Análisis

Análisis de Magic 2015 Duels of the Planeswalkers

Por Jorge S. Fernández
-

Versión comentada: PC

Fue en 2009 cuando  el universo de Magic, las cartas de Wizards of the Coast saltó al  entretenimiento digital, para complementar los miles de jugadores que este juego de cartas tiene en todo el mundo en su versión física. Desde entonces, el número de jugadores no ha dejado de aumentar.

Magic 2015: Duels of the Planeswalkers nos recuerda que su salto a la escena del entretenimiento móvil, en tabletas y teléfonos, así como para PC, como en consolas de la anterior y presente generación, ha acercado al jugador amateur, que seguramente nunca había oído hablar de los personajes de Wizards of the Coast, aumentando exponencialmente la difusión de este juego en todo el mundo.

Pero al igual que el aumento de jugadores, Magic 2015: Duels of the Planeswalkers viene a contrarrestar el estelar estreno de la serie de Blizzard Heartstone, tanto para PC como para dispositivos móviles, de momento sólo iOS, que ha supuesto sin duda el mayor adversario que tienen los Planeswalkers para alzarse a lo alto del género.

Pero vamos a centrarnos en el título de Wizards, que como todo, tiene sus virtudes y defectos, y aquí estamos para ponerlos en una balanza y obtener el veredicto final. 

Las tierras lo son todo

Como es norma en este tipo de juegos, donde otros usan maná para poder lanzar cartas al tablero, en Magic 2015: Duels of the Planeswalkers se trata de hacer acopio de tierras para poder lanzar las cartas más complejas al tablero de juego.


Estas tierras pueden ser de agua o tierra por ejemplo. Es el aspecto de mayor importancia, ya que depende del número de cartas que tengamos de este tipo la posibilidad de lanzar más o menos cartas poderosas al tablero en cada turno.

En cada turno podremos gestionar las tierras, lanzar cartas y posteriormente atacar con ellas. Estos son los pasos básicos de cada uno de nuestros turnos. Cada uno de los personajes contendientes tiene 20 vidas, el objetivo es acabar con esas 20 vidas antes que nuestro adversario lo haga con nosotros. ¿Sencillo?

Para ello debemos usar principalmente cartas con poder de ataque, que son la mayoría de las que conforman los mazos del juego. Éstas cartas tienen unos valores determinados de ataque y defensa, por lo que cuando una carta con 3/2 de atributo ataque a otra con 2/3, ambas cartas “morirán” e irán a parar al cementerio, que básicamente es un mazo con todas las cartas que vayamos perdiendo.

Así que, para lanzar una carta al tablero, primero hay que tener las tierras del tipo que necesite este personaje, lanzarlas y acto seguido hacerlo con la carta que queramos lanzar. Este es básicamente el procedimiento que haremos una y otra vez en cada turno, con el objetivo de acumular el mayor poder destructivo posible en el campo de batalla.

Combate por turnos

Una vez pasado nuestro turno, entra en juego nuestro oponente, aunque nosotros tendremos mucho que decir también en esta fase, si hemos sabido administrar nuestras cartas sobre el tablero. Aunque nuestro enemigo tiene las mismas fases cada turno, cuando quiera atacar a nuestro personaje para reducir sus 20 vidas, tendremos la posibilidad de bloquear sus ataques.

Para esto debemos tener cartas en el tablero sin girar. ¿Esto qué quiere decir? Pues que para bloquear a un enemigo, debemos haber conservado nuestra carta sin atacar el turno anterior, ya que cada vez que usamos tierras, y posteriormente una carta para atacar a un enemigo en el tablero, esta se queda girada y no puede utilizarse hasta el siguiente turno.

Por lo que si no hemos girado la carta, podremos bloquear su ataque e impedir que no ataque a nuestro héroe, no perdiendo vidas e infligiendo todo el daño a las cartas del tablero. Este es un aspecto clave del combate, ya que a veces es mejor sacrificar un ataque para poder bloquear el ataque de nuestro oponente en el siguiente turno.

Los hechizos marcan diferencias

Como os hemos explicado, las cartas con atributos de ataque y defensa son las más comunes, pero existen otras muchas que realizan acciones especiales en forma de hechizo, y que nos permitirán eliminar a enemigos problemáticos de un plumazo.

Sería imposible enumerar aquí todo lo que podemos hacer con los diferentes hechizos y propiedades especiales que tienen los centenares de cartas de Magic, pero sí que podéis haceros una idea de para qué sirven.

Muchas veces nos encontramos con demasiadas cartas enemigas en el tablero que no podemos contrarrestar con el poder de ataque de las nuestras, tan siquiera bloqueándolas. Así que para poder contrarrestarlas, existe este tipo de cartas hechizo, que dependiendo de su poder de devastación nos costarán más o menos tierras.

De esta manera podremos lanzar hechizos que manden a una carta enemiga directamente al cementerio, otras que aumenten durante ese turno tanto el poder de ataque como de defensa, la posibilidad de girar cartas que no hayan realizado movimientos aún y así evitar que nos ataquen durante ese turno etc…

Con esto lo que os quiero explicar es que Magic 2015: Duels of the Planeswalkers no se limita a poner en el tablero cartas a saco y atacar al héroe contrario, sino que además tendremos que panificar bien el turno del contrario, así como el número de tierras disponibles para realizar magias y hechizos que debiliten el poder de ataque enemigo previamente.

Sin duda son las cartas que diferencian un buen mazo de otro malo, de un jugador experto de otro novato, y sobre todo las que dan carácter a nuestra forma de jugar contra otros oponentes, ya sean de la IA o reales.

Gestionar mazos de cartas a nuestro gusto 

Sin duda es la gran mejora de Magic 2015: Duels of the Planeswalkers respecto de las anteriores entregas, la personalización y gestión de mazos, que es más completa que nunca.

Este es un aspecto clave para el éxito en cada combate. Como os decía antes, tener un mazo completo, con una distribución de fuerzas equilibrada y que se adapte a nuestra forma de jugar es vital para poder ir encadenando victorias y progresar.

Cada personaje tiene una personalidad de combate propia, los hay que tienen una potencia de ataque menor pero instantánea, que nos permite realizar daño ya desde los primeros turnos aunque sea en menor número. Por otro lado, también existen otro tipo de personajes que hacen más uso de los hechizos y magia, infligiendo más daño, pero necesitando más tierras para poder usarlos contra nuestros enemigos.

Hay tantas formas distintas de combatir como personajes existen, y son sus mazos los que nos permitirán tener un tipo de juego más explosivo o pausado. Aunque muchas veces, por mucho que planeemos a conciencia un mazo, una mano poco afortunada puede dar al traste con todos nuestros planes.

Suele pasar que nos encontramos con un mazo inicial con muy buenas cartas, pero que surten efecto pasados varios turnos y con bastantes tierras en nuestro poder, por lo que cuando tengamos ese poder destructivo puede ser demasiado tarde si nuestro enemigo ha obtenido cartas con menos requerimientos de tierras y un poder destructivo medio.

Lo mismo puede ocurrir a la inversa, pero evidentemente esto ya se escapa siempre de nuestro control y depende de las cartas que recibamos inicialmente, que aun así hay que recordar, que si no estamos conformes con ellas, podremos cambiarlas y esperar a tener mejor suerte con las nuevas cartas.

Aunque no siempre es así y podemos quedarnos con cartas aún peores, por lo que es un riesgo que debemos asumir desde el principio. Con las cartas que obtengamos con nuestra experiencia y las que podamos comprar con dinero real durante el juego, es como se marcan las diferencias entre los distintos jugadores que cada día se retan en Magic 2015: Duels of the Planeswalkers.

Infinitas horas de juego

Es una de las grandes virtudes de este tipo de juegos, ya que tendremos oportunidad de jugar su modo de jugador individual, donde podremos jugar una especie de campaña, que sobre todo nos servirá de entrenamiento para poder evolucionar nuestros personajes.

A ello se une el modo multijugador, que es el verdadero termómetro de nuestra pericia jugando a Magic 2015: Duels of the Planeswalkers, porque nos enfrenta a jugadores que toman decisiones arriesgadas a veces, absurdas otras y tiñe de una espontaneidad adictiva cada partida que jugamos contra estos oponentes reales.

Es la verdadera razón de ser de este juego, y donde se muestra con mayor plenitud. Donde la buena gestión de nuestro mazo de cartas es capaz de asentar diferencias respecto de nuestros competidores, donde nuestro ego se hincha hasta proporciones bíblicas cuando vamos a lanzar al tablero una carta que casi nadie tiene y con efectos devastadores en el poder de ataque de nuestro oponente.

Es sin duda el modo de juego por el que recomendaría Magic 2015: Duels of the Planeswalkers a mis amigos sin pestañear… aunque también tiene sus claroscuros, que en la conclusión os enumeraremos.

Aspecto técnico

Magic 2015: Duels of the Planeswalkers es un juego de factura casi perfecta, al menos exquisita, ya que la calidad de sus ilustraciones en las cartas son dignas del mejor fondo de pantalla épico con el que pudiéramos obsequiar a nuestro ordenador.

Su material cinemático, de gran calidad, el perfecto doblaje al castellano y un aspecto gráfico notable hacen que nuestra percepción técnica por este juego sea la de un título realizado con esmero y con muchas ganas de gustar, como muestra su extenso tutorial que acerca más que nunca este juego a los jugadores más amateur.

La música es correcta, aunque durante las partidas se echan de menos más efectos de sonido en combate, voces de los personajes y en general una regularidad que no haga decaer la acción, cosa que ocurre más veces de las que querríamos.

Conclusión

Magic 2015: Duels of the Planeswalkers sigue manteniendo intacta su jugabilidad respecto de su primera edición, y ha recibido mejoras sobre todo en la gestión de los mazos que aumenta la jugabilidad y la posibilidad de dotar de nuestra personalidad a los diferentes personajes.

Si eres seguidor de la franquicia, tanto física, como ahora digital, quedarás prendado por las opciones disponibles y la fidelidad del juego a su versión original. Ahora bien, desde mi punto de vista, pierde enteros respecto de su principal rival, Heartstone Heroes of Warcraft.

Con esto no quiero decir que como juego de cartas, este sea peor que el de Blizzard, pero sí que en el terreno del videojuego, tengo la impresión de que tras jugar a Heartstone, Magic 2015: Duels of the Planeswalkers nos parecerá un tanto lento en su desarrollo, con unos turnos demasiado largos y una mecánica de juego más complicada para los jugadores noveles.

Además desaprovecha el tamaño de nuestra pantalla, mostrando la acción de las cartas en el tablero de una forma muy lejana, teniendo que recurrir al ratón para ampliar cada carta y saber exactamente lo que hace.

Es la sensación agridulce que me produce es te Magic, es un juego que por sí solo es muy bueno, para mí el mejor videojuego de cartas… hasta que llegó Heartstone… y no quiero que se enfaden los lectores pro Magic, pero es verdad, que una vez te acostumbras al dinamismo del juego de Blizzard, es difícil mantener el ritmo en este Magic 2015: Duels of the Planeswalkers.

Quizás por ahí deberían venir sus futuras mejoras, en hacer de él un juego mucho más dinámico y rápido en su desarrollo.

Valoración

Es un buen juego de cartas, digno emisario de su versión física, a pesar de algunos aspectos flojos, recomendable

Hobby

76

Bueno

Lo mejor

Calidad técnica, ilustraciones de las cartas, doblaje al castellano, partidas multijugador

Lo peor

Le falta ritmo, los turnos a veces se hacen eternos, en el tablero falla la atmósfera

Lecturas recomendadas