Principal ARMS
Análisis

Análisis de ARMS el juego de lucha exclusivo para Nintendo Switch

Por David Martínez
-

Versión comentada: Nintendo Switch

A Nintendo se le dan bien los juegos de boxeo. Desde que apareció Mike Tyson´s Punch Out en NES hace treinta años, hemos jugado a distintas versiones de este deporte: Super Punch Out en Super Nintendo, el minijuego de Wii Sports y un nuevo Punch Out para Wii... Todas de ellas igual de divertidas, pero ninguna tan espectacular como ARMS.

Que el planteamiento de ARMS no os lleve a engaño... porque os podéis llevar un puñetazo en las costillas. El primer gran juego desarrollado por Nintendo en exclusiva para Switch (Zelda o Mario Kart 8 salieron también para Wii U, y 1-2 Switch era menos ambicioso) oculta mucho más de lo que parece. ¿Es un juego de puñetazos? Por supuesto. ¿Tiene el estilo colorido y el tono amable de los juegos de Nintendo? Claro que sí. Pero su diseño encierra un juego competitivo destinado a convertirse en el próximo fenómeno online, como Mario Kart 8 Deluxe, Super Smash Bros o Splatoon.  

Si a estas alturas todavía no habéis oído hablar de ARMS, tenéis un serio problema. Imaginad un campeonato de boxeo, al que acudiesen púgiles de todo el mundo, con una característica muy especial: sus brazos son como muelles, que se pueden estirar varios metros. Aparte de esto, Switch recibe un juego perfectamente equilibrado: fácil de jugar e imposible de dominar, que se basa en el equilibrio de tres elementos: los puños que hayamos equipado, nuestra habilidad para esquivar y el "timing" para realizar ataques más potentes.

Suena la campana

Lo primero que debemos hacer al entrar en este torneo es escoger un personaje, entre diez disponibles. Cada uno de ellos tiene un diseño y características muy especiales (y después de dedicarle muchas horas al juego, podemos decir que están muy bien compensados). Tenemos los rápidos, como Min Min o Ninjara -capaz de desaparecer- y los fuertes y más lentos, como Master Mummy o Mechanica. Pero para empezar, lo más recomendable sea optar por alguien equilibrado como Springman o Ribbongirl. Lo que les diferencia no sólo es la rapidez y la fuerza, sino que cada uno de ellos cuenta con tres tipos de puño que determinan sus ataques. 

Además de los guantes "normales", que son fáciles de controlar, tenemos proyectiles que se separan, rastreadores, boomerangs o enormes martillos. Y lo bueno es que podemos equipar uno diferente en cada brazo. Después sólo queda saltar al ring y machacar a quienes se nos pongan por delante, con un uso sencillo del control.

Podemos ejecutar un golpe con cada brazo, agarrar, deslizarnos y lanzar el ataque especial. Cada uno de los golpes se puede contrarrestar con un sistema de "piedra, papel o tijera" que dinamiza bastante los encuentros. 

ARMS Nintendo Switch

La principal virtud del juego está en que con este abanico bastante limitado de ataques -y un catálogo de luchadores que se queda corto ante otros títulos del género- es tremendamente estratégico. Tenemos que jugar con la distancia, el uso de cada puño, y la posición dentro del ring. No gana el jugador que lance más ataques, sino el que sepa "volar como una mariposa y picar como una avispa".

Los escenarios, sin ser un prodigio del diseño, también aportan condiciones especiales al combate. En algunos casos, basta con moverse a diferentes alturas, pero en otros aparecen elementos destructibles, bloques que aparecen del suelo, plataformas deslizantes o camas elásticas, que influyen bastante en la pelea.

Todos los modos... y todos los controles

Hemos comenzado este análisis hablando de las posibilidades online del juego, pero por supuesto, ARMS tiene diversión para un sólo jugador y también en multijugador local a pantalla partida. El torneo recupera el estilo de los juegos de lucha tradicionales, en que nos tenemos que ver las caras con los demás contendientes hasta llegar a un enemigo final secreto, y ya os advertimos que no es nada fácil (en particular, a partir del nivel 4).

La parte narrativa en este modo se limita a unas líneas de texto entre combates, narradas por el simpático Puñejandro y  una secuencia final, pero los combates son tan divertidos que no echaréis en falta más carga argumental. 

ARMS Nintendo Switch

Una vez que hayamos conseguido la corona con todos los luchadores, podemos pasar a combates simples, por equipos (dos contra dos, tres contra uno...) y competir por Internet, bien por diversión o con jugadores de nuestro nivel en un ranking. La profundidad del juego se apoya en la cantidad de puños que podemos conseguir: con cada victoria recogemos créditos, que luego podemos invertir en un minijuego para desbloquear items. Y el catálogo es interminable.  

Existen, además, diferentes formas de jugar a ARMS, que hubieran sido imposibles en una consola distinta de Nintendo Switch. El más competitivo es utilizar el mando PRO, y utilizar los botones ZL y ZR como puños izquierdo y derecho. En este sentido, la experiencia no difiere demasiado de otros juegos de boxeo, con la cámara encima de nuestro púgil.

ARMS Nintendo Switch

Pero si optamos por separar los Joy-Con y golpear con nuestras propias manos, nos encontramos con un juego totalmente diferente, que mejora las sensaciones que teníamos con el sensor de movimientos de Wii. La respuesta es perfecta, aunque no sea tan eficaz en la competición online.

En modo portátil es quizá como menos luce ARMS, pero (como nos ha ocurrido con Mario Kart 8 Deluxe y sobre todo con The Legend of Zelda Breath of the Wild) el hecho de poder jugar en cualquier parte con un título de este nivel, lo compensa.

Minijuegos a puñetazos

ARMS cuenta con tres minijuegos que se suman a los combates. El más "soso" de todos (el que debemos superar para conseguir nuevas armas) no es más que una galería, en que hay que derribar dianas con los puños. Mucho más inspirados son los otros dos modos extra: el baloncesto, en que tenemos que encestar a nuestro oponente, con una llave, y el volley, en que empujamos un balón explosivo a su lado de la red. Participar en cualquiera de estos minijuegos adicionales es tan divertido como pelear, y como podéis imaginar, donde dan lo mejor de sí es en el multijugador local. 

ARMS Nintendo Switch

En lo que respecta a la tecnología, ARMS es un juego que sabe aprovechar los recursos de Switch. Los modelos de los luchadores son sólidos y coloridos, cuentan con una personalidad innegable y se mueven con fluidez. Los efectos son resultones, pero echamos en falta más detalle en los escenarios. Las melodías, por su parte funcionan muy bien, con temas que rezuman influencias de música pop, samba o melodías orientales, depende del estadio en que suenan.   

Valoración

Nintendo continúa haciendo lo que mejor sabe. Esta vez se trata de una franquicia completamente nueva, pero el espíritu de Punch Out se desprende de cada uno de los golpes que asestamos en ARMS. Eso sí, es la versión de aquel gameplay, pero con la velocidad y colorido que necesita un futuro eSport. Porque como mencionábamos antes, queda claro que el objetivo de ARMS es colocarse junto a Splatoon, Super Smash Bros o Mario Kart en los torneos más populares (empezando por los que se van a celebrar con motivo del E3 2017). 

ARMS Nintendo Switch

Si lo comparamos con otros juegos de lucha, ARMS se queda corto en casi todo: no tiene tantos personajes, golpes, ni la posibilidad de editar a cada luchador. Y los modos disponibles se quedan muy escasos. Pero lo suyo son unos controles de respuesta perfecta, una curva de dificultad bien ajustada, e interminables horas de diversión multijugador, tanto online como en modo local. 

Es el juego de boxeo más "nintendo" que se puede imaginar, y eso es toda una garantía. 

Valoración

ARMS es un juego de combate sencillo en su planteamiento, que encierra un desarrollo estratégico pensado para brillar en los torneos multijugador. Se queda corto de contenido, pero encierra la promesa de crecer hasta convertirse en una competición a la altura de Splatoon.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Divertido y estratégico, con un multijugador que sigue la estela de juegos como Splatoon. El estilo colorido y dinámico.

Lo peor

Escaso contenido tanto en luchadores, como en modos de juego y escenarios disponibles.

Lecturas recomendadas