Análisis

Análisis de Retro City Rampage DX

Por Roberto J. R. Anderson
-

Bastante tiempo después de que apareciera en otras plataformas, Retro City Rampage también hace acto de presencia en la eShop de 3DS, en una versión con las suficientes mejoras como para añadir la coletilla "DX".

Los amantes de lo nostálgico y de la diversión a la vieja usanza recibieron con los brazos abiertos un juego muy especial hace un año. Retro City Rampage se convirtió rápidamente en un juego de culto en los servicios de distribución digital de PC, PS3, PS Vita, Xbox 360 y Wii, y ahora también puede ser disfrutado por los usuarios de 3DS.

Además, no se trata de una simple adaptación directa. La coletilla "DX" (deluxe) realmente hace justicia al trabajo empleado en esta versión. Si habéis leído la entrevista a Brian Provinciano (creador de Retro City Rampage) que publicamos hace poco, ya sabréis lo que él mismo dijo: "cada misión ha sido revisada y mejorada", entre otras cosas. Se han pulido muchos aspectos para ofrecer una experiencia más completa y satisfactoria, entre ellos ciertas cosas que fueron criticadas como su irregular curva de dificultad, que ahora está mejor equilibrada y además incluye más check points.

Estética retro y parodia constante

Retro City Rampage podría definirse como una especie de Grand Theft Auto en 8 bits, con un desarrollo plagado de guiños y homenajes a juegos clásicos y a la cultura popular de las décadas de los 80 y los 90.


Al igual que en otros juegos de mundo abierto tipo GTA, controlamos a un personaje en una gran ciudad y avanzamos en la trama a medida que superamos misiones. La gracia es que muchas de estas misiones están inspiradas por juegos clásicos: por ejemplo, en una tenemos que repartir periódicos a bordo de una bicicleta como en Paperboy, y en otra nos dan una espada y un escudo para combatir como si estuviéramos en un Zelda. La variedad es enorme, y sin duda un factor importante para que la experiencia global sea tan divertida.

Y no sólo hay homenajes en misiones concretas, sino que constantemente veréis todo tipo de guiños a productos muy diferentes, unos con mayor presencia que otros. En Retro City Rampage tienen cabida RoboCop, Regreso al Futuro, Metal Gear, Tortugas Ninja, Frogger y Cazafantasmas, entre muchos otros. Buena parte de la gracia está en detectar todas las referencias posibles, y sólo los más veteranos, atentos y versados en la cultura popular serán capaces de pillarlo todo.

Ciudad, armas y vehículos

Pero no os preocupéis si no podéis captar todos esos guiños, pues en su mayor parte no dejan de ser un valor añadido a un juego que ya es capaz de divertir mucho por sí mismo. Protagonizaréis tiroteos contra hordas de enemigos con un buen número de armas distintas, persecuciones a bordo de numerosos vehículos e incluso momentos de sigilo y niveles acuáticos, entre otras sorpresas. Se nota que es un juego creado con mucho amor e imaginación, y la verdad es que es una delicia jugarlo.


Argumentalmente es un pastiche que une muchos elementos para crear una trama de lo más disparatada. Nuestro protagonista, que vive en los años 80, viaja accidentalmente al siglo XXI, en el que intenta reunir los objetos necesarios para reparar la máquina del tiempo y volver a su época con la ayuda de un científico basado en Doc (de Regreso al Futuro).

El argumento no sólo incluye parodias de míticos juegos y películas, sino también de la propia industria de los videojuegos y del trato que dan algunas compañías a los desarrolladores. Eso sí, la trama es tan loca que a veces puede llegar a volverse confusa. Los textos, que por cierto están traducidos al español, tampoco ayudan a entender bien el argumento, ya que hasta eso forma parte de la parodia: están llenos de errores ortográficos y gramaticales, puestos ahí a propósito como burla de los horrendos textos que solían acompañar los juegos antiguos a los que homenajea Retro City Rampage. Tiene su gracia como elemento más de la parodia, aunque acaba haciéndose un poco cansino ver tantos diálogos de escaso sentido.

En cualquier caso, el argumento en su conjunto no es lo más importante, y sólo es una excusa para seguir avanzando a través de sus divertidas (a pesar de inconexas) escenas y sus estupendas misiones.

Apartados visual y sonoro

Visualmente ya habréis podido apreciar que es una oda al pixel art. Es un juego pensado para tener unos gráficos como los de los juegos de las consolas de 8 bits: de hecho, el proyecto comenzó hace años con Provinciando tratando de crear un remake de GTA III con un kit de desarrollo de NES, aunque con el tiempo evolucionó para convertirse en lo que veis ahora.


Por desgracia, esta versión no añade el efecto 3D habitual en los juegos de 3DS, ya que hubiera supuesto una gran cantidad de trabajo extra inabarcable para Provinciano, que se encarga de casi todo lo relacionado con el juego.

No sólo los gráficos recuerdan a los juegos de 8 bits, sino también la música. Y nos encanta. Las melodías son pegadizas, y tienen gancho y encanto.

Conclusiones

Retro City Rampage es pura diversión. Aunque por su aspecto tan retro pueda dar la sensación de ser sencillo, en realidad se trata de un juego muy completo, lleno de posibilidades y con innumerables detalles que enriquecen su valor.

La historia principal son 7 horas muy satisfactorias, y eso sin contar con sus numerosos minijuegos y misiones opcionales. También hay un Modo Libre para hacer el loco cuanto queráis en la ciudad, y lo mejor es que en este modo podéis elegir entre varios personajes jugables que iréis desbloqueando, entre ellos algunos invitados de otros juegos independientes: Minecraft, Super Meat Boy y Bit.Trip.

El juego ya tenía mucho encanto hace un año en otras plataformas, y esta versión de 3DS está aún más pulida y cuidada. Los más nostálgicos sabrán valorarlo más por todos sus guiños y homenajes a los juegos y películas con los que crecieron, aunque el juego es lo suficientemente divertido para que cualquiera haga bien dándole una oportunidad. Además, es muy asequible y ofrece mucho para lo poco que cuesta: sólo 8,99 euros.

Valoración

Los más nostálgicos sabrán valorarlo más por todos sus guiños y homenajes a los juegos y películas con los que crecieron, aunque el juego es lo suficientemente divertido para que cualquiera haga bien dándole una oportunidad.

Hobby

85

Muy bueno

Lo mejor

Muy divertido, variado y con muchas posibilidades. Estupendos guiños y homenajes. Buena banda sonora

Lo peor

No tiene efecto 3D. Los más jóvenes captarán menos referencias. El argumento no tiene mucho sentido.

Lecturas recomendadas