Análisis

Análisis de Resident Evil Revelations 2 Episodio 1

Por Alberto Lloret
-

Versión comentada: PS4

Resident Evil Revelations 2, el primer juego de la saga en distribuirse digitalmente por episodios, debuta en PSN, Steam y Xbox Live con un primer capítulo adictivo… aunque aún algo lejos del Survival Horror de toda la vida.

Con el lanzamiento de Resident Evil HD Remaster aún reciente, llega el primer capítulo de Resident Evil Revelations 2, un “experimento” que apuesta por primera vez en la saga por la división en episodios descargables, que se lanzarán vía digital y de forma consecutiva durante 4 semanas, y que al final de la temporada se recopilarán también en disco con algunos extras. Una fórmula que ya han explotado otros con anterioridad, como la serie The Walking Dead o el más reciente Juego de Tronos, ¿pero funcionará bien con el decano de los Survival Horror en consola? Vamos a verlo en este análisis.

Como ya hemos contado en anteriores tomas de contacto y avances, Resident Evil Revelations 2 continúa con el espíritu del primer RE Revelations, “subsaga” que huye de la deriva hacia la acción excesiva de las entregas canónicas para ofrecer un desarrollo algo más “tradicional”, pero sin llegar al del Survival Horror original. Ese estilo de juego sigue aquí presente, aunque el propio carácter episódico de esta entrega, limita algunos de los aspectos que hicieron grande al primer Revelations, como el “backtracking” o vuelta atrás por el mapeado, aquí limitado al mapa de cada zona.

 

Dos historias paralelas

El primer episodio está compuesto por dos “sub-capítulos”, cada uno protagonizado por una dupla de protagonistas distinta. La historia comienza con el secuestro de la veterana Claire Redfield y la recién reclutada Moira Burton, que son llevadas a una remota isla donde se están realizando brutales experimentos para hacer sufrir a las víctimas hasta la locura y, de paso, despertar en ellos una fuerza y resistencia sobrehumana. Son los “Afligidos” y desde muy al principio de la aventura, nos vamos a medir con ellos. No son zombies, pero tampoco ganados: son ágiles (corren, atacan en salto…) y fuertes.

Escapar de la prisión será pues nuestra prioridad principal, a lo largo de una “miniaventura” que deja una duración aproximada de una hora, que se puede estirar un poco más dependiendo de nuestra forma de jugar o el nivel de dificultad. No entraremos en excesivo detalle para no destriparle nada a nadie, pero si habéis seguido de cerca el juego y habéis visto todos los vídeos que hemos ido publicando en la web, al comenzar a jugar comprobaréis que muchas cosas han cambiado, como la ubicación de los ítems.

 

Algo parecido, tanto en términos de duración como en cambios jugables, pasa con la segunda parte este capítulo, protagonizada por Barry Burton, el padre de Moira, y la joven Natalia, una niña con poderes como presentir la presencia de los enemigos (incluso tras paredes) o descubrir ítems en la oscuridad. Incluso puede colarse por pequeños agujeros y, con la ayuda de algún ladrillo, rematar a algún zombi tirado por el suelo. Como Moira, Natalia es un personaje puramente de apoyo: la acción recae en Claire y Barry.

De nuevo, sin entrar en demasiados destripes, este desequilibrio entre los personajes de cada equipo da lugar a algunas situaciones previsibles, como que nuestro equipo se separe y pasemos a controlar únicamente al eslabón desarmado, obligándonos a correr y huir o movernos con sigilo, que aún con cuentagotas, también lo hay. Con ambas parejas visitamos las mismas zonas, es decir, la cárcel y los aledaños, aunque cada pareja accede a algunas estancias y lugares distintos. Así, por ejemplo, Barry y Natalia acceden a la cárcel por una zona distinta, y una vez superada, visitan un oscuro bosque por el que Claire y Moira no pasan.

 

Un desarrollo familiar, aún con detalles nuevos

En ambos casos, el desarrollo está muy en sintonía con lo visto en el primer Revelations, en el sentido de que no llega al festival de balas sin sentido de Resident Evil 6, pero sí mantiene buenas dosis de acción combinadas con exploración, ya sea para buscar los ítems o interruptores que nos abran puertas para seguir avanzando o para reabastecernos de munición que, todo sea dicho, nunca llega a ser lo suficientemente escasa como para agobiar. Además, siempre podemos combinar las habilidades de Claire y Moira, para “ratonear balas”, por ejemplo, cegando a un enemigo con la linterna, que Claire derriba y remate Moira en el suelo.

Eso sí, en la fórmula de juego de RE Revelations 2 no hay sitio para los puzles, siendo quizás este uno de los principales lunares que lo separan de su rumoreado regreso a los orígenes de los Resident Evil más clásicos. Lo único, en este sentido, es un minijuego para abrir determinadas cajas cerradas, que nos invita a buscar los puntos “sensibles” de una cerradura. Pero vamos, que no hay nada que nos haga devanarnos los sesos un poquito y, entre tanto tiro y carrera, se echa un poco de menos.

 

Aún con esta ausencia, las 2-3 horas que se le puede sacar a la primera vuelta a la campaña, resultan divertidas. No te desencajarán la mandíbula con mecánicas originales o con algo que no hayas visto en otros juegos, pero todo junto funciona. En parte también porque es rejugable, ya sea por los coleccionables (cada dúo tiene su propio ítem a buscar), por su cooperativo local a pantalla partida (no online) como por una serie de desafíos específicos para cada pareja, que van desde abrir todos los cofres con cerradura a superar una zona, como el bosque, dentro de un tiempo límite.

Y todo eso sin haber mencionado otros aspectos, como son la mejora de las armas (con piezas que encontramos por el escenario y que podemos equipar en mesas de trabajo especiales) o el aprendizaje de más de 25 nuevas habilidades, para lo que entra en juego los puntos PB, que conseguimos recogiendo joyas, cumpliendo desafíos, etc. Estas habilidades modifican a nuestros personajes, que pueden causar más daño con el último disparo del cargador o resistir mejor los envites de los enemigos más letales. Muchas de estas habilidades, además, tienen hasta 3 niveles… por lo que tendrás que conseguir muchos PB (entre todos los capítulos).

 

Por si todo esto fuera poco, también hay elementos que vamos desbloqueando a superar cada una de las partes de este primer capítulo, como puedan ser figuras de los personajes principales (para el ya tradicional visor de modelos) o nuevos modos de juego, como un modo contrarreloj o un modo invisible, todo eso sin contar con los ya imprescindibles trofeos/logros.

Por último, al menos en lo que se refiere a la campaña de este primer capítulo, no está de más decir que no faltan numerosas referencias al Resident Evil original… aunque muchas fracasan estrepitosamente al no existir una versión doblada al castellano del primer Resident Evil. Referencias a los famosos “Jill Sandwich” o “master of unlocking” de Jill Valentine, pierden parte de su gracia al oírlos en castellano traducidos, por ejemplo, como “maestro de llaves”... aunque en su descargo diremos que, como en RE6, es posible elegir diversas combinaciones de idioma, independiente para voz y texto.

 

Tampoco está a la altura el supuesto “cliffhanger”, la escena final del primer episodio que debería dar lugar a debates y teorías (en un foro habilitado por Capcom)  y que, supuestamente, nos debería dejar con el corazón en un puño esperando el siguiente capítulo. Pues bien, eso tampoco pasa. Aún con todo, el primer capítulo incluye un pequeño vídeo-adelanto de lo que nos espera en el segundo capítulo, que sí resulta más efectivo como anzuelo para que piquemos de cara al segundo capítulo…

El modo Asalto, al rescate de la duración

Por si todo esto fuera poco, el primer capítulo también incluye una parte del modo Asalto, que a grandes rasgos es un simulador de combate virtual para entrenarnos. Este modo se divide en operaciones y éstas, en misiones. El juego completo contará con cerca de una decena de operaciones, pero el primer capítulo desbloquea solo las 3 primeras, que integran un total de 18 misiones, 54 si contamos los 3 niveles de dificultad de cada una (varían los enemigos a los que nos enfrentamos). Cada misión encierra 5 emblemas (por no curarnos, cumplir el objetivo...) y sumando emblemas vamos desbloqueando operaciones y niveles de dificultad.

 

Estas misiones van desde acabar con un número cerrado de enemigos, defender una posición de las hordas enemigas o alcanzar una zona determinada del mapa. Mapas, que todo sea dicho, rescatan algunas localizaciones de anteriores Resident Evil, como la universidad o el mercado chino de Resident Evil 6. Cada una de estas misiones puede llevarnos fácilmente entre 5-10 minutos y su estilo de juego está orientado a un concepto más arcade, más directo al grano y centrado en los tiroteos, con música machacona de fondo y un tono, en general, más  distendido que en la campaña.

Además, como la campaña, este modo se puede jugar de forma cooperativa a pantalla partida (y más adelante, también se podrá jugar online). Y no solo eso: como los shooters online más jugados, el juego incluye un duradero sistema de evolución, con un total de 100 niveles y un montón de desbloqueables al alcanzar determinados niveles, como ranuras para armas o habilidades. Y no solo eso: los enemigos también tienen nivel, y podemos enfrentarnos incluso a versiones más grandes o más pequeñas de los Afligidos, versiones en llamas que explotan...

 

Además, dentro de cada misión, al abrir cofres podremos conseguir vinilos que, una vez identificados en el vestíbulo de este modo, y previo pago de un precio (tranquilos, con la moneda del propio juego), nos darán acceso a nuevas piezas para mejorar nuestro arsenal o, directamente, nuevas armas, entre los que no falta ningún clásico de la serie, desde pistolas Python a rifles de precisión o escopetas, entre otros. Un modo sin duda alguna duradero, rejugable y con ideas interesantes, como desafíos que se renovarán de forma diaria si jugamos conectados a Internet.

Conclusiones

Contra todo pronóstico, el primer capítulo de Resident Evil Revelations 2 se destapa como una descarga digital bastante entretenida. Dista mucho de ser la rumoreada vuelta a los orígenes del género, sin apenas sustos y sin infundir miedo en ningún momento, pero logra entretener durante toda la campaña (que además es rejugable) e incluso más allá de ésta con el modo Asalto. Aún con esas pequeñas victorias, tiene un montón de aspectos mejorables, comenzando por el apartado técnico (que no termina de explotar el potencial de las nuevas consolas) o el propio doblaje al castellano, con algunas voces que no terminan de convencer plenamente.

 

Y eso por no hablar de la completa ausencia de decisiones que afecten al devenir de la trama, o de elementos jugables como puzles o un intenso duelo contra un jefe final.  Hasta el propio cierre del capítulo tampoco termina de entusiasmar, resultando algo simplón, previsible y poco efectista, aunque en su descargo diremos que en una semana justa podremos descubrir cómo continúa la historia, sin olvidar que este capítulo suelto “solo” cuesta 5,99 euros. Una cantidad más que ajustada para las horas de juego que puede dejar, sin olvidar que el pase de temporada digital cuesta 25,99, e incluye los 4 episodios, más dos adicionales, todas las operaciones del modo Asalto y el skin de Hunk para este modo.

Próximamente, en Revelations 2…

La semana que viene analizaremos el segundo capítulo, y veremos si corrige algunas de las carencias del debut de Resident Evil en el formato episódico. También analizaremos de forma independiente el resto de capítulos, y como colofón, también daremos buena cuenta de la edición física, que aparte de todo el contenido digital del pase de temporada, incluirá extras como un paquete de mapas exclusivo para el modo Asalto y un skin de Albert Wesker.

Valoración

RER2 no es la vuelta a los orígenes del Survival, pero tampoco el disparate de acción que fue RE6. Un experimento digital que se destapa como una aventura divertida, que por 6€ ofrece más contenido jugable que algunos títulos de 70€.

Hobby

80

Muy bueno

Lo mejor

La relación precio/contenido. Cooperativo local. Modo Asalto con sustancia.

Lo peor

No aprovecha las nuevas máquinas. Sin atisbo de puzles, decisiones, jefes finales...

Lecturas recomendadas