Análisis

Análisis de Far Cry 4: El Valle de los Yetis

Por Álvaro Alonso
-

Versión comentada: PS4

Este análisis de El Valle de los Yetis, el nuevo DLC de Far Cry 4 para PS4, Xbox One, PS3, Xbox 360 y PC, fue descubierto en una cordillera del Himalaya junto a unas pisadas en la nieve de tamaño preocupantemente grande y un rastro de sangre... 

El Valle de los Yetis es el último de DLC de Far Cry 4, el sandbox de mundo abierto desarrollado por Ubisoft. Y como su propio nombre indica, nos invita a hacer frente a los legendarios yetis, los pies grandes, sasquatch o abominables hombres de las nieves del Himalaya. El DLC nos pone nuevamente en la piel de Ajay Ghale, el protagonista de Far Cry 4, y comienza con un accidente de helicóptero en una recóndita región del Himalaya.

Un grupo de soldados de Yuma viajó hasta esa misma zona en busca de algo llamado "la reliquia", pero jamás regresó. Nosotros deberemos resolver el misterio, encontrar la reliquia y sobrevivir para contarlo.

Sitio nuevo, vida nueva

La acción tiene lugar en un nuevo mapa, una pequeña sección completamente nevada en la que se empieza de cero, sin armas, habilidades o equipamiento creado con la piel de animales. Sin embargo se adquiere experiencia a mayor velocidad y en mayores cantidades, por lo que cuando os queráis dar cuenta tendréis más de 5 puntos de habilidad disponibles. Además, muchos cofres contienen las pieles que necesitamos para crear el preciado equipamiento que aumenta la cantidad de objetos que podemos llevar (aparecen en el mapa marcados con el símbolo de una piel), haciendo que cazar sea prácticamente innecesario... Salvo por algunas de las mejoras finales, que requieren la piel de animales únicos. Estos animales, en lugar de aparecer en misiones concretas como en la campaña, se encuentran en lugares determinados del mapa. Cuando estemos cerca, un mensaje en pantalla nos avisará de que un animal único anda cerca.

El sistema para conseguir armameno funciona de forma muy similar: las distintas armas están en punto concretos que aparecerán señalados en el mapa desde el principio de la aventura, aunque nunca sabremos de qué arma se trata. Basta con ir hasta esos puntos y hacernos con el arma en cuestión para que pase a formar parte de nuestro arsenal. Los objetos de mejora, como miras o cargadores ampliados, corren, eso sí, a nuestra cuenta. Por suerte, el dinero también crece a una velocidad mucho más rápida de lo normal, así que no tardaremos en hacernos con una pequeña gran fortuna.

El otro gran cambio es el transcurso del tiempo: en lugar de hacerlo como en la aventura principal, en el Valle de los Yetis siempre es de día. Esto es debido a una de las nuevas mecánicas, la defensa de nuestra base. Después de cada misión principal nos tocará volver a nuestro refugio improvisado -una estación de repetición- y protegerlo de las oleadas de enemigos que nos atacarán durante la noche. Podemos comprar diversas trampas y artilugios, como minas, barricadas, armas montadas o incluso animales salvajes, para hacer la defensa más sencilla... O podemos acometer encargos de mejora, las misiones secundarias que presenta el DLC, y conseguir todas estas ayudas de forma gratuita. Estos encargos son casi siempre iguales: ir a un punto, robar un camión protegido por soldados enemigos y llevar el vehículo de vuelta a nuestra base sano y salvo. Algunos (bastante más entretenidos) nos invitan a hacer escalada y utilizar el traje aéreo para llegar a lugares recónditos en los que el enemigo guarda poderosas armas, o recoger paquetes antes que los soldados enemigos.

El eslabón perdido

Y llegamos a la característica más destacable del DLC: los yetis. A partir de cierto punto dentro de la historia, estos seres de demensiones y fuerza descomunales comenzarán a vagar libremente por el valle. Los yetis son muy poderosos: pueden aguantar cargadores enteros de balas sin inmutarse, en cuanto nos ven corren como locos a por nosotros, lanzan piedras cuando nos colcoamos fuera de su alcance y de un golpe hacen que se esfumen todas nuestras barras de salud. El armamento de alto poder explosivo, como los lanzacohetes o los lanzagranadas es más que recomendable contra ellos. Si disponéis del pase de temporada u os habéis hecho con el lanzaarpones del DLC de Hurk, os lo recomendamos encarecidamente: es una de las armas que mejor nos han funcionado frente a estos terribles seres.

Cuando pierden una determinada cantidad de salud, los yetis quedan aturdidos durante un breve periodo de tiempo: si en ese preciso instante nos colocamos tras ellos y pulsamos el botón R3, nos subiremos a la chepa de la criatura para asestar el golpe de gracia... Aunque hay que ser rápidos, pues el yeti podría reaccionar y mandarnos volando por los aires. En general, los enfrentamientos contra los yetis nos han dejado un gran sabor de boca, en especial en los primeros compases del DLC, cuando aún no disponemos del armamento más avanzado ni todas las habilidades, dando lugar a situaciones en las que era más prudente salir escopetados que luchar. Sobra decir que enfrentarse a dos de estas criaturas al mismo tiempo es una auténtica locura...

Tras el mal sabor de boca que nos dejó Fuga de Durgesh, el primer DLC de Far Cry 4, El Valle de los Yetis ha conseguido que nos volvamos a divertir haciendo locuras en el maravilloso mundo creado por Ubisoft. Las nuevas mecánicas y los yetis aportan la suficiente diversión como para justificar la compra del viaje de vuelta a Kyrat, y además su duración está por encima de la media: a nosotros nos ha llevado unas 6 horas completar el DLC, aunque hemos perdido bastante tiempo disfrutando del paisaje y siendo descuartizados por criaturas de dos metros y medio. Pero también es cierto que se echa en falta algo más de arrojo, una "locura más loca todavía" al estilo de lo que hizo la compañía con Far Cry 3: Blood Dragon, pues al fin y al cabo, este contenido no deja de ser Far Cry 4 con Yetis... Far Cry 4. Con yetis. De repente tenemos ganas de volver a jugar.

Far Cry 4: El valle de los Yetis estará disponible para descarga a partir de mañana 10 de marzo en Xbox 360, Xbox One y PC. Los usuarios de PS3 y PS4 tendrán que esperar un día más, hasta el 11 de marzo, para poder cazar (o ser cazados) a los poderosos yetis.

Valoración

Far Cry 4 se despide con un gran DLC, que aunque no alcanza el nivel de Blood Dragon, consige que nos lo pasemos genial dando caza a los yetis.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

Los yetis. Las defensas nocturna. Las misiones secundarias de escalada.

Lo peor

Se echa en falta algo más de arrojo y más novedades.

Lecturas recomendadas