Análisis

Análisis de Lego City Undercover

Por Roberto J. R. Anderson
-

Os presentamos una aventura muy especial, que tras muchos años de éxitos eleva la fórmula Lego a un nuevo nivel. Hemos visto a las entrañables figuras en un montón de fantásticos mundos basados en franquicias externas y reconvertidos a las inconfundibles piezas Lego, pero ahora por fin conocemos su verdadera ciudad, el lugar donde habitan.

Y nos movemos con total libertad a través de ella, a lo largo de una estupenda historia llena de personalidad, con un humor aún mucho más logrado que en otros Lego y consiguiendo una sensación superior de ser parte de un gran entorno construido con las piezas de la juguetera danesa.

La base para crear esta ciudad es la línea de juguetes Lego City, que durante muchos años ha tenido gran éxito con sus recreaciones de edificios y vehículos. Veréis muchos de ellos representados con fidelidad en el juego.

La gran ciudad de juguete

El juego utiliza un planteamiento al estilo GTA, con una enorme ciudad para explorar libremente y cumplir misiones, para presentarnos una exquisita y divertidísima parodia de las clásicas películas policiacas con guiños a muchos filmes también de otros géneros. Nuestro hombre, Chase McCain, es un astuto policía que regresa a Lego City para atrapar al malvado Rex Fury, un importante criminal al que ya puso entre rejas en el pasado pero que ha logrado escapar de la prisión de Albatross (la versión Lego de Alcatraz).

Vuestra misión, en la piel de McCain (o mejor dicho en el plástico) es seguir el rastro de Fury y cazarlo de nuevo. Para ello, el policía se infiltra en los entresijos del crimen de la ciudad y se gana la confianza de Vinnie Pappalardo, un mafioso que tiene conexiones con Fury. Así, McCain debe compatibilizar su labor como representante de la ley con los trabajitos que le pide Pappalardo, y lo hace con la ayuda de una serie de útiles uniformes.

Diferentes habilidades

Si en otros juegos Lego podíamos alternar entre varios personajes con distintas habilidades, aquí lo que hacemos es cambiar entre los uniformes del siempre presente McCain. Empezamos con el de civil (el más básico), y pronto conseguimos también el de policía, con el que podemos usar un gancho esencial para los tramos plataformeros y rastrear huellas que nos conducen a objetos ocultos. Por su parte, con el ladrón es posible abrir puertas cerradas y cajas fuertes, y el minero puede romper rocas y manejar dinamita. Incluso podemos enfundarnos el traje de astronauta y teletransportarnos con él en ciertos puntos, y vestirnos de granjero para regar plantas y planear en los saltos gracias a una gallina en las manos de McCain. Por último, el bombero puede apagar fuegos y derribar con su hacha puertas bloqueadas por madera, y el obrero es capaz de perforar ciertos suelos y controlar cajas de fusibles.

Además, es posible desbloquear y personalizar montones de apariencias distintas para cada tipo de uniforme, que nos permiten jugar con el aspecto de otros personajes del juego. Y como es habitual en los juegos Lego, los puzles son el corazón de su jugabilidad, destruir y construir elementos es su seña de identidad, y la clave está en utilizar acertadamente cada tipo de uniforme para poder avanzar.

Varios ingredientes

Sin embargo, el desarrollo es de lo más variado, y las plataformas y la acción también tienen mucho peso. Tendréis que saltar mucho, escalar paredes y enfrentaros a muchos enemigos en divertidos y sencillos combates, y tras tumbarlos McCain puede arrestarlos con sus esposas para que desaparezca la amenaza. Podéis salir victoriosos de estas peleas con distintos movimientos como golpear, disparar, contraatacar o agarrar. Y en las calles os esperan frenéticas persecuciones sobre ruedas: en algunas tendréis que ir a por un enemigo que escapa, mientras que en otras habréis de huir vosotros de los perseguidores.

Estas misiones, si son parte de la aventura principal, le son encomendadas a Chase McCain a través del GamePad, que actúa como comunicador y a través del cual le llegan videollamadas de personajes que le explican la situación. El mando de Wii U tiene también su importancia en forma de escáner policial, para buscar personas y objetos desde lejos e incluso rastrear conversaciones y sonidos. Además, a partir de cierto momento podréis tomar y guardar fotos de cualquier parte de la ciudad con el GamePad, y por supuesto también podéis ver el mapa en su pantalla en todo momento. Creemos que se le ha dado un buen uso, aunque lejos de explotar al máximo sus posibilidades.

Cuando otros personajes reclamen vuestra presencia a través del GamePad, tendréis que ir a lugares tan dispares como una mina, un dojo, un banco o un museo, entre otros muchos escenarios. Y cuando hayáis superado una misión, podréis repetirla las veces que queráis gracias a la opción “Juego libre”, y así tener la posibilidad de encontrar los secretos que os hayáis dejado. Además, a lo largo de la gran ciudad os espera todo tipo de retos secundarios como carreras en vehículos, enfrentamientos con bandas callejeras, rescatar gatos y cerdos perdidos y muchísimo más.

Los desafíos superados son recompensados con ladrillos dorados, y hay 450. ¡Imaginad lo que supone reunirlos todos! Lo cierto es que las posibilidades son inmensas, y si queréis completar todo lo que os propone el juego bien podéis llegar a las 50 horas.

Edificios y vehículos

Una de las cosas más interesantes es la posibilidad de edificar hasta 65 superconstrucciones, que incluyen depósitos de vehículos, rampas para coches y edificios de todo tipo, y para los cuales es necesario reunir super ladrillos Lego. Algunos de estos edificios son obligatorios para la historia, aunque la mayoría de ellos son opcionales y os serán útiles por diversos motivos. Los mencionados depósitos de vehículos os permiten recoger los “carros” que hayáis desbloqueado, e incluso escoger el color con el que aparecerán.

Así podréis tener vuestros coches favoritos siempre a vuestra disposición, aunque por supuesto también podéis haceros con todos los que veáis por las calles, ya que McCain sólo tiene que enseñar su placa y decir que se trata de una emergencia policial para tomarlos prestados. Hay más de 100 vehículos que incluyen coches, motos, limusinas, camiones, autobuses, trenes, helicópteros y muchas sorpresas más. Y no sólo se puede conducir vehículos de motor, sino que también podéis montar a lomos de caballos, cerdos e incluso del esqueleto de un imponente tiranosaurio rex con el que destrozarlo todo a vuestro paso.

Inmersos en el mundo Lego

Visualmente, nunca se había visto tan bien un juego de Lego. Cada detalle está pulido para mostrar nitidez y crear una impresión de mundo de juguete que nos parece muy atractiva. Eso sí, algunos tiempos de carga se hacen un pelín largos, y no tiene opción de Off-TV Play ya que la pantalla del GamePad es importante no sólo para mostrar el mapa sino también para contactar con otros personajes y emplear habilidades como el escáner policial.

Pero la verdadera pega que encontramos al juego es su ausencia de cooperativo, en contra de lo que nos tienen acostumbrados los juegos de Lego. Es cierto que en un juego de mundo abierto como este y con su enfoque narrativo centrado en McCain sería más complicado integrarlo, pero creemos que al menos como parte de las misiones y con un segundo jugador usando wiimote hubiera funcionado tan bien como en otros Lego. Es una lástima, porque estamos seguros de que muchos ya se habían acostumbrado a jugar a los títulos Lego con amigos, familiares y pareja, y aunque este juego es un paso adelante en muchos aspectos también duele ver que es un paso atrás en este apartado.

Así que no podréis disfrutarlo en compañía, pero como experiencia individual es pura diversión y una delicia jugable y narrativa. Apto para todos los públicos, con misiones y puzles muy bien planteados, una ciudad Lego convincente y unos divertidísimos personajes que os harán reír a carcajadas con su excelente doblaje en perfecto castellano. Después de desarrollar tantos juegos Lego de calidad en los últimos años, creemos que los ingleses TT Games han plasmado con este título la esencia Lego mejor que en ningún otro, y esperamos que la alianza con Nintendo dé frutos muy positivos para ambos. Por otra parte, recordad que la edición limitada trae una simpática figura Lego de Chase McCain, el gran héroe de esta aventura.

Valoración

El mejor juego Lego hasta la fecha, y el que mejor define su filosofía y humor (excepto por la aquí ausente filosofía de jugar en compañía). La ciudad está construida con la esencia Lego, y sus habitantes encajan en ella tan bien como los bloques.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

La diversión y variedad del desarrollo, las escenas de vídeo, el doblaje, las misiones secundarias.

Lo peor

El cooperativo hubiera sido la guinda. Una verdadera lástima que hayan renunciado a él en este Lego.

Lecturas recomendadas