Análisis

Análisis de Bloodborne: Antiguos Cazadores (The Old Hunters)

Por Álvaro Alonso
-

Versión comentada: PS4

Llega el análisis de Bloodborne: Antiguos Cazadores, el DLC para la obra de FromSoftware en PS4. El corazón de la pesadilla aguarda en la review de The Old Hunters.

Mil y una muertes han sido necesarias para traeros el análisis de Bloodborne: Antiguos Cazadores, así que saboread con deleite todas las palabras que se presentan ante vosotros. Parece que fue ayer, pero lejos queda ya aquel 25 de marzo en que la obra de FromSoftware llegó a nuestras vidas para maravillarnos con su horror gótico y su (por momentos) dificultad desesperante. Antiguos Cazadores (The Old Hunters en su versión anglosajona) llega mañana, día 24, para revitalizar al que es con toda seguridad el mejor juego exclusivo de PS4 de 2015.

Tiene cierta ironía hablar de vida... en un título que gira constantemente en torno a la muerte y la incapacidad de concebir. Pero así de cruel y retorcida es la mente de Hidetaka Miyazaki, el genio detrás de Bloodborne y padre de la saga Souls, que el próximo año engendrará una nueva entrega: Dark Souls III. Pero antes de recibir con los brazos abiertos el que es el primer y único DLC de esta oscura historia con reminiscencias lovecraftianas, todos los jugadores hemos podido experimentar grandes cambios de la mano del parche 1.07.

Esta actualización de nada menos que 9GB introducía, ente otras cosas, un nuevo pacto conocido simplemente como 'La Liga'. Tras hablar con el extravagante Valtr en el molino del Bosque Prohibido, se nos da la posibilidad de convertirnos en Confederados con el objetivo de asistir a otros jugadores y competir en el nuevo ranking online. El parche también incluía un nuevo ítem, la Campana de Viejo Cazador, que permite invocar a Cazadores controlados por la I.A. para ayudarnos en aquellas batallas que se nos resisten... a costa de perder una pequeña cantidad de lucidez, el equivalente al conocimiento en Bloodborne.  

Pero la principal labor del parche ha sido abrir paso y allanar el camino a los Antiguos Cazadores.

¿Alguna vez has tenido un sueño... ?

Aunque Sony ha facilitado los detalles precisos sobre cómo acceder al DLC de Bloodborne, os recomiendo que tratéis de descubrirlo por vosotros mismos. No es especialmente complicado -basta con prestar atención a la descripción del Ojo de Cazador Borracho, el objeto que aparecerá en el Sueño del Cazador tras comprar el DLC- y, cuando lo averigüéis, no podréis evitar sonreír al ver cómo la muerte y la ironía vuelven a jugar un papel primordial. Si aun así se os resiste, a continuación os dejo un vídeo en que se explica paso a paso cómo acceder.

The Old Hunters nos lleva a una nueva zona, una pesadilla en la que han quedado atrapados cazadores y otros personajes de gran importancia, de los que hasta ahora sólo habíamos oído hablar en líneas de diálogo semi-ocultas o al leer las descripciones de ciertas piezas de equipo. No soy ningún experto en el lore de Bloodborne (¿quién lo es, al fin y al cabo?) pero, tras terminar el DLC, no he podido evitar sumergirme en hilos y foros para tratar de comprender de qué forma trascienden en la historia principal los nuevos detalles que aporta el DLC.

He salido con menos idea de la que tenía cuando entré, pero es sin duda un argumento apasionante que arroja luz sobre algunos de los temas más enigmáticos, confirma unas cuantas teorías, desmiente otras tantas y plantea una buena tanda de dudas que traerán de cabeza a la comunidad durante los meses venideros. 

El nuevo escenario en que se desarrolla Antiguos Cazadores no está conectado al principal; cuenta con sus propios faroles (a los que se accede desde una lápida en el Sueño del Cazador), pero es imposible llegar por medios "físicos". Se trata de una localización directa, con pequeñas ramificaciones y los siempre recurrentes e inteligentes atajos que se han convertido en una seña de identidad de la saga, pero en el que es muy difícil perderse o tener esa sensación de "¿a dónde voy ahora?" que sí existía en el juego principal. 

Pero es una minucia al lado de su longitud y, sobre todo, espectacular diseño. Los magos de FromSoftware se han vuelto a sacar de la manga algunos de los escenarios de mayor belleza artística que se han visto en videojuego alguno, y eso es mucho decir teniendo en cuenta el nivel del que hacían gala Yahar'gul, Cainhurst o la Pesadilla de Mensis. La variedad es otro de sus puntos fuertes: al empezar visitaremos lugares que recuerdan arquitectónicamente Yharnam y sus alrededores, con la principal diferencia de que lo hacemos a plena luz del día; un contraste con la noche eterna del juego principal. Pero poco a poco el escenario evoluciona de forma grotesca: cadáveres apilados en ríos de sangre, un pabellón de investigación teñido por una tenebrosa luz verde, una aldea pesquera sometida a la lluvia constante... Es un auténtico deleite visual.

Los escenarios de The Old Hunters traen consigo nuevos enemigos y, haciendo honor a su nombre, una de nuestras principales amenazas serán otros cazadores. ¿Recordáis cuando, en momentos puntuales de Bloodborne, debíamos combatir con nuestros similares? Ahora son un enemigo habitual y, lo que es más importante, aunque los derrotemos, reaparecerán cuando muramos o visitemos el Sueño del Cazador. Su proliferación da pie a nuevas estrategias, pues los Cazadores no se libran del acoso de las bestias, algo que podemos usar en nuestro propio beneficio.

Herramientas de destrucción

Por suerte, para defendernos contamos con nuevas armas, nuevos atuendos, nuevos objetos consumibles y nuevas runas. En total, hemos descubierto once armas cuerpo a cuerpo, cuatro a distancia y ocho nuevos atuendos. Y una vez más, no podemos más que maravillarnos ante la increíble imaginación que demuestran los diseñadores de From, con auténticas virguerías en forma de armas con truco. Tenemos, por ejemplo, una maza que se transforma en una sierra gigantesca:

Una espada-arco:

O (mi favorita) un espadón que se convierte en... un espadón arcano:

Si habéis seguido la pista de Antiguos Cazadores desde que fue anunciado en el Tokyo Game Show, estás armas no serán ninguna novedad, pues las han mostrado en varias ocasiones. Pero os aseguro que hay un buen número de sorpresas, especialmente dentro de las armas a distancia (algunas son de todo menos "a distancia"). El mejor aspecto de todas estas y novedades es que, como ya pasaba en Bloodborne, cada una transmite la sensación de ser única y de aportar nuevas opciones jugables. Eso sí, hay que destacar que en su estado básico son muy poco eficientes (sobre todo si ya tenéis algún arma mejorada al máximo), así que si queréis utilizarlas de forma efectiva en el DLC, es obligatorio mejorarlas. En ese sentido, os alegrará saber que The Old Hunters incluye una nueva Roca de Sangre, aumentando a dos el número máximo que se puede obtener en cada partida. 

Lo único que me preocupa es que la introducción de estás armas pueda afectar de forma negativa al componente online competitivo, desequilibrando la balanza y haciendo que aquellos jugadores que no posean el DLC tengan las de perder en los combates. Por desgracia, no he tenido tiempo de participar en ningún enfrentamiento para comprobarlo (y aunque lo hubiese hecho, soy tan paquete que habría mordido el polvo de todas formas), así que no puedo aportar demasiada información al respecto.

Nacer, crecer y morir por la sangre

Desde Sony recomiendan que hayamos alcanzado el nivel 65 con nuestro personaje antes de afrontar Antiguos Cazadores... Aunque esto sólo es aplicable a la primera pasada. Si estáis en una partida + la dificultad del DLC será mucho mayor y, por consiguiente, necesitaréis un nivel bastante más elevado si no queréis morir vergonzosamente en los primeros compases. En mi caso, tenía una partida guardada con un personaje de nivel 107 justo antes del enfrentamiento final en la primera pasada, así que la primera parte de The Old Hunters no me ha supuesto demasiados problemas. Eso sí, no han faltado situaciones en las que la envergadura o las tácticas enemigas me han obligado a parar y pensar fríamente cómo continuar. Los clásicos "puzzles" de la saga Souls.

El hecho de tener buen nivel y la experiencia que te dan cientos de muertes, fueron alimentado mi ego poco a poco. Y cuando mi confianza se encontraba en su punto álgido, Miyazaki me arreó un bofetón para recordarme que esto es Bloodborne. La dificultad de Antiguos Cazadores puede suponer un verdadero reto incluso para los jugadores veteranos, especialmente durante la segunda mitad, donde repentinamente sale propulsada hasta el cosmos. Pero ya sabéis que eso es precisamente lo que hace a Bloodborne y los juegos de la saga Souls tan especiales. Eso, y la grandiosa satisfacción que se obtiene al acabar con el malnacido que nos ha hecho ver las palabras 'Has muerto' en repetidas ocasiones.

Los cinco enfrentamientos contra jefe de los que consta The Old Hunters son sencillamente inolvidables, e incluso aunque consigáis acabar con cualquiera de ellos a la primera, su diseño, banda sonora 'in crescendo' y sensación de tensión constante, los convierten en experiencias que pocos juegos pueden vanagloriarse de ofrecer hoy en día. En concreto, el jefe final del DLC conseguirá que maldigáis, blasfeméis y os acordéis de toda la familia de los miembros de FromSoftware (pero siempre con cariño). No exagero cuando digo que, al asesinar por fin a la presa, mi corazón latía a mil por hora, estaba sudando y me temblaban las manos. Fueron un cúmulo de sensaciones sobrecogedoras, probablemente de lo más difícil que se ha visto en el medio desde... en fin, desde Bloodborne.

Otro aspecto inherente del DLC es su habilidad para mantenernos pegados al mando de principio a fin. Quizás por este motivo su duración puede resultar un tanto escasa, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un contenido que se vende a 19,99 €. Me ha llevado un fin de semana completar Antiguos Cazadores y conseguir todos los trofeos que incluye, pero ha sido una experiencia increíble a la altura de Bloodborne y, en algunos puntos, incluso superior. Además, todas las novedades que incluye se pueden utilizar en el juego principal, así que sería una pena no presentar las nuevas armas a los viejos conocidos...

Lo que sí he echado en falta es algún tipo de conclusión para el DLC... pero hay que entender que más que un capítulo adicional, actúa como una nueva fuente de información que complementa la historia principal. Y qué demonios, como decía al principio, no soy ningún experto en lore, así que es posible que lo que aporta The Old Hunters sea más conclusivo de lo que aparenta a primera vista. Además, estoy seguro de que aún hay cosas que no he descubierto; no se me va de la cabeza una puerta que no fui capaz de abrir. ¿Se ocultará algo importante en su interior o, por el contrario, será como aquella famosa puerta inservible de Bloodborne?

Antiguos Cazadores es todo lo que se le podría pedir al DLC de una obra de la magnitud de Bloodborne. Si tuviese un precio algo más ajustado os recomendaría encarecidamente que os hicieseis con el contenido, pero si pensáis que el juego de FromSoftware es una obra maestra, vais ya por vuestro tercer NG+ y disfrutáis examinando y uniendo las piezas de la historia, serán los 20 € mejor gastados del año. 

Valoración

Antiguos Cazadores es todo lo que debería ser un DLC: un contenido con numerosas novedades, muy desafiante y de gran calidad, que no deja la sensación de haber sido destripado vilmente del juego principal. Nunca una pesadilla fue tan placentera.

Hobby

86

Muy bueno

Lo mejor

Las nuevas armas, los nuevos jefes, las nuevas pinceladas de lore... En fin, todo.

Lo peor

El precio se antoja un pelín excesivo.

Lecturas recomendadas