Análisis

Análisis de The Silent Age Episode One para Android e iOS

Por Sergio Gracia
-

House on Fire nos propone un viaje por el tiempo entre el año 1972 y un 2012 decadente lleno de misterios y desolación. Una aventura gráfica dividida por capítulos cuya finalización dependerá de los propios jugadores.

A nadie se le escapa que los terminales móviles, los 'smartphones' y 'tablets', cuentan con importantes limitaciones técnicas que impiden alcanzar los niveles de calidad de las plataformas más punteras del momento, y aunque cada vez van acortando la distancia entre unos y otras siempre habrá comparaciones, sin embargo no es menos cierto que gracias a este tipo de dispositivos estamos viviendo el renacer de algunos géneros que casi se habían olvidado y que ven la oportunidad perfecta para regresar en estos momentos.

Anteriormente, en nuestros análisis semanales de Android e iOS, ya hemos puesto nuestra lupa sobre alguna que otra aventura gráfica más, pero la que os traemos a continuación, The Silent Age, tiene algo muy especial, una personalidad que llama la atención desde el primer momento y que nos transporta a los tiempos en que este género era el rey, sobre todo en PC.

Un control adaptado

The Silent Age no es el primer juego de House on Fire, y de hecho es algo que se nota en su ejecución y la simplicidad y efectividad de los mecanismos de juego. Sí es cierto que normalmente una aventura gráfica 'clásica' no se caracteriza especialmente por tener el 'gameplay' más complejo, pues su fuerte recae sobre otros campos, pero The Silent Age va un paso más allá en cuanto a simpleza, algo que, por otra parte, hace que el juego no pueda dar todo lo que podría de sí.

Como en cualquier aventura gráfica que se precie de serlo, en The Silent Age empleamos el mítico sistema 'point-and-clic', aunque en este caso más bien sería 'point-and-touch'. No encontramos ningún listado de acciones para realizar con los diferentes objetos que encontremos en nuestro camino y en todo momento tenemos claro qué elementos son interactuables, ya sea por su color que destaca sobre el resto del entorno o por que llaman especialmente la atención. No nos costará ni diez segundos entender cómo funciona el juego, lo que nos permitirá centrarnos en su aspecto más importante desde el minuto 0: la historia.

Viajando en el tiempo

El guión de The Silent Age, punto fuerte de la primera aventura gráfica de House on Fire, comienza en el año 1972 en los Estados Unidos. Richard Nixon es el presidente, el Apollo 16 es lanzado a la Luna, la Guerra Fría empieza a revolverse y los americanos viven sus vidas convencidos de ser la mayor potencia mundial a todos los niveles, y en mitad de todo esto, como una pequeña hormiga a la que nada ni nadie prestaría la menor atención, se encuentra Joe, mozo de mantenimiento de una enorme y potente empresa norteamericana. Un hombre que se encuentra en lo más bajo pero que, sin comerlo ni beberlo, acaba con un gran poder en sus manos, el poder de viajar al futuro, a un 2012 desolado, lleno de muerte y destrucción, en el que tendremos que intentar responder a demasiadas preguntas sin saber muy bien por dónde empezar.

Con esta premisa The Silent Age nos pone alerta y consigue engancharnos desde el primer momento. House on Fire nos recomienda, al comienzo del juego, hacer uso de auriculares para disfrutar al máximo de la experiencia, un consejo de lo más acertado, porque The Silent Age es un título de lo más ambiental, tanto por sus gráficos 2D, algo minimalistas pero, a la vez, tremendamente detallados, como por su apartado sonoro, claro está.

Los viajes entre el presente y el futuro serán vitales para poder avanzar en el juego. En cualquier momento podremos dar un salto temporal para intentar realizar acciones en una misma pantalla que nos permitan avanzar. La observación del entorno y nuestra lógica serán nuestras herramientas principales, aunque como hemos dicho anteriormente, la simpleza del juego no nos pondrá demasiadas trabas para poder avanzar sin quedarnos atascados mucho tiempo, y ese, tal vez, sea uno de los puntos flacos de The Silent Age: demasiado fácil y poco ambicioso. Si a esto le sumamos que no está en castellano, nuestra nota final debe bajar irremediablemente.

Este primer episodio, compuesto a su vez por cinco capítulos, establece la base de un juego que pretende ser mucho más grande, aunque la llegada del Episodio Dos dependerá únicamente de aquellos a los que les haya gustado su primera parte y quieran apoyar el proyecto económicamente con la campaña de 'crowdfunding' que los chicos de House on Fire quieren sacar adelante. A nosotros, desde luego, su historia nos intriga lo suficiente como para desear esa continuación.

Valoración

El primer capítulo de The Silent Age nos deja un muy buen sabor de boca pero con la sensación de que puede dar más de sí.

Hobby

75

Bueno

Lo mejor

La historia promete ser intensa y adictiva.

Lo peor

Puede hacerse demasiado corto y simple. Está en inglés.

Lecturas recomendadas