéramos el propio piloto.

Con ella sentimos los golpetazos que nos llevamos por culpa de la gravedad (G) al girar una curva a toda velocidad, somos víctimas de la visión de túnel (mientras la carretera permanece nítida y enfocada el interior del vehículo queda desenfocado) y los golpes nos afectan directamente, perdiendo algo de visión durante unas milésimas de segundo. ¿Os imagináis la experiencia que puede ser correr con ésta cámara haciendo uso de un buen cockpit, con su volante y su asiento?

Los controles responden a la perfección a las acciones del jugador y, por consiguiente y si jugamos en modo Élite, se verá afectado por las inclemencias del tiempo, el estado de la pista (pasar por encima del piano, salirnos de la pista o atravesar una zona sucia y con gravilla puede hacérnoslo pasar bastante mal) y los daños del vehículo. Éste último factor es sencillamente increíble. Nuestro coche puede acabar hecho un guiñapo metálico si no andamos con cuidado y conducimos agresivamente, lo que, si tenemos activados los daños completos, decidirá el curso de una carrera.

La inteligencia artificial de los competidores controlados por la máquina ha sido mejorada considerablemente con respecto a su antecesor (y otros muchos juegos de carreras de otras franquicias). Podremos encontrarnos con conductores agresivos a los que no les importará meternos el morro con tal de entrar en la curva antes que nosotros. Otros serán más estratégicos y esperarán pacientes a la ocasión idónea para hacernos morder el polvo.

Eso sí, a veces resultan tan cabritos que una carrera especialmente difícil puede llegar a desquiciarnos bastante, y al no contar con el típico (al menos en esta generación) modo flashback para volver atrás unos segundos e intentar enmendar un error nos veremos repitiendo una y otra vez.

En cuanto al número de coches que podremos adquirir, el juego trae 125 modelos de 37 marcas diferentes (bastante alejado de Gran Turismo 5), todos ellos auténticas máquinas de correr y modelos de lo más punteros. En cuanto a las pistas sobre las que pondremos a prueba el rendimiento de los vehículos, contamos con 36 circuitos que, con sus variantes, hacen un total 93 pistas diferentes. Vamos, que tenemos carreras para rato.

Conduce a tu gusto

La configuración del nivel de dificultad y el estilo de conducción no será el único elemento al que deberemos prestar atención para sentirnos a gusto sobre el asfalto mientras pisamos a fondo el acelerador, y es que tendremos que estar pendientes de los reglajes (aunque no es algo imperativo y podemos dejarlo en estado automático). Si queremos recortar unos pocos segundos en esa pista que tanto nos cuesta batir, será mejor que configuremos las piezas del bólido para arañar las décimas que nos separan de la gloria.

Hablando de tiempos, gracias a la inclusión del sistema Autolog de Electronic Arts (el cual ya estaba presente en Need for Speed Hot Pursuit) podremos picarnos con nuestros amigos por ver quién consigue el mayor récord en cierto circuito, recibir consejos y recomendaciones, compartir fotos, vídeos y comparar estadísticas. Un buen complemento que cada día se está poniendo más de moda en la industria, y es que gozar de tus éxitos en solitario ya no tiene por qué ser obligatorio.

Pero estamos hablando de configuraciones, reglajes y fardar ante los amigos, hablemos de nuestro garaje y el tuning. Vuelve el sistema de experiencia de Need for Speed Shift, pero mejorado. Ganaremos puntos de experiencia tanto jugando online como offline, y los acumularemos para subir de nivel. Estos puntos se consiguen haciendo trazadas perfectas, completando vueltas limpias, consiguiendo records o ganando carreras.

A medida que completemos más y más pruebas en el modo historia iremos desbloqueando nuevos modelos de coches y piezas, pintura y diseños para dejarlos bien bonitos. Algo que se puso de moda desde que Need for Speed Underground pisó la calle.

¿Qué nos ha parecido?

Como se suele decir, para gustos los colores. Puede que haya gente a la que le atraiga más la idea de Gran Turismo 5 o Forza Motorsport 3, otros sin embargo sabrán sacarle mayor partido a Shift 2 Unleashed, pero lo que está claro es que estamos ante un juegazo en toda regla que no puedes dejar pasar si te consideras fan de los juegos de carreras (y más si buscas algo que se asemeje lo más posible a la simulación de PC).

Cuando en Electronic Arts dijeron que estaban haciendo un competidor directo de Gran Turismo 5 no mentían para nada, e incluso le supera en algunos aspectos. Lo que más nos ha sorprendido es su increíble jugabilidad y, sobre todo, la cámara de casco de piloto, sencillamente espectacular. Puede que su modo historia sea algo repetitivo a causa de la falta de otro tipo de pruebas, y echamos de menos algún que otro modo de juego, pero sin duda es una gran continuación para hacer de Shift una saga mítica.

Valoración

Electronic Arts ha querido hacerle frente a Gran Turismo 5 y, en algunos aspectos, ha superado el reto con creces. Uno de esos juegos de conducción que hay que tener muy, muy en cuenta.

Hobby

92

Excelente

Lo mejor

La sensación de velocidad e inmersión con la cámara de casco es inmejorable.

Lo peor

Se echa de menos algún que otro modo de juego o tipo de carrera.

Lecturas recomendadas