Análisis

Análisis de Metal Gear Online 3

Por Álvaro Alonso
-

Versión comentada: PS4

Metal Gear Online, el modo multijugador de MGS V: The Phantom Pain, ya está entre nosotros. Tras alzarnos vencedores y morir vergonzosamente en sus tres modos de juego, os contamos qué nos ha parecido esta nueva incursión en el mundo multijugador de la saga de espionaje e infiltración por excelencia. 

Metal Gear Online ya se puede descargar de forma totalmente gratuita para disfrute de los usuarios de consola y resignación de los de PC, que tendrán que esperar hasta el mes de enero para poder disfrutar de las batallas del modo multijugador de Metal Gear Solid V The Phantom Pain.

Después de pasar un buen número de horas probando los distintos modos de juego, personalizando a nuestro personaje y lidiando con los inevitables problemas de conexión, os traemos el análisis de Metal Gear Online 3 en base a los contenidos que frece a fecha de hoy, 9 de octubre de 2015. Pero antes de entrar al meollo, vamos a repasar brevemente la historia multijugador de la saga Metal Gear, muy necesario para entender todos los cambios que introduce MGO3.

MGS: Portable Ops (PSP) y MGS 3: Subsistence (PS2, PS3, PS Vita) fueron los primeros títulos de la saga que contaban con un modo denominado Metal Gear Online, pero fue en MGS 4: Guns of the Patriots (PS3) donde la vertiente multijugador alcanzó todo su potencial. Incluido con el propio juego de manera gratuita, MGO2 conquistó a los fans de la saga trasladando de forma encomiable la infiltración y los detalles 'Kojimescos' del modo historia al campo de guerra online.

Durante sus cuatro años de vida, gozó de una salud magnífica gracias al apoyo de Kojima Productions, que revitalizaba el juego constantemente con nuevas expansiones (previo pago, eso sí) y, sobre todo, gracias a la que fue una de las comunidades de jugadores más dedicadas que se han visto jamás. MGO2 es, probablemente, el juego multijugador más especial y único que ha pasado por consolas.

Y así llegamos al que hoy nos ocupa: el Metal Gear Online de MGS V: The Phantom Pain, o lo que es lo mismo, MGO3. Desarrollado por Kojima Productions LA, a partir del día 6 de octubre es posible descargar (de forma gratuita) un complemento de aproximadamente 900 megas que añade este modo online. Y tras jugar hasta alcanzar el nivel 14 con la clase Infiltrador, estas son nuestras sensaciones.

Caza, control y sigilo

Metal Gear Online ha llegado con cinco mapas (Jade Forest, Red Fortress, Gray Rampart, Amber Station y Black Site), tres clases (Sicario, Explorador e Infiltrador) y tres modos de juego (Bounty Hunter, Comm Control y Cloak and Dagger). Antes de empezar a valorar la cantidad (SPOILER: sabe a poco), vamos a centrarnos en los modos de juego en sí.

Bounty Hunter es la clásica batalla por equipos, pero con algún que otro cambio: Los bandos -Solid y Liquid- comienzan con 20 tickets... Lo que vienen a ser puntos. Cada vez que eliminamos a un enemigo su equipo pierde un ticket, y gana la ronda el equipo que consiga reducir a cero los del contrario o el que más tickets tenga cuando se acabe el tiempo. Hasta aquí todo normal, pero existe un añadido bastante interesante: si en lugar de eliminar al enemigo lo dejamos inconsciente (usando CQC o armas no-letales), podemos extraerlo utilizando la maniobra Fulton; esto, además de restar un punto al equipo contrario, nos otorga un número de tickets adicionales que depende de la recompensa que haya sobre la cabeza de ciho enemigo. Este recompensa aumenta a medida que se eliminan objetivos, así que "fultonear" al mejor jugador del otro equipo puede cambiar el curso de la partida en un abrir y cerrar de ojos. Es una idea interesante para incitar el estilo de juego no-letal... Pero lo cierto es que este es el modo más directo y en el que más acción se puede encontrar.

En Comm Control ambos bandos luchan por el control de varias zonas del mapa. Cuando los atacantes toman el control de alguna, comenzarán a descargar datos. Y si la descarga llega al 100% antes de que se acabe la ronda, ganarán la partida. Es probablemente el modo más "típico" y el que menos diferencias presenta respecto a otros títulos multijugador.

Y por último llegamos al modo más interesante: Cloak and Dagger. El equipo atacante tiene como misión robar uno de los dos discos de datos y llegar hasta la zona de huida. Todos los miembros del bando que acomete la infiltración van equipados con armas no-letales y un camuflaje óptico que se desactiva ¡para todo el equipo! en cuanto cualquier jugador del equipo contrario hace contacto visual. La principal gracia reside en que no hay 'respawn', lo que significa que una vez eliminados tendremos que contemplar el resto de la partida desde el modo espectador. Esto genera una sensación de tensión constante y nos obliga a jugar de forma sumamente cautelosa, especialmente cuando estamos en el equipo que se infiltra. Este es sin duda el modo que más nos gusta y el más fiel al espíritu de la saga. Eso sí, en nuestra experiencia, está ligeramente descompensado: en el 90% de los casos, gana la partida el equipo defensor.

La mano (robótica) que mece la cuna

A pesar de que dos de los tres modos son bastante genéricos, el sistema de juego consigue brillar con luz propia gracias a los elementos propios de la V entrega. Ya hemos mencionado el uso del sistema Fulton o el camuflaje óptico, pero también es posible utilizar los binoculares para marcar enemigos -lo que otorga una valiosa ventaja táctica- o CQC para sujetar e interrogar a jugadores desprevenidos. Repartidos por los escenarios también encontraremos varios Walker Gears, cuya potencia de fuego puede poner contra las cuerdas al equipo contrario. Y tampoco hay que olvidar las detalles 'made in Kojima', como el peluche canino que aturde a todo aquel que lo mira directamente o la herramienta de sigilo definitiva: la caja de cartón. Aunque de definitiva más bien poco, porque en MGO no hemos visto cajas de cartón señuelo repartidas por el escenario, así que su utilidad queda relegada al deslizamiento por pendientes y poco más.

También hay que destacar la presencia de los héroes: exite la posibilidad de que un jugador encarne a Venom Snake y otro a Revolver Ocelot. Se da en toda las partidas de forma totalmente aleatoria, así que existe la posibilidad de que solo un bando cuente con héroe o que directamente no aparezca ninguno. Como es lógico, cuentan con ciertas ventajas respecto a los personajes creados por los jugadores. Snake, por jemplo, dispone de su brazo robótico, el cual puede disparar para eliminar o aturdir (dependiendo del cargamento que sleccionemos) a otros jugadores.

Por su parte, Ocelot puede hacer que las balas reboten contra las superficies para así acabar con los enemigos que están a cubierto. Aunque, sinceramente, no tenemos ni idea de cómo se consigue este efecto. Que los héroes sean aleatorios sirve para que ningún jugador abuse de sus habilidades especiales, pero también hace que controlarlos se convierta en una rara avis. No habría estado de más que su uso fuese una suerte de recompensa o Power-Up, de una forma similar a lo que hace la beta de Star Wars: Battlefront.

Pero si tuviésemos que quedarnos con un solo elemento, sería la banda sonora: antes de cada partida, podemos seleccionar entre toda una variedad de temas musicales pertenecientes a la saga Metal Gear, desde los títulos de MSX hasta el reciente The Phantom Pain, pasando incluso por "rarezas" como Portable Ops o Rising. Es maravilloso poder disfrutar de partidas con el clásico Theme of Tara o la BSO del primer Metal Gear Solid de fondo.

Dolor fantasma

MGO3 es extremadamente divertido. Es innegable que ha perdido parte de las cualidades que tan único hicieron a MGO2 (¡queremos que vuelva la canción de victoria!) para acercarse al gran público, pero también lo es que conserva el espíritu de la saga; el espíritu que lo hace brillar con luz propia entre la inmensa cantidad de modos online (innecesarios en la gran mayoría de casos) que se encuentran en la actualidad.

Su verdadero problema es la escasez de contenido: tres modos de juego, por muy divertidos que sean, saben a poco y pueden terminar cansando muy pronto... Especialmente al gran público. La cantidad de armas, herramientas y habilidades también es bastante escasa, y la progresión para obtener nuevo equipo puede resultar un tanto frustrante para los recién llegados, pues hasta el nivel 10 las opciones de personalización están muy limitadas. Tampoco podemos dejar de mencionar los siempre inevitables problemas de conexión y lag, que hicieron que las primeras partidas resultasen bastante frustrantes. Por suerte, y a medida que han pasado los días, estos problemas han mejorado notablemente y ahora mismo es posible encontrar partida y jugar sin mayores complicaciones.

El producto que tenemos entre manos ahora mismo es muy sólido, y se agradece que Kojima Productions LA haya preferido deleitarnos con un juego pequeño... Pero pulido en todos los sentidos. Además, está claro que en un futuro no muy lejano recibirá actualizaciones que incluirán nuevo contenido, ya sean trajes, armas o modos que lo conviertan en el digno sucesor de MGO2 que aspira a ser. Mientras tanto, ¡seguiremos jugando!

Valoración

MGO3 es extremadamente divertido y una gran apuesta tanto para los que quieran "pegar tiros" como para acérrimos de la infiltración. Solo la escasez de contenido lo separa de convertirse en una joya de los modos online.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Muy divertido. Consigue brillar por encima de otros juegos con modos online.

Lo peor

Escasez de modos de juego y personalización. Problemas de conexión.

Lecturas recomendadas