Análisis

Análisis al primer "toque" de FIFA 13 para iOS

Por David Alonso Hernández
-

EA Sports se vuelve a tomar muy en serio su nuevo FIFA para iOS y consigue aportar las suficientes novedades para ofrecernos una excelente experiencia futbolística.

Como cada año, septiembre ha sido el mes elegido por EA y Konami para lanzar las nuevas entregas de sus simuladores futbolísticos para consolas y PC: FIFA 13 y PES 2013. Tal  y como ya os hemos contado en nuestros análisis para ambos títulos, PES 2013 ha mejorado notablemente en su edición de este año, aunque FIFA 13, que tampoco ha perdido el tiempo, sigue siendo el juego a batir y ha conseguido, sin grandes cambios, redondear aún más un simulador que ya mostraba un nivel casi inmejorable en la entrega del año pasado.

Algo muy parecido pasa con FIFA 13 para iOS, que lejos de buscar una revolución respecto a lo visto en FIFA 12, ha centrado sus esfuerzos en pulir todos sus apartados y en sumar nuevos añadidos y opciones que aumenten las posibilidades del título. ¿El resultado de esta remodelación? Pues ni más ni menos que el mejor simulador futbolístico para tablets y smartphones que hemos visto nunca... aunque mejor no os adelantamos el marcador y pasamos primero al desarrollo del partido. ¿No os parece?

Hablar de FIFA es –casi siempre- hablar de números, y FIFA 13 para iOS no es ninguna excepción: más de 20 ligas, 500 equipos, 30 estadios y cerca de 15.000 de jugadores “se alojan” en el poco más de 1GB que ocupa la instalación de FIFA 13 en nuestro dispositivo. Por supuesto, y como ya es sello de identidad de la serie, todas las equipaciones, plantillas y torneos están totalmente actualizados, por lo que nunca echaremos en falta a ningún jugador o detalle cuando saltemos al campo.

Un control al servicio del espectáculo

Es precisamente en el terreno de juego donde descubrimos una de las mayores novedades de esta nueva entrega de FIFA: la inclusión de un cuarto botón en el esquema táctil de los controles, o botón de habilidad, que aporta un buen número de posibilidades extra tanto en ataque como en defensa. Os explicamos cómo funciona en ambos casos:

Cuando tenemos la posesión del balón el botón de de habilidad nos permite realizar filigranas y regates, que son más o menos efectivos dependiendo de la calidad del jugador que controle el esférico en ese momento… y de la nuestra, ya que para hacer los distintos movimientos no basta con pulsar este botón en el momento adecuado, sino que –partiendo desde él- debemos hacer diferentes figuras deslizando el dedo. Así, por ejemplo, si “dibujamos” una “L” invertida, nuestro jugador dará un pasito hacia arriba e iniciará una bicicleta para intentar dejar sentado al defensa.

Cuando nos toca defender, el botón de habilidad nos permite llamar a un segundo defensa para que acuda a presionar al jugador que tenga la posesión de la pelota. Esto resulta muy últil a la hora de cubrir los posibles desmarques rivales, ya que, mientras la CPU presiona al jugador rival, nosotros podemos encargarnos de tapar huecos con otro jugador.

El resto de controles se mantienen prácticamente inalterables respecto a FIFA 12 y, gracias a la intuitiva combinación de botones táctiles con los gestos en pantalla, que nos permiten, por ejemplo, marcar la dirección en la que queremos que se desmarque nuestro delantero, seleccionar un defensa en concreto “tocándolo” directamente o trazar los lanzamientos a balón parado, las posibilidades de control de esta nueva entrega son brutales y, tras un prudente periodo de aprendizaje, es posible realizar jugadas realmente elaboradas de una forma sencilla y precisa. Ah, y para no parar el ritmo del partido, podemos cambiar la mentalidad de nuestro equipo (defensa, equilibrado o ataque) con tan solo deslizar dos dedos en la pantalla en cualquier momento.

Vive el fútbol desde todos sus lados, incluido uno online

Respecto a los modos de juego, este año repiten los torneos, que nos permiten disputar las distintas competiciones mundiales, como nuestra Liga BBVA o la Bundesliga alemana, los partidos rápidos, el modo Manager, el que –además de nuestra calidad futbolística- debemos demostrar que somos unos ases de la gestión administrativa y técnica de los múltiples departamentos de un club de fútbol de primer nivel, como la negociación con los patrocinadores, la gestión de nóminas y contratos de nuestros jugadores, el mercado de fichajes o las decisiones tácticas propias del entrenador.

La mayor novedad en este apartado viene gracias a la inclusión, por fin, del tan esperado modo online. Gracias a la plataforma Origin es posible disputar partidos a través de Internet con nuestros amigos o, en el caso de que ninguno se anime, contra oponentes aleatorios, que son encontrados automáticamente por el juego.

Desde luego, este añadido aporta todo un mundo nuevo de diversión en FIFA 13 para iOS, aunque también es verdad que se echan de menos opciones que vayan más allá de meros partidos rápidos, como pequeñas competiciones online, y –sobre todo- una mayor fluidez en el desarrollo de los encuentros. No es que el modo online vaya del todo mal, pero sí que es cierto que cuando jugamos en línea la velocidad del juego se ve alterada y, en muchas ocasiones, el “lag” nos juega malas pasadas aún estando conectados a una Wifi de alta velocidad. Esperemos que EA pula estos inconvenientes en futuras actualizaciones del juego.

Para rematar las opciones online, el juego estrena una nueva opción que nos permite subir nuestras repeticiones favoritas a una cuenta de Youtube con tan sólo pulsar un botón, por lo que presumir de nuestros “chicharros” por la red es ahora más fácil que nunca.

Todo un partidazo para la vista

En lo referente al apartado técnico, FIFA 13 mejora lo visto en su anterior entrega y nos ofrece unos gráficos que, sin llegar ni mucho menos al nivel de PS3 y 360, nos hacen pensar dónde están los límites de nuestro iPhone o iPad.

Estadios, animaciones, fluidez, modelado de los jugadores… todos los aspectos del juego rayan a gran altura y lo único que podríamos echarle en cara en este apartado son algunas pequeñas ralentizaciones muy puntuales y, tal y como sucede en la “versión grande”, el escaso parecido de los jugadores menos mediáticos, cuya representación –en algunos casos- no tiene casi nada que ver con su homónimo real.

Mucho peor parado sale el apartado sonoro, que sigue apostando por unos sencillos comentarios en inglés, y que continúa sin solucionar el problema del sonido ambiente del estadio que, aunque muy logrado, en ocasiones se silencia de manera incomprensible durante unos considerables periodos de tiempo, arruinando por completo la atmósfera del encuentro.

En definitiva: FIFA 13 es, sin ninguna duda, el mejor y más completo simulador futbolístico que se puede jugar en la actualidad en cualquier tablet o smartphone. Pese a no ser perfecto y contar con algunos aspectos mejorables, el ingente número de torneos y equipos, la profundidad de su control y el estupendo apartado gráfico justifican sobradamente los 5,49€ que cuesta, y nos proporcionan horas y horas de buen fútbol en cualquier parte.

Valoración

FIFA 13 para iOS da un paso adelante respecto a la entrega del año pasado y consigue mejorar en casi todos sus apartados. No busquéis más: es el mejor y más completo juego de fútbol para iOS.

Hobby

91

Excelente

Lo mejor

Las mejoras gráficas y en el control hacen que cada partido sea un auténtico espectáculo.

Lo peor

Se mantienen los comentarios en inglés y el modo online no es demasiado fluido.

Lecturas recomendadas