Análisis

Análisis de NES Remix

Por Nacho Bartolomé
-

Versión comentada: Wii U

Deconstruir clásicos está de moda. Lo hacen los chefs con las tortillas de patatas, pero la combinación de ingredientes nunca falla: no te puedes cansar de una buena tortilla. Y NES Remix es un buffet de grandes clásicos del videojuego deconstruidos. Sus ingredientes o mecánicas de juego son de tan buena calidad que en pedacitos o incluso mezclados entre ellos siguen estando buenísimos.  

NES Remix nos pone en bandeja una degustación de 12 clásicos ochenteros de la Nintendo Entertainment System. La carta incluye:

- Donkey Kong

- Mario Bros.

- Super Mario Bros.

- Donkey Kong Jr.

- Pinball

- Clu Clu Land

- Ice Climber

- Golf

- Excitebike

- Wrecking Crew

- Balloon Fight

- The Legend of Zelda

Desgustación porque no se trata de los juegos completos que llenan lo que un plato de abuela, sino de una serie de breves pruebas basadas en las mecánicas de cada título, unas tapitas de bar que os dejarán con ganas de más… aunque podemos pedir el plato completo en la eShop directamente desde el menú de cada juego gracias a la Consola Virtual. Y como jugados en una consola virtual se presentan: no esperéis ningún filtro HD o lavado de píxel, los juegos se muestran en pantalla tal cual han sido siempre rodeados por un marco que muestra el tiempo y el número de intentos restantes, y el menú de selección de pruebas es discreto y funcional.


Cada juego protagoniza entre 6 y 23 desafíos, la mayoría divididos en varios pequeños retos de apenas unos segundos de duración. Empiezan presentándonos las mecánicas básicas en cada juego y pidiéndonos ejecutar algunas acciones simples dentro de un límite de tiempo: saltar y coger unas monedas o aplastar unos goombas en Super Mario Bros. dentro de un límite de tiempo, eliminar a unos enemigos en Zelda, colar la bola por un determinado punto de la mesa en Pinball, romper unos cuantos bloques de hielo en Ice Climbers, trepar por enredaderas en Donkey Kong Jr...


Las sucesivas pruebas se van complicando exigiéndonos ya un mayor dominio de cada juego, y nos proponen, por ejemplo, derrotar a 8 Bowser consecutivos en Super Mario Bros. utilizando bolas de fuego, alcanzar determinadas puntuaciones en Pinball sin perder la bola, llevar la pelota hasta el green en Golf con un número limitado de golpes o cruzar la línea de meta en Excitebike sin que ningún rival nos derribe.

El ritmo es muy rápido: por lo general las pruebas sólo duran unos segundos, y si fallamos la prueba vuelve a comenzar rápidamente a costa de perder un intento, representados por corazones. Cuando superamos las pruebas de cada nivel, se nos recompensa con estrellas, de una a tres, dependiendo de lo rápido que hayamos sido, un sistema clavado al que tanto abunda en los juegos para smartphone como Cut the Rope o Angry Birds. Como ocurre en estos juegos, superar un nivel no supone problemas, lo difícil es dominarlo para conseguir las tres estrellas, o incluso las tres estrellas arcoíris, sólo al alcance de auténticos "NESpertos".

Las estrellas nos sirven para desbloquear el plato fuerte del juego: los Remix. Un total de 50 desafíos (mas algunos bonus) que le dan una vuelta de tuerca a los juegos o, directamente, mezclan las mecánicas de varios: superar un nivel de Donkey Kong sin saltar porque jugamos con Link, convertir Super Mario Bros en un “8 bit. Trip Runner” en el que Mario corre automáticamente y tenemos que brincar para esquivar todos los peligros, conseguir puntos en Pinball con un foso de lava que impide acceder a la parte inferior de la mesa, jugar a Mario Bros. con la pantalla del revés, vencer a los rivales de Balloon Fight a la vez que protegemos a un segundo personaje…

Algunos retos presentan alteraciones simplemente visuales, como un nivel de Ice Climber con filtros gráficos que le dan aspecto de juego de Game Boy o incluso Virtual Boy, o una fase de Wrecking Crew que debemos superar mientras la cámara se aleja… a la vez que el número de pantallas que se muestran simultáneamente se multiplica. Estas originales pruebas son lo mejor del juego, y siempre nos animarán a continuar para ver con qué locura nos sorprenderán a continuación.

Esto contrasta con las pruebas normales, que sí, son tan divertidas como lo son las mecánicas de los juegos originales, pero en varios casos la sensación que nos queda al superarlas es que apenas hemos jugado un mero tutorial del juego completo: la prueba final de Donkey Kong es simplemente superar un nivel, por ejemplo. Y no todos los juegos son igual de brillantes ni se prestan igual a este tipo de retos, porque Super Mario Bros. sigue siendo incontestable, pero el control de Popo en Ice Climber provocará que os hagáis popó en más de una ocasión, y Golf puede resultar demasiado arcaico en la actualidad e incluso algo confuso para aquellos no acostumbrados a juegos del género.

Además, al final el número de juegos se antoja algo escaso, y se echan en falta otros clásicos como Metroid o Kid Icarus, que se prestarían mejor a pruebas de habilidad y acción directa que el propio The Legend of Zelda, que tiene un ritmo más pausado y no termina de encajar en el tipo de partidas que propone el juego.

De todas maneras, NES Remix encuentra en Miiverse otro incentivo para que sigamos jugando: conseguir todos los sellos, elementos que Nintendo introdujo en Super Mario 3D World y que vuelven para que llenemos Miiverse de creatividad pixelada o “chistendos” malos adornados con sprites extraídos de los juegos.

Los sellos se consiguen reuniendo Bits, puntos que obtenemos al superar cada nivel en mayor o menos cantidad dependiendo de factores como el tiempo empleado o el número de intentos perdidos. Al alcanzar un determinado número conseguiremos un nuevo sello, y hay 100 diferentes, con lo que acabaremos rejugando muchos niveles para conseguir más Bits (descuidad, los gráficos de los juegos seguirán anclados en los 8), completar la colección y fardar en Miiverse, porque no hay otra forma de compartir nuestros logros o comprobar las mejores puntuaciones de nuestros amigos: no existen tablas de clasificación online ni ningún tipo de multijugador.

Concluyendo Entertainment System

NES Remix nos recuerda que los juegos grandes, los que pueden permitirse jugar con la nostalgia del jugador, no están movidos por motores gráficos, sino por mecanismos jugables simples y certeros que enganchan y dan para decenas de divertidos retos sin necesidad de extenderse a lo largo de un juego completo. NES Remix permite refrescar juegos de hace años, conocer alguno nuevo y dominar sin darte cuenta sus mecánicas básicas para prepararte para las versiones "de verdad". Si tu Wii U tiene apetito, en la eShop ya tienes un NEStaurante en el que sirven todas las tapitas de tortilla de patata que quieras por 9,99€. Y de las buenas, de esas que siempre te hacen tener ganas de repetir. 

Valoración

Un divertido "juegomenaje" a lo que hizo grandes a los clásicos de la NES: sus mecánicas de juego, que siguen siendo adictivas y dan para decenas de pruebas... y giros locos, como demuestran los retos Remix.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

Los desafíos Remix y sus originales vueltas de tuerca a los juegos más míticos.

Lo peor

En ocasiones los niveles se limitan a funcionar casi como tutoriales. Faltan clásicos como Metroid.

Lecturas recomendadas