Análisis

Análisis de Never Alone (Kisima Innitchuna)

Por Daniel Quesada
-

Versión comentada: PS4

Una niña de una tribu de Alaska no parece la típica protagonista de un videojuego, pero esa es precisamente la que nos acompaña en Never Alone, una aventura plataformera que os reta a la vez que os enseña.

Actualizado: Never Alone se estrena como integrante de la colección de juegos al instante de PS Plus en abril. ¿Queréis recordar su análisis antes de descargarlo? ¡Pues os lo refrescamos!

Esta etapa de esplendor de los juegos indie sirve para que algunos desarrolladores se lancen a por ideas arriesgadas, que además del mero entretenimiento lancen un mensaje educativo y diferente. Tal es el caso de Never Alone, la nueva creación de de Upper One Games, que llega ahora a las tiendas online de Xbox One y PS4, además de Steam.

El argumento nos cuenta la historia de Nuna, una niña miembro de los Iñupiaq, los nativos de Alaska. Un día, su pueblo se ve invadido pur una enorme ventisca de origen desconocido, la cual hace casi imposible salir al aire libre. Nuna decide lanzarse a buscar el origen de esa ventisca y frenar a un misterioso hombre que arrasa con todos los habitantes de la zona.

El mejor amigo del Iñupiaq

Casi desde el comienzo, Nuna encuentra un inesperado aliado: un zorro que la acompaña a todas partes. Y le va a venir de perlas en el desarrollo: la aventura sigue el estilo clásico de los juegos de plataformas, con algún puzzle salpicado por aquí y por allá. Estos puzzles se basan en las posibilidades de los dos protagonistas: Nuna tiene una boleadora para disparar y puede mover cajas y trepar por cuerdas, mientras que el lobo salta más y es capaz de atraer a los espíritus cercanos para que creen plataformas a las que agarrarse.

Podemos alternar el control de un personaje a otro con solo pulsar un botón y, mientras tanto, el compañero será controlado por la consola. En ese sentido, el comportamiento de los personajes es bastante efectivo (suelen ceñirse a seguir al compañero siempre que pueden), pero la IA a veces nos juega alguna mala pasada colocándose donde no debe. Es solo en momentos puntuales, pero la mayoría del tiempo se juega con comodidad. Por cierto, el juego admite dos jugadores, para que un compañero se encargue del zorro o de Nuna, como prefiramos.

Los retos no dependen solo de nuestro intelecto, sino que también hemos de tener en cuenta los fenómenos atmosféricos que azotan la peligrosa Alaska. Por un lado, tenemos el viento, que golpea alternativamente en ciertos puntos y que, si no nos protegemos, puede lanzarnos hacia atrás. También podemos usarlo a nuestro favor para propulsarnos cuando saltamos a una plataforma lejana.

También entran en juego las auroras boreales, que podéis ver aquí arriba. En el juego, son representadas como una especie de niños fantasmales que atrapan a los protagonistas y los matan si los tocan.

Y es que el folklore de los iñupiaq tiene mucho que ver con la estética y el desarrollo del título. Los monstruos están basados en sus creencias y leyendas y, de hecho, todo el juego incluye escenas de corte con pinturas tribales y narraciones en off (en el idioma real de este pueblo y con subtítulos), como si se tratara de un cuento que estamos escuchando. Tanto el sonido como el despliegue gráfico son más bien minimalistas, pero también estilizados y alegóricos. En ese sentido, recuerda bastante a otros clásicos indie como Limbo.

Su mecánica también es parecida, con ramalazos de otros juegos como Max: The Curse of Brotherhood, The Cave o Exit: nuestra agilidad mental es tan importante como nuestra pericia con los saltos.

Corto como el día, intenso como el invierno

Uno de los puntos flacos de Never Alone es la duración. No tendréis mayores problemas para superarlo en dos o, como mucho, tres horas. No invita mucho a rejugarlo, salvo para encontrar todos los búhos que hay por el escenario y que desbloquean unos vídeos (preciosos y en HD, por cierto) en los que miembros reales de los iñupiaq explican las influencias culturales que han dado pie al juego. Por supuesto, el mensaje en favor del respeto por la naturaleza es uno de los pilares.

Aún así, la experiencia merece la pena, por tres motivos: el primero, porque es un producto cultural en toda regla, que nos descubre el pasado y las hermosas costumbres de una civilización de la que muchos ni siquiera habíamos oído hablar. El segundo motivo es su particular estética, muy en la línea de otros juegos que hemos comentado, pero dotada de personalidad propia, gracias a efectos de nieve, viento o agua que parecen "invisibles", pero que son una pequeña virguería técnica.

El tercer motivo es el propio guión, que incluye algunos "giros de guión" muy impactantes y que, por supuesto, no desvelaremos aquí. En su corta pero intensa aventura, la sigilosa Nuna se convierte en una heroína con todas las de la ley.

Never Alone se pondrá a la venta el día 26 con un precio de 14,99 euros. Es un juego corto y tiene algunos fallos en el manejo que pueden resultar verdaderamente frustrantes en ocasiones (parece que ya están trabajando en un parche para ello), pero os aportará una de esas aventuras pequeñitas, pero memorables, que salpican de vez en cuando nuestros discos duros.

Valoración

Un juego diferente, arriesgado, que no da en la diana con todos sus objetivos pero que sabe llamar la atención y atraparnos durante el tiempo que dura su fábula.

Hobby

78

Bueno

Lo mejor

Su valor educativo. Su estética, llena de personalidad.

Lo peor

Hay zonas en las que se muere una y otra vez por culpa del control. Es corto.

Lecturas recomendadas