Poochy & Yoshi's Woolly World
Análisis

Análisis de Poochy & Yoshi's Woolly World para Nintendo 3DS

Por Daniel Quesada
-

¡Yoshi ha vuelto y tiene cuerda para rato! Analizamos la llegada del plataformas de Wii U a 3DS, ahora con un 50% de monería perruna y lana para dar y tomar. ¡No te lo puedes saltar!

Hace más de medio año que disfrutamos con el excelente Yoshi's Woolly World para Wii U. Quedamos encantados con él, porque hizo montones de cosas bien: un diseño artístico fabuloso, una excelente longitud, retos plataformeros a la altura de la mejor Nintendo... Ahora, ese mismo juego llega a 3DS, con algún que otro añadido.

Si se llama Poochy & Yoshi's Woolly World, ya imaginaréis por donde van los tiros: Poochy, el perro lanudo que ayudaba a Yoshi en algunas misiones, gana bastante más protagonismo en esta entrega, gracias a los nuevos niveles diseñados específicamente para él. Poochy los recorre corriendo sin parar, así que el objetivo es saltar en el momento justo para llegar a las plataformas que corresponda y así recopilar tantas cuentas como sea posible. Veamos las novedades de Poochy & Yoshi's Woolly World:

  • El modo Carrera de Poochy es el que os acabamos de explicar. Nos permite aumentar nuestro alijo de cuentas, pero también tenemos retos secundarios como encontrar a los 3 "poochitos" de cada nivel o explotar 3 globos. Además, existe el submodo Fiebre del Oro, en el que recorremos el mismo nivel, pero intentando seguir la estela de un lakitu que lanza pepitas de oro.
Poochy & Yoshi's Woolly World
Desde la caseta de Poochy accedemos a niveles frenéticos protagonizados por él.
  • El editor de Yoshi permite diseñar el patrón de colores que queramos para nuestro personaje, gracias a un sencillo editor gráfico.
  • El modo relejado (opcional) nos da más facilidades para jugar. Por ejemplo, Yoshi tiene unas alas que le permiten volar indefinidamente. Podemos pasar del modo relajado al normal en cualquier momento.
  • El teatro de Yoshi es una recopilación de 30 cortos animados en los que Yoshi y Poochy protagonizan algún "sketch". Son muy breves, pero resultan entrañables.
  • El nuevo amiibo de Poochy sirve para que este aparezca en los niveles de Yoshi si lo "escaneamos" e incluso puede liberar un modo contra reloj en los niveles del perro. Los amiibo anteriores de Yoshi también son compatibles y pueden activar nuevos patrones de color o la función de doble Yoshi.

A cambio de estas novedades, hemos perdido el modo cooperativo para 2 usuarios, así que solo se puede jugar en solitario. No sabemos si hubiéramos preferido que se quedara aunque faltaran varias de estas novedades, pero en fin... La cuestión es que el resto del juego es casi, casi, calcado al original.

Salta sin perder el hilo

¿De qué va esto de Poochy & Yoshi's Woolly World? ¡Pues de plataformas 2D de toda la vida, como tiene que ser! Controlando a Yoshi, tenemos niveles separados en varios checkpoints cuyo objetivo es, básicamente, llegar a la meta a base de saltar y eliminar enemigos (shy guys, koopa troopas y toda clase de animalillos que os podáis imaginar, además de algunos que no). Pero claro, la cosa no es tan simple. Como ya es costumbre, al comernos a los enemigos los transformamos en huevos (ovillos, en este caso), que podemos lanzar en cualquier momento para atacar a otros, romper objetos o acceder a items. 

Poochy & Yoshi's Woolly World
Yoshi tiene alas en el modo relajado

Porque items hay muchos, muchíiiisimos. Algunos pueden ser necesarios para avanzar, pero otros son coleccionables secundarios que nos pueden dar ventajas. Por ejemplo, tenemos las margaritas: si recolectamos suficientes (suelen estar bastante escondidas), podremos desbloquear niveles extra. Los 5 ovillos de cada nivel, por su lado, sirven para desbloquear nuevos patrones de colores para Yoshi. Por su parte, los corazones reponen nuestra salud. Aunque tenemos vidas infinitas, morir un par de minutos después de un checkpoint puede ser un fastidio, así que será mejor que no vayamos como locos e investiguemos nuestro entorno.

Es más, ahí es donde está la principal dificultad y uno de los mayores placeres de Yoshi's Woolly World: llegar a la meta del nivel es relativamente fácil, pero el explorador calmado y avezado invertirá montones de horas en sacar todo el partido a cada uno de los 48 niveles principales (aglutinados en 6 mundos) que ofrece el juego.

Por cierto, que también podemos desbloquear insignias, unas ayudas que dan ventajas a Yoshi durante un nivel (no morir si caes a un barranco, tener ovillos grandes para lanzar, etc.), que por lo general hemos de canjear por cuentas. A veces, el juego se tira el pisto y nos permite usar una gratis.

Poochy & Yoshi's Woolly World

El control es el típico de estos juegos (la pantalla táctil, por cierto, no sirve para nada más que para activar algunas opciones), si bien podemos activar la posibilidad de inclinar la consola para marcar la trayectoria de disparo de los huevos. El resto no ha cambiado y sigue resultando muy cómodo de controlar, gracias a la inercia de Yoshi y a su habilidad para mantenerse en el aire unos instantes.

Un desarrollo muy bien abotonado

No creáis que el desarrollo principal no os va a ofrecer momentos divertidos, ya que tenemos desde puzzles basados en interruptores hasta zonas en las que la estela de nuestro huevo crea plataformas, a lo Max & the Magic Marker. Por supuesto, no podían faltar las transformaciones de Yoshi en ciertos puntos, ya sea en moto o en una versión gigante de sí mismo.

En definitiva, el desarrollo es tan completo como siempre, pero más equilibrado que en otras entregas como Yoshi's Story. La dificultad nunca es particularmente alta, pero sí nos obliga a pensar un poquito para resolver algún que otro puzzle. Eso sí, los jefes finales (2 por cada mundo) son algo facilones, pero se lo perdonamos porque es una gozada verlos en movimiento.

Esto nos lleva al apartado gráfico: Good-Feel ha presentado un trabajo magnífico a la hora de adaptar los gráficos de una consola superior como es Wii U. Todo se ve casi, casi igual que en la sobremesa, si bien es cierto que las texturas, lógicamente, han perdido algo de detalle. el resto sigue siendo una gozada: preciosos mundos de lana, botones e hilo sirven de excusa para que toda clase de imaginativos enemigos nos hagan soltar más de una sonrisa. Vale, todo esto puede sonar muy cursi, pero cuando uno se pone delante de un juego tan rematadamente imaginativo, no puede evitar sacar su niño interior (no digo como en Desafío Total, sino en plan bonito) y dejarse llevar. Por cierto, la versión para New 3DS corre a 60 frames por segundo, mientras que las de 3DS estándar o 2DS lo hacen a 30.

Poochy & Yoshi's Woolly World

A ese "lanudo" planteamiento gráfico se une una banda sonora de lo más simpática, en la que no faltan los reconocibles grititos de Yoshi, con su "waaaah" incluído.

Así pues, concluimos este análisis de Poochy & Yoshi's Woolly World con este veredicto: no presenta muchas novedades respecto al juego de Wii U, pero ni falta que le hace. Tal y como está, es uno de los títulos que más diversión os pueden ofrecer en 3DS. Y eso, lectores de nuestras entretelas, es mucho decir.

Valoración

Un excelente plataformas para 3DS (y no anda escasa de representantes) y una de las mejores opciones para la conola. Completísimo, alegre y con el punto justo de dificultad.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

La alegría, el colorido y la imaginación de sus gráficos. Es enorme y propone retos muy variados.

Lo peor

La mayoría de las novedades de esta versión no tienen mucho peso. Ha perdido el modo multijugador.

Lecturas recomendadas