Análisis

Análisis del nuevo LittleBigPlanet

Por Mercedes López
-

Los simpáticos Sackboys desembarcan en PS Vita con un título que conserva todas las cualidades que han hecho grande a la saga LittleBigPlanet en PS3, incluidas las opciones de creación y comunidad… ¡y todo en una portátil!

Puede que Media Molecule ya esté inmersa en el desarrollo de Tearaway, pero aún así ha sacado algo de tiempo para supervisar y coordinar el trabajo de más de seis estudios internos de Sony, como Tarsier, Double Eleven o Xdev, por citar a algunos ¿El resultado? Pues, ni más ni menos, un título que no tiene nada que envidiar a las entregas de PS3 y que, por supuesto, queda muy por encima de la entrega de PSP, la primera incursión de los Sackboys en el terreno portátil.

No falta prácticamente nada: ni la cápsula desde la que saltamos a los 3 componentes del juego (historia, creación y comunidad), un modo historia con una trama, niveles y protagonistas completamente nuevos, un extenso y hasta complejo abanico de herramientas para crear niveles,  minijuegos o escenas de vídeo e incluso opciones de comunidad para compartir nuestros niveles y probar los de otros jugadores. Y todo ello rematado con un apartado gráfico que tampoco tiene nada que envidiar a lo visto en PS3… aunque no nos precipitemos.

El circo del sol… ¿o la tristeza?

Lejos de reciclar alguna de las historias ya vistas en otros LittleBigPlanet, sus creadores han optado por crear una completamente nueva para el cuarto juego de la saga. En ella descubriremos la existencia de un circo, en otro tiempo glorioso, cuya atracción principal era un titiritero, que poco a poco fue perdiendo su encanto hasta provocar los abucheos de la gente. A partir de ese día, se dedicó a hacer desaparecer la felicidad del mundo, por medio de unas marionetas llamadas “los vacíos”.

¿Adivinas quién tendrá que volver a traer la felicidad al mundo? La estructura de este modo historia es como la de cualquier otro LBP: nos esperan 5 mundos (cada uno centrado en un personaje distinto y con un número variable de niveles, entre 7 y 9), en los que tenemos que llegar a la meta superando zonas de saltos, carreras, y otras pruebas al tiempo que recogemos esferas de puntuación y premios, como accesorios para personalizar a nuestro Sackboy, pegatinas o ítems que podemos utilizar en el modo creación. Incluso se sigue manteniendo la existencia de llaves, más o menos fáciles de encontrar, que nos dan acceso a los llamados niveles de desafío, que básicamente son minijuegos que podemos disfrutar solos o en compañía.

Lo único “malo” es que, de estos 40 niveles, 10 son las escenas de vídeo iniciales y finales de cada mundo, por lo que realmente hay 30 niveles jugables que, a alguien medianamente habilidoso, le dejarán unas 6-7 horas de diversión (otra cosa es completarlo al 100% recogiendo todos los premios, trofeos aparte). Tampoco podemos olvidar la existencia de un sexto mundo, que recoge 5 “macro-minijuegos” con varios niveles cada uno, así como mecánicas de juego y una estética propia, que van desde el típico plataformas de iPhone que controlamos tocando solo la pantalla táctil a versiones visualmente más simples de juegos de disparo y habilidad como PixelJunk Shooter. Un detalle que te invitará a seguir jugando hasta completarlo todo.

Un mundo con el que puedes interactuar

Lejos de ofrecer lo mismo que ya hemos visto en PS3, el modo historia de este LBP de Vita introduce unas cuantas novedades, todas ellas relacionadas con el hardware de la portátil. Así, en muchos niveles tendremos que tocar la pantalla táctil o el touchpad trasero para “hundir” o hacer que aparezcan plataformas en el escenario, por no hablar del giroscopio para controlar el avance de algunos vehículos (o incluso para mover algunas plataformas con ruedas) o las cámaras de PS Vita para crear nuestras propias pegatinas.

Hay incluso detalles simpáticos como un detector de huellas que tendremos que presionar para abrir ciertas puertas o interruptores que literalmente tendremos que pulsar y desplazar para activar ciertos mecanismos. Todo ello combinado con el control de siempre, que nos permite saltar, agarrarnos a superficies, golpear a otros jugadores con el stick analógico derecho o incluso cambiar la expresión de nuestro Sackboy con la cruceta. Incluso hay hueco para niveles con un nuevo sistema de control, como guiar por un nivel un objeto volador tocando solo el touchpad trasero (para indicar dónde queremos que vaya el objeto).

Y lo mejor de todo es que todas estas formas de controlarlo encajan a la perfección, de forma natural, sin que resulte extraño que inclinemos la consola o toquemos la pantalla táctil y, sobre todo, se nota que está muy bien pensado, para que, por ejemplo, no afecte a la jugabilidad si tocamos por accidente el panel táctil trasero (como sí pasa en otros títulos de la nueva portátil de Sony).

Tú eres el dios creador… y “compartidor”

Estas innovaciones en el control también llegan al modo Creación, donde nos esperan unas opciones casi a la par de lo visto en la última entrega de PS3, incluidas las opciones de crear nuestros propios mundos compuestos por varios niveles, enlazar subniveles dentro de un mismo nivel y otras muchas más. Podemos crear nuestros propios vídeos, niveles, minijuegos… prácticamente de todo. Hay opciones y mecánicas nuevas, como poder crear las formas y obstáculos tocando directamente la pantalla o ajustar el zoom con el panel táctil trasero.

Incluso hay opciones para controlar el giroscopio de la consola, el panel táctil trasero aplicado a los juegos (aparece un puntero en pantalla para indicarnos dónde estamos tocando) y otras herramientas, que, una vez más, requieren mucho, mucho tiempo para llegar a hacer cosas curiosas y trabajadas.

Por último, tampoco falta un modo Comunidad, donde puedes subir los niveles que hayas creado, probar los de otros jugadores y dejar comentarios sobre qué te han parecido los niveles o marcarlos como “Adorados” si te gustan. Como en PS3, hay filtros de búsqueda, un registro de tu actividad para que tus amigos vean que has estado probado (o tú picarte con sus récords), puedes poner niveles en cola para jugarlos en otro momento o, he aquí una gran novedad, descargarlos a tu portátil para poder jugarlos offline en cualquier otro momento.

Añade, por último, lo posibilidad de buscar niveles en la página oficial LBP.me y ponerlos en cola para probarlos al entrar en el juego y el abanico de opciones es, cuando menos, completísimo.

Mejoras e innovaciones en otros frentes

Aparte de estas novedades, hay unas cuantas más dignas de mención. Para empezar, hay minijuegos que requieren poner la portátil en vertical, pruebas diseñadas para competir 2 jugadores en la misma consola (combates de boxeo con robots, los clásicos juegos de dardos o air hockey…) o incluso para varios jugadores pasando la consola por turnos.

Tampoco falta la inclusión de nuevos gadgets que ayudarán a nuestro Sackboy a superar determinados escollos, como el Rarocohete (para disparar a los enemigos y ciertas partes del entorno, pudiendo dirigir los proyectiles con el dedo en la pantalla tácil), los Manopladores, que nos permiten manipular determinadas bombas y bloques de los escenarios e incluso lanzarlas o el Gancho de Agarre, que permite lanzar un garfio a puntos clave y balancearnos. Tampoco diremos mucho más por no desvelar todas y cada una de las sorpresas, que alguna queda...

No es oro todo lo que reluce

Tampoco vamos a ocultar que el juego tiene sus defectos y sus aspectos mejorables, como todo hijo de vecino. Pare empezar, durante este análisis el modo online no ha funcionado adecuadamente. Por un lado, algunos niveles creados por usuarios nos han dado problemas al cargar y no hemos conseguido probarlos a la primera. A esto hay que añadir la escasez de jugadores, por lo que ha sido imposible echar una partida con otros 3 jugadores (en el modo historia solo hemos encontrado zonas para 2 jugadores, por lo que no sería extraño que los niveles del modo historia estuvieran limitado a 2 jugadores, salvo los minijuegos).

Siguiendo con el modo online, solo hemos encontrado 24 niveles disponibles, lo que sin duda ha sido otro “varapalo” ya que se había rumoreado en varias ocasiones que los niveles creados en LBP2 funcionarían en esta version portátil, pero lo cierto es que a fecha de publicación no ha sido así. Si la cosa cambia, actualizaremos con la información correspondiente.

Tampoco podemos pasar por alto que, aunque el juego luce de muerte en Vita, algunos detalles, como la expresividad de los Sackboy pasa casi inadvertida, salvo al llegar a meta o editar el aspecto de nuestro personaje.

Últimas impresiones

Si ya has probado un LittleBigPlanet en PS3, ya sabes lo que te espera en Vita. Y ese es, quizá, uno de los mayores logros de esta entrega, que resulta tan completa como las de PS3. Y es que, aparte de lo ya mencionado, no le falta nada: ni espectaculares y coloristas diseños de niveles (que transmiten las sensaciones de estar en un mundo de tela, cartón y otros materiales), vistosos efectos visuales, unos graciosetes diálogos con personajes de lo más extravagante, un buen doblaje al castellano (en los tutoriales, que los diálogos son con idiomas “inventados”) y un enorme abanico de opciones para personalizar nuestra tarjeta de jugador, la existencia de pines que vamos desbloqueando al realizar ciertas acciones, opciones para controlar hasta el más mínimo aspecto (como si nos conectamos con una conexión 3G o si usamos el chat de voz) y un larguísimo etc.

Por esta razón, si buscas algo original que echarle a tu PS Vita, este LBP seguro que sabrá entretenerte durante muchos meses, sobre todo cuando empiecen a aparecer los diseñadores de niveles que tantas maravillas han creado ya en PS3 y que seguro nos deslumbrarán en la nueva portátil.

Valoración

Si amas LBP esta entrega te encantará. Ofrece prácticamente el mismo universo de opciones que en PS3, pero con un nuevo modo historia, nuevos minijuegos y más opciones de control, sin olvidar las enormes opciones para crear y compartir.

Hobby

90

Excelente

Lo mejor

Es LBP puro, con su comunidad, sus opciones para crear. Poder jugar offline los niveles de otros.

Lo peor

Modo historia corto, con niveles que acaban resultando repetitivos. El modo online nos ha fallado.

Lecturas recomendadas